sábado, 22 de febrero de 2014

Sierra de Longalendo. Picos Culladiella (Navaliego) y Grandes

Datos de la ruta:

Salida y llegada: El Pueblo (470 m) en el concejo de Aller
Distancia:  11,8 km
Duración: 3:30 horas (sin paradas)
Altura máxima: 1141 m (en Pico Grandes)
Subidas acumuladas: 850 m
Dificultad: media
Fecha de realización: 7/XII/2013
Track de la ruta

Mapa de la ruta


Descripción:



El Pueblo

          La moderna carretera AS-112 que lleva a Cabañaquinta pasa antes por Moreda. Al final de esta localidad hay una rotonda que nos permite enlazar con la antigua carretera y seguir por ella un par de kilómetros hasta El Llagar, de donde sale el desvío hacia El Pueblo. También se puede seguir por la AS-112 hasta la segunda rotonda después de Moreda, saliendo en El Escobio y retroceder un par de kilómetros por la antigua carretera hasta Piñeres. De allí sale una estrechísima carretera que asciende hasta El Pueblo.


           La idea inicial consistía en llegar en coche hasta Arteos, a poco más de un kilómetro, por la pista hormigonada. Sin embargo, la mañana estaba despejada pero fría y en el tramo de carretera entre la AS-112 y El Pueblo había placas de hielo. Cuando al salir de la aldea el asfalto dio paso al hormigón, la carretera se empinó y optamos por dejar el vehículo en una pequeña área recreativa con una solo mesa, justo donde sale el desvío hacia la aldea de Castiello
Majada Espines y Cueto Orgoso. Cordal de Longalendo.
           Comenzamos a caminar siguiendo la pista hormigonada entre castaños y algunos robles y avellanos. Enseguida encontramos a la izquierda la desviación hacia Casares, justo donde comienza la primera de las cuatro revueltas que nos permiten ganar altura rápidamente para alcanzar la aldea de Bello. La última edificación de esta aldea es un garaje colindante con un camino de tierra, embarrado cuando llueve, que nos permite atajar hasta Arteos. Dejamos para la vuelta la opción de seguir por la pista de hormigón, dando un amplio rodeo, entre los castaños que nos presentarán en el descenso su rico colorido otoñal de primeros de diciembre.
          En Arteos termina la carretera de hormigón y, nada más llegar, encontraremos dos caminos: el que lo atraviesa, dirigiéndose después al sureste, casi en llano, hasta Brañavieja, y el que seguiremos en dirección noreste. Entre el bosque y algún que otro prado, o lo que queda de ellos, continuamos la remontada hasta que el camino termina a la entrada de un prado. En medio encontramos un tramo con algo de agua al coincidir con una riega. A la izquierda del prado sale un sendero que lo bordea y, sube duramente entre los tojos, hasta alcanzar lo que ayer fueron prados y hoy son impenetrables laderas cubiertas de helechos, zarzas y tojos. Por el sendero de animales subimos hasta alcanzar un camino que pasa a su vez entre dos cuidados prados y desemboca en una pista. Esta nos lleva hasta la Fuente Espines, cercana al collado del mismo nombre. La majada Espines tiene abundante cabaña ganadera, aun en esta época del año. Prados bien cercados al que llegan varias pistas de tierra, forman una majada grande y rica. Rodeamos otro gran prado por la derecha, llaneando entre las murias de dos prados en pleno collado hasta dar vista al valle de Turón, al norte: de momento la visibilidad hacia esa zona es escasa.

Valle del río Aller. Peña Rueda y Sierra de Sobia al fondo.

          Sobrepasado el collado, pero sin alcanzar la pista de tierra que recorre la sierra de Longalendo por el norte, viramos al este, cruzando un corto trecho, entre cotoyas y zarzas, y nos adentramos en un pinar. Cerca del límite sur del bosque, buscando donde hay menos maleza (entre los pinos hay poca) y menos inclinación, acometemos la fuerte subida, hasta alcanzar el pico Gumial (1046 m). Desde aquí podemos disfrutar de magníficas vistas del concejo de Aller y los montes que lo rodean (Sierra de Carrocedo –La Carisa-, Sierra del Cuadro _Estorbín-, Sierra de Murias y Santibáñez –Renorios-, Sierra Magrera –Cuchu- y por detrás el Retriñón, Pico Torres, Sierra del Ajo –Nogales- y Sierra de Fuentes de Invierno y la Melera), llegando la vista hasta las Ubiñas.
              Tras un corto descenso y otra cuesta siguiendo la arista de la sierra, cruzamos transversalmente una cresta rocosa (1082 m), que da acceso a la collada Cruces donde hay un gran prado con cerca de piedra y alambre de espino. Allí convergen desde el sur dos pistas de tierra: una llega desde la cercana majada Cebéu, que cruzaremos más tarde, y la otra desde Castiello y El Pueblo. Evitando ambas, remontamos la ladera sur del pico Culladiella o Navaliego, por senderos de animales o por donde mejor podemos, entre la maleza que apenas dificulta el paso, hasta alcanzar su cima. Cima que distinguimos sin dificultad en la distancia por el vértice geodésico que la corona. Las vistas desde allí son semejantes a las descritas antes, pero ahora acrecentadas hacia el este donde nos encontramos con Peña Mea.
Sierra de Longalendo. Sierra del Aramo (nevada).

           El descenso lo hacemos por la ladera sur hacia la cercada majada y prado bien cuidados de Cebéu. La rodeamos por la derecha, entre tojos, siguiendo un senderillo. El exiguo collado herboso, donde se asienta la majada, da paso a la ladera meridional del pico Grandes. Ascendemos, sin sendero ni camino, entre la vegetación baja que no ofrece dificultad, hasta alcanzar un primer montículo a 1135 m de altura, muy cercano al punto más alto del recorrido; el pico Grandes. Un corto descenso nos deja al lado de su corta cresta que recorremos por una senda de rebecos hasta alcanzar la cima a 1141 m de altura. Las vistas incluyen, además de las anteriores, los Picos de Europa, la Llambria, etc.


Peña Mea, Cuchu y Retriñón
Entre el Retriñón y el Torres











Fuentes de Invierno (Nogales, Melera)

Entorno del Estorbín

         Después de disfrutar del hermoso paisaje que comprende todo el concejo de Aller, retrocedemos por la cresta. Rodeamos por la derecha el montículo adyacente y emprendemos el descenso por la cara suroeste, con la vista puesta en un gran prado con muria de piedra y cabañas sin techo. Es la majada Grandes. Para llegar buscamos una senda que nos permita cruzar la zona de cotoyas que han invadido toda la ladera. Una vez en la majada, seguimos por un camino hacia el oeste en paralelo a la cerca. A tramos está cerrado y avanzamos por las sendas que ha abierto el ganado, hasta desembocar en una amplia pista de tierra en los llamados Prados de Grandes. La pista llanea en dirección noroeste, hasta alcanzar un cruce de caminos en una revuelta. Continuamos por la sigue más a la izquierda, descendiendo fuertemente en dirección suroeste. Más adelante da una gran revuelta para encaminarnos hacia el oeste hasta la majada Braña. Aquí hay otro cruce, pero nosotros continuamos por el principal, a la izquierda, en fuerte descenso, obviando en este tramo sendos desvíos a derecha e izquierda, hasta alcanzar Brañavieja con casas que siguen usando los ganaderos. Si nos hubiéramos desviado por el segundo camino, habríamos llegado primero a

Arteos desde el camino antiguo de Brañavieja

        Castiello y después a El Pueblo. Como queremos volver a Arteos, en Brañavieja cruzamos entre las casas y seguimos de frente por un camino algo abandonado (no es pista para vehículos), que llanea en ligero descenso, cruza un hermoso bosque de castaños con algún que otro roble y finaliza en Arteos. Hemos completado el circuito. No queda más que retroceder, siguiendo la pista hormigonada en medio de un hermoso bosque de castaño que encontramos en pleno apogeo otoñal, hasta llegar al punto de partida cerca de la aldea de El Pueblo.



Lorenzo Sánchez Velázquez