lunes, 16 de mayo de 2022

Alto de los Cuchaos, Ortigosa, Valgrán y Terreiros. Circular desde Mena de Babia.

Salida: Mena de Babia (Municipio de Cabrillanes)

Distancia: 19.2 km
Duración: 7:00 h (sin paradas)
Subidas Acumuladas: 1200 m
Altura Inicial: 1260 m
Altura Máxima: 2091 m
Fecha de realización: 07/V/2022
Dificultad: media
Track de la ruta




Itinerario: Mena de Babia – Camino Real Pregame – Camino de Moruecas – Cascada Río del Monte – Refugio – Alto de los Cuchaos (1859 m) – Cdo Alto de los Cuchaos – Cdo Cerredel – Peña Ortigosa (2014 m) – Pico Valgrán (2091 m) – Alto de Terreiros o Miro Pelao (2061 m) – Laguna Terreiros – Peña Cristalina (2049 m) – Cda Braña Vieja – Alto de Brañavieja – Braña Vieja – Cda la Abedular – Las Chastras o Lobos (1856 m) – Cortafuegos – Cda Corralines – Buseco – Camino de las Moruecas – Camino Real Pregame – Mena de Babia.


La Sierra de Villabandín cierra por el sur la Babia Alta. En otras ocasiones recorrimos sus cumbres principaldes (Alto de la Cañada, Peña la Arena, Rabinalto, Peña Correa) desde Abelgas, Riolago o Salce como dejamos constancia en sendos reportajes de este Blog (Alto de la Cañada y Peña Correa por un lado y Rabinalto, La Arena, Alto de la Cañada y La Solana por otro). En esta jornada completamos la sierra subiendo a los picos más occidentales (Ortigosa, Valgrán y Terreiros) desde Mena de Babia.

Pequeño templete en la plaza de Mena de Babia

Aparcamos el coche en la plaza de esta pequeña aldea y emprendemos la ruta siguiendo hacia el este el Camino Real  Pregame. Este camino, hoy una pista ancha que da servicio a las fincas cercanas, unía los pueblos de la Babia Alta antes de hacer la moderna carretera. Pronto la abandonamos para seguir por otra (Camino de las Moruecas) hacia el sur en paralelo al Río del Monte. En una corta foz, encontramos una pequeña cascada por donde se precipita el riachuelo y, a la salida del estrechamiento, el camino de las Moruecas continúa hacia la Braña la Rejoya al sur mientras que el nuestro remonta a la derecha mediante varias revueltas hasta finalizar en un pequeño refugio cerrado con llave. Las vistas hacia el norte son grandiosas ocupando el horizonte la porción de la Cordillera Cantábrica entre las Ubiñas y Leitariegos. 

Panel explicativo del Camino Real de Pregame. Atrás queda Mena de Babia protegido por el Alto de la Rosiecha (La Peña).

Otra vista atrás desde el Camino de Moruecas con la Peña del Castillo por detrás.

El Camino de Moruecas avanza hacia el sur en paralelo al Río del Monte. Al fondo vemos las peñas próximas al Alto de Terreiros.

Pequeña cascada en el Río del Monte

Tramo alto del Valle del Río del Monte cerrado al sur por las Peñas Cristalinas al Alto de Terreiros a la derecha y el alomado Alto de Brañavieja a la izquierda.

Continuación de la panorámica anterior hacia el este. Vemos Peña Blanca y la Collada la Abedular. De ésta baja un camino a la Braña de la Rejoya en el centro de la foto.
Sigue la panorámica. De dcha a izda: Peña Blanca (debajo la Braña de la Rejoya) y a la izda las peñas de Las Chastras y el Pico Lobos.

Vista parcial de la cordillera desde el refugio.

Unos claros entre el escobar y una sendilla nos permiten subir por un hombro secundario del Alto de los Cuchaos. Accedemos a una zona de pastos parcialmente invadida por las escobas. En la zona alta, para alcanzar la arista oriental de Los Cuchaos, tenemos que atravesar un corto tramo de incómodo escobar. Cogida la arista una marcada senda primero y una amplia franja de hierba después nos llevan a la cima de Los Cuchaos (1859 m). Nos acercamos a las peñas de la ladera norte para disfrutar mejor de las vistas sobre el amplio Valle de Luna y de la Cordillera Cantábrica cuya visión se extiende ahora hasta las sierras de Degaña y Gistredo (Valdeiglesias, Catoute, Tambarón, etc.) Hacia el sur y sureste avanza la Sierra de Villabandín por donde iremos.

Foto tomada desde el refugio. Iremos por una sendilla hacia los claros que vemos a la izda y desde allí entre altas escobas alcanzaremos la arista de Los Cuchaos cuya cima vemos a la dcha.
Peñas en la cima norte de Los Cuchaos. Nos asomamos a ellas para ver el Valle de Luna y la cordillera. Las siguientes fotos están tomadas desde esas peñas.

Vista panorámica del Valle de Luna desde la cima del Alto de los Cuchaos.

Continuación de la panorámica anterior.

Bajamos por la ladera sur hasta el collado Alto de los Cuchaos y, tras superar un montículo, alcanzamos el Collado Cerredel. A partir de aquí avanzaremos sin camino ni senda por un terreno fácil pero atravesando algunos pedreros de cuarcita. De momento tenemos por delante una dura subida de 200 m por mullidas hierbas altas que implican un pequeño sobreesfuerzo hasta alcanzar la cima de la Peña Ortigosa (2014 m). La ladera sur cae vertical por lo que debemos rodearla bajando por la derecha mientras cruzamos un canchal de grandes piedras.

Bajando de los Cuchaos vemos los siguientes objetivos: Peña Ortigosa, Valgrán, Terreiros y las Peñas Cristalinas a la izda.

Pico Valgrán (centro) y Alto de Terreiros (izda) desde la Peña Ortigosa. En medio hay un cortado que se libra por la derecha.

Continuación de la vista anterior hacia el este.

Vista hacia atrás de la Peña Ortigosa. Este cortado lo evitamos rodeando por el pedrero que vemos a la izda.

Desde el pequeño collado que hay entre la Peña Ortigosa y el Pico Valgrán vemos las Ubiñas.

El breve collado, cuyas paredes verticales enmarcan las Ubiñas, da paso a otra corta subida hasta el siguiente peñasco (2017 m) al que en algunos mapas también llaman Peña Ortigosa. Otra bajada por su ladera sur sin complicación y nos encontramos en la base de la cumbre cimera del día, el Pico Valgrán (2091 m). Subimos los 75 metros que nos quedan hasta la cima situada sobre un pedrero. Las  vistas se abren hacia el sur y el sureste en donde apreciamos el Valle de San Bartolo o de las Vegas por donde anduvimos no hace mucho en una jornada invernal en todos los sentidos.

Peña que antecede al Pico Valgrán (a la izda). También la subiremos.

Bajando de la peña previa al Pico Valgrán.

Pico Valgrán

Dejo algunas fotos hechas con teleobjetivo en un giro de 360º en sentido horario comenzando en el suroeste. En algunas opté por virarlas a escala de grises cuando el contraluz las dejaba brumosas.

Vista suroeste desde el Pico Valgrán (con teleobjetivo).

Otra vista hacia el suroeste (virando al oeste).


Vista noroeste desde el Valgrán

Continuación de la panorámica hacia noroeste.

Continuación de la panorámica anterior.

Seguimos progresando en la panorámica hacia el norte.

Vista norte desde el Pico Valgrán.

Otra vista hacia norte.

Hacia el noreste.

Vista de las Ubiñas desde el Pico Valgrán.

Vista sureste desde el Pico Valgrán. Vemos también el Alto de Terreiros hacia donde nos dirigimos.

En el Valgrán nos orientamos hacia el naciente para bajar, dejando a la izquierda otro peñasco, a un collado terroso. La alomada cumbre del Alto de Terreiros (o Miro Pelao) hace honor a sus dos nombres. Los esquitos muy fragmentados dan un aspecto terroso tan pobre en nutrientes que allí no crece ninguna planta, ni siquiera los líquenes; el color pardo de estos materiales triturados le dan un aspecto marciano.

Hacia el Alto de Valgrán

Desde el Alto de Terreiros miramos hacia atrás al Pico Valgrán.

Superado el montículo la configuración de la sierra nos lleva al noreste para bajar a la terrosa (por el color del agua) estacional Laguna Terreiros a los pies de las guapas Peñas Cristalinas (2049 m) cuya cima no dudamos en alcanzar. Paramos a reponer fuerzas. Dejo otra foto panorámica para completar la vista hacia el este.

Laguna de Terreiros tras superar el Alto de Terreiros. Al fondo vemos Las Ubiñas y a la derecha el Alto de Brañavieja hacia donde iremos. Antes subiremos a la Peña Cristalina (izda) para mejorar las vistas y comer.

Desde la Peña Cristalina miramos hacia atrás y vemos las peñas que hemos subido.

Bajamos de la peña y seguimos hacia el noreste por la cumbrera de la sierra alcanzado pronto la Collada Braña Vieja y, tras un suave ascenso, el alto del mismo nombre (2029 m). Toda esta zona está invadida por la escoba pero se pasa bien. Nos acercamos a la cumbre más septentrional del Alto de Braña Vieja pero encontramos la ladera norte, por donde pensábamos bajar, muy cerrada por el escobar. Desandamos unos metros hasta dar con una sendilla que entre las altas escobas nos permite bajar con facilidad hasta una zona abierta cercana por donde pasa un camino ancho.

Desde el Alto de Brañavieja echamos la vista atrás sobre los picos que hemos subido. De izda a dcha Alto de Terreiros, Peña Cristalina y Pico Valgrán superpuestos y Peña Ortigosa a la dcha.

El camino nos lleva hasta Braña Vieja donde hay una pequeña y fotogénica peña y nos permite también rodear Peña Blanca que no nos va a ofrecer nada nuevo y por eso la obviamos. El camino llega a la Collada la Abedular después de rodear Peña Blanca y emprende un rápido y cómodo descenso (O) hasta la Braña la Rejoya hasta donde llega el Camino de las Moruecas. Por ahí podríamos continuar el descenso y finalizar la ruta. Pero queremos investigar los pasos de las siguientes cotas con el fin de preparar una ruta para el GM Ensidesa de Gijón.

En esta foto vemos desde el Alto de Brañavieja la última parte de la sierra que estamos recorriendo: a la derecha Peña Blanca que rodearemos por el camino marcado en su ladera occidental y por detrás, en medio de la foto, las peñas de Las Chastras que superaremos para bajar por la ladera opuesta.


Pequeña peña solitaria antes de llegar a la Collada la Abedular.

Por eso, en la Collada la Abedular abandonamos la pista y subimos al norte por la ladera meridional de Las Chastras. Al principio no ofrece dificultad, pero enseguida nos metemos en el brezal. Encontramos una sendilla que nos permite rodear la primera peña por la izquierda pero al llegar a la segunda esa ladera parece estar más cerrada por lo que intentamos superarla por la derecha. Aunque el terreno es bastante inclinado no ofrece dificultad aparte de la maleza. Superada la segunda peña, tras evitar una vertical canaleta, arriba no hay ningún problema. No asomamos para ver cómo sería el paso por el otro lado y nos parece más sencillo una vez superado el primer tramo de brezo alto pues hay un canchal que facilitaría la subida.

Collada la Abedular y por detrás el pico Las Chastras. Esta ladera está cubierta de brezo tupido. Superamos la primera peña por la izquierda y la segunda por la derecha pero, desde arriba, vimos que por la izquierda se subiría mejor.

Arriba (1856 m) se extiende un tramo llano de hierba que nos lleva hasta el hito de Lobos en la cumbre norte (1847 m). Desde la cumbre de Lobos baja directo un cortafuegos muy inclinado por el que podríamos bajar sin dificultad. Pero buscamos y encontramos una opción mejor. Nos dirigimos hacia la cumbre más nororiental (1835 m) que cae muy vertical hacia el este (de hecho espantamos a un grupo de buitres que anidan o descansan allí) y encontramos una sendilla entre las altas escobas que nos permite atravesarlas hasta el comienzo cercano de otro cortafuegos; por él bajamos a un camino ancho situado en la Collada Corralines.

Gran hito en el Pico Lobos. Vemos el arranque del cortafuegos por el que podríamos bajar directos. Sin embargo buscamos una bajada mejor desde la cumbre más oriental.

Vista hacia el norte del Valle de Luna desde el Alto de Lobos (Las Chastras)

Ladera norte del Alto de Lobos por donde bajamos siguiendo una sendilla casi oculta bajo el escobar en la parte más oriental de la cima. Al fondo vemos Las Ubiñas.

Bajando entre las escobas por una sendilla casi oculta en la zona oriental de la cumbre del Pico Lobos.

Superado el tramo de escobas accedemos a este cortafuegos que nos lleva a la Collada Corralines. Ahí cogemos un camino ancho (hacia la izda de la foto en el collado).

Vista hacia atrás de la ladera norte del Pico Lobos por donde hemos bajado. El tramo de escobas es sólo el superior que vemos pues el cortafuegos queda a la dcha fuera de la foto.

El camino ancho nos lleva hacia poniente rodeando más abajo el Cerro Corralines. Este tramo atraviesa una plantación de pinos. En Buseco el camino vira al norte para continuar descendiendo y, cuando estamos casi en el fondo del valle, da otra cerrada curva hacia el oeste para desembocar en el Camino de las Moruecas y completar el circuito.

Camino ancho que baja al valle del Luna entre brezo y con plantaciones de pinos.

Entre el brezo y los pinos medra algún abedul. Aquí estamos rodeando el Cerro Corralines.

Vista hacia atrás: el Pico o Alto de Lobos con el cortafuegos por el que no bajamos.

Vista hacia el sur de algunos de los picos subidos: Peña Ortigosa (dcha), Valgrán (centro) y Peña Cristalina (izda). El valle es el que forma el Río del Monte y el Arroyo Valgrán. 

Valle de Luna con la Peña el Castillo en medio.

Enseguida alcanzamos la Collada de Mena donde enlazamos con el Camino de Pregame que nos devuelva a Mena de Babia.

Lorenzo Sánchez Velázquez