sábado, 3 de diciembre de 2022

Peña Salón por la Senda del Cartero, El Toyu y la Sedo Vibolines

Salida y llegada: Desfiladero de los Beyos (Concejo de Ponga)
Distancia: 13.5 km
Duración: 7:00 h (sin paradas)
Subidas Acumuladas: 1230 m
Altura Inicial: 290 m
Altura Máxima: 1245 m
Fecha de realización: 26/XI/2022
Dificultad: media
Track de la ruta



Itinerario: Desfiladero de los Beyos – Camín de Degüera (Senda del Cartero) – La Cuenya – Biamón – Camín de la Tobera – Collada Nochendi – Hombro de los Vaqueros – Hayedo de Condares – Paso del Toyu – Canal de Tuba – Camín de la Boya (Paso de la Gorgoleta) – Peña Salón – Paso de la Gorgoleta – Collada Baxeñu – Viboli Alto – Camín de la Peña (Sedo Vibolines) – Majada de Tuba – Casielles – Caviella – Camín de la Verganza – Desfiladero de los Beyos.


Esta ruta circular a Peña Salón es un compendio de la montaña asturiana. Profundos desfiladeros, caminos casi imposibles sobre la roca, hayedos, robledales, pequeñas aldeas habitadas y otras deshabitadas, vistas espectaculares, bosques y peñas calizas, arroyos y ríos caudalosos,…

Imagen tomada desde la carretera en pleno Desfiladero de los Beyos.

Dejamos los coches en un pequeño aparcamiento situado en plenos desfiladero de Los Beyos entre Puente Vidosa y Puente Huera. Iniciamos la ruta caminando unos metros por la carretera (N-625) hasta el inicio de la Senda del Cartero o Camín de Degüera mientras disfrutamos del impresionante desfiladero con sus paredes verticales y sus pequeñas terrazas donde medra casi imposible una rica y variada vegetación. Abajo en lo más hondo el río Sella ruge en torrenteras y rápidos que casi ahogan el ruido del escaso tráfico.

Comienzo del Camín de Degüera o Senda el Cartero.

Vista hacia atrás desde la primera rampa de la subida.

Los primeros tramos del Camín de Degüera son muy empinados y encontramos las piedras y la tierra mojados de la lluvia reciente de la pasada noche. Subimos (O) por el Canal de Degüera y después de vencer los primeros 100 metros la marcada e hitada senda vira (S) y cruza un pedrero. Salimos a un balcón tras un corto tramo recientemente asegurado con cadenas. Accedemos a una zona más abierta y el sendero avanza con menor inclinación hasta casi llegar a la Riega de Biamón donde vira de nuevo al oeste para subir duramente otra vez mediante varias revueltas y doblar el crestón en La Cuenya. A la vista y muy cerca tenemos la aldea casi abandonada de Biamón.

Subiendo por la Canal de Degüera.

Cruzamos este pedrero para salir de Canal de Degüera.

Doblando este escalón accedemos al tramo alto y despejado. Al otro lado del desfiladero vemos El Derrabáu y el Pico Jucantu (arriba a la derecha de la foto).

En la zona alta la senda se dirige hacia la Riega de Biamón.

Doblado el pequeño crestón de La Cuenya tenemos cerca y a la vista la aldea de Biamón.

Antes de llegar a Biamón hay que bajar este pequeño escalón.

Tan sólo una está habitada pero algunos prados aún se usan. La atravesamos hasta llegar a la ancha pista que viene de Casielles. La forma más sencilla de subir a Peña Salón desde aquí sería acercarnos a Casielles y subir por el Camín del Llaciu en paralelo al tendido eléctrico que trae la electricidad desde Viego a través de la Collada Baxeñu y el Camín de la Boya. Pero queremos seguir un itinerario más largo pero más atractivo a través del Paso del Toyu. Para ello, siguiendo las indicaciones, cogemos (O) el Camín de la Tobera que sube entre prados, algunos abandonados, hasta los pastos de la Collada Nochendi.

Casa en Biamón y el perro del único habitante de la aldea.

Vista atrás desde el Camín de la Tobera. Abajo vemos algunas casas en ruinas de Biamón; detrás, el profundo tajo del Sella en el Desfiladero de los Beyos y al otro lado, arriba, la pradera colgada de El Derrabáu y el Pico Jucantu.

Por el Camín de la Tobera.

Una buena cabaña sin tejado preside la atalaya desde la que obtenemos vistas hacia el norte, el oeste y este. El Pico Carriá domina el norte, al oeste vemos la aldea de Viego, el Collado Llomena y Les Bedules y hacia el este, a nuestra espalda, los riscos cimeros de la ladera oriental del Desfiladero de los Beyos y, por detrás, el Pico Valdepino y la Sierra de Peña Beza.

Cabaña en el Collado Nochendi.

Desde la Collada Nochendi tenemos esta vista hacia el norte. Las fotos hacia el oeste y el este (ver más abajo) están sacadas desde el Hombro de los Vaqueros.

Desde el Hombro de los Vaqueros miramos hacia atrás (al este).

Esta es la vista hacia el oeste desde el Hombro de los Vaqueros.

Manteniendo la dirección y prácticamente en llano, seguimos hasta superar el Hombro de los Vaqueros donde el camino vira al sur para ir rodeando el Valle de Tuba por el precioso Hayedo de Condares. Completado el rodeo, el camino se reorienta al oeste para situarse sobre el escalón vertical de la Sierra del Toyu, una caída vertical de unos 40 metros aparentemente insalvable.

Llegando al Hombro de los Vaqueros.

Por el Hayedo de Condares

En el Hayedo de Condares

El extremo occidental de la Sierra del Toyu cae vertical. Pero...

Pero una marca nos señala hacia un pozo a la derecha. Bajamos unos metros y encontramos la cueva por donde se bajan otros 10 metros mediante escalones para salir a una terraza al otro lado de la peña. Una estrecha repisa asegurada con cadenas, muy útiles cuando las lastras del paso están mojadas, nos termite terminar el descenso. Hemos salido a la Canal de Tuba y la senda nos lleva (S) a superarlo por arriba hacia el segundo collado empezando a contar por arriba.

Una indicación que nos señala el Paso del Toyu

Bajando por aquí unos metros a la izda se abre una cueva con peldaños que nos permitirá bajar el escalón de la sierra.

Entrando en el Paso del Toyu

Saliendo de la cueva del Paso del Toyu.

Después de la cueva hay una repisa con lastras inclinadas que nos permiten terminar el descenso. Está asegurada con cadenas.

Repisa en el Paso del Toyu donde se aprecian las cadenas de seguridad.

Desde más lejos vemos la salida de la cueva (arriba) y la repisa que le da continuidad.

Las flechas rojas nos indican los collados por los que pasa la senda después de atravesar el Paso del Toyu.

Este primer collado tiene unas magníficas vistas hacia el oeste y el norte. Rodeando la peña subimos a un segundo y cercano collado que nos permite ver hacia el sur. Estamos rodeando las verticales paredes de Peña Salón por el oeste. La senda más marcada va descendiendo poco a poco hasta la Collada el Baxeñu, pero seguimos otra a media ladera que llanea sin bajar al collado con lo que evitamos perder unos 70 metros. La sendilla entronca con el amplio Camino de la Boya que, con buenas armaduras arriba, da dos revueltas y pasa empedrado a través del Paso de la Gorgoleta.

Desde el primer collado saco esta foto del segundo collado.

La senda menos marcada nos lleva más arriba hacia el Camino de la Boya que pasa junto al tendido eléctrico. El Paso de la Gorgoleta se encuentra entre las peñas.

Armaduras del ancho camino en el Paso de la Gorgoleta.

Por el Paso de la Gorgoleta.

Desde el Collado la Boya el camino baja a Casielles por el ya citado Camín del Llaciu pero, para subir a Peña Salón, lo dejamos y seguimos una senda (NO) que remonta los últimos metros de la alomada cima (por este lado) por un terreno poco inclinado y muy fácil de caminar. Las vistas desde la cima son portentosas; dejo algunas fotos ilustrativas en todas las direcciones.

Llegando a la cima de Peña Salón.

Vista noroeste desde Peña Salón.

Continuación de la panorámica anterior hacia el norte.

Vista hacia el este desde Peña Salón.

Vista sureste desde Peña Salón.

Vista hacia el sur y suroeste.

Mirando al oeste desde Peña Salón.

Descendemos por el mismo camino hasta la Collada el Baxeñu donde cogemos el camino ancho que baja al sur hacia la aldea de Viboli. Desde la zona más alta podemos observar a la izquierda, en los verticales Picos de la Cerra, el Ojo del Furacáu, una aguja horadada por un gran agujero realmente llamativo.

Bajando desde la Collada el Baxeñu vemos el Ojo del Furacáu.

Atrás va quedando lo que fueron praderas y hoy son laderas invadidas por la broza y pronto nos sumergimos en el bosque del Monte de Trueba. El camino, abajo, rodea el cementerio y, transformado en pista hormigonada y resbaladiza, entra en Viboli. La aldea tiene con casas de piedra poco arregladas en general y con varios hórreos beyuscos típicos.

Bajando a Viboli (vemos algunas de sus casas abajo) tenemos enfrente Peña Subes y el Monte el Pedrosu.

Camino que baja de Baxeñu a Viboli.

Viboli con los Picos de la Cerra (continuación hacia el sur de Peña Salón) detrás.

Aunque al principio no está bien marcada ni indicada (están señalizando toda la ruta mediante postes y franjas de pintura, quizás aún no hayan llegado aquí), desde Viboli Alto seguimos (E) una senda, el Sendero la Peña, que, entre prados y avellanos, nos lleva hacia la Sedo Vibolines. Pronto nos situamos frente a la peña aparentemente inexpugnable. Sin embargo, un camino, asentado en una breve repisa, la sube en diagonal. Asegurada con cadenas, la senda sube y cruza una desportillada cancela de madera, continúa después subiendo hasta situarse en un escalón superior por donde baja el empinado embudo vegetal del Valle Vibolines. Desde aquí vemos el resto de la subida.

Primer tramo del Sendero de la Peña (Sedo de Vibolines)

La portilla que había al principio del sendero está caída. Se ve que ya no suben por aquí las cabras.

Otro tramo de la primera parte de la subida con Viboli abajo.

Faldeamos en corta bajada el valle y subimos por un tramo armado, también asegurado con cadenas, hasta una gran oquedad que termina en cueva. Sirvió para guardar cabras y ovejas y cruzamos la empalizada. Unos pasos por la cueva y enseguida, a la derecha, encontramos la salida. También asegurado con cadenas, este último tramo está labrado y la roca en la que pisamos está muy pulida aunque rugosa. Pronto alcanzamos el hombro rocoso y las dificultades desaparecen.

Tramo intermedio que llanea mientras faldeamos el Valle de Vibolines. la senda nos lleva contra la pared vertical que vemos enfrente.

Aparece una senda armada y asegurada con cadenas (como el resto de la ruta) que nos sube hasta una cueva donde guardaban el ganado.

Abajo, algunos faldean el Valle de Vibolines mientras otros nos acercamos a la cueva.

Último tramo de subida a la cueva.

Empalizada que cerraba la cueva para que no saliera el ganado. La foto está sacada de dentro a fuera.

Se sale de la cueva por esta repisa asegurada también con cadenas.

Vista hacia atrás de la salida de la cueva.

Al otro lado vemos cercana la Majada de Tuba con sus cabañas en completa ruina y los prados aún útiles pero en declive. Paramos a comer. Reanudamos la marcha (NE) bajando por sendas de ganado a la zona más baja de la majada ya dentro del robledal. El camino va entre el arbolado que en algunos puntos nos permite disfrutar de las vista sobre el otro lado de Los Beyos. Rodea un espolón rocoso y enseguida entra en la aldea de Casielles. Según llegamos podemos observar las últimas de las 21 revueltas que permiten el acceso rodado desde la Foz de los Andamios superando 400 metros de desnivel en menos de 1 km en línea recta.

Pasada la Sedo Vibolines enseguida encontramos la Majada de Tuba.

En la zona baja de la Majada de Tuba encontramos un robledal y el camino que nos llevará a Casielles.

Camino a Casielles.

Mientras atravesamos un crestón rocoso echo una mirada hacia los compañeros que vienen por detrás.

Hórreo beyusco en Casielles.

Iglesia de San Juan en la parte alta de Casielles.

En la aldea subimos a la zona más alta donde está la Iglesia o Capilla de San Juan. De aquí salen varios caminos: el del Llaciu que sube al Collado la Boya, el de La Pedrona que va hacia el Monte Condares y la pista ancha que lleva a Biamón. Seguimos por esta un corto tramo y , siguiendo las indicaciones de los postes de señalización, cogemos otra a la derecha que lleva a la única casa arreglada y en uso (casi parece de reciente factura) de la aldea de Caviella.

Llegando a Casielles vemos algunas de las últimas curvas de la carretera que sube desde la Foz de los Andamios. 

Única casa en uso en Caviella con unas vistas impresionantes hacia la ladera oriental de Los Beyos.

Más allá sigue el camino antiguo que baja al núcleo central de la aldea completamente arruinado. Bajaremos al fondo del desfiladero de Los Beyos por el Camín de la Verganza. Este camino, bien marcado y con buena traza, sale de la aldea y da varias revueltas antes de atravesar la Riega Coviella. Después, siempre en descenso, se aleja de la riega yendo hacia el sureste, para completar el descenso cruzando un amplio pedrero.

Camino hacia el núcleo central de la aldea abandonada de Caviella.

Abajo, muy abajo está el Río Sella en lo profundo de Los Beyos.

Bajando por el Camín de la Verganza.

Pedrero que dejamos a la izquierda en el Camín de la Verganza.

Tras varias revueltas donde pierde bastante altura, el camino, cerca ya de la carretera y el río, se oriental al norte para desembocar en la carretera N-625 a un kilómetro de donde tenemos aparcado el coche en pleno Desfiladero de los Beyos.


Lorenzo Sánchez Velázquez