viernes, 29 de marzo de 2019

Picos Mediodía y Valjarto. De Maraña a Acebedo

Salida: Maraña (Valdeburón)
Llegada: Acebedo (Valdeburón)
Distancia: 13.0 km
Duración: 6:00 h (sin paradas)
Subidas acumuladas: 1040 m
Bajadas acumuladas: 1150 m
Altura Inicial: 1260 m
Altura final: 1150 m
Altura máxima: 1705 m
Fecha de realización: 20/III/2019
Dificultad: media-alta (invernal)
Track de la ruta

Itinerario: Maraña – Reguera Mampodre – Loma de Mampodre – Collado Valjarto – Pico Valjarto – Arista del Valjarto – Pico Mediodía – Cubos Cimeros – Cubos Bajeros – Hoyo Bajero – Llano de los Navares (Arroyo Cea) – Hayedo de Monte Cea – Vega Cea – Acebedo.
Desgajado de la Cordillera Cantábrica, el Macizo del Mampodre es una miniatura alpina con todas sus características geológicas y biológicas y por eso forma parte del Parque Regional de los Picos de Europa de Castilla y León. Las cumbres más altas superan los 2100 metros y sus características orográficas las nieves se mantienen en los neveros durante más tiempo.
Las nubes cubren las cimas más altas. Desde la aldea de Maraña
Esta ruta invernal por el macizo la organizó el GM Ensidesa de Gijón y para realizarla el autobús del grupo nos llevó por el valle del Nalón hasta cruzar la divisoria provincial en el Puerto de Tarna. Continuamos unos kilómetros por la C-635 hasta sobrepasar la aldea de La Uña y desviarnos a la derecha por una estrecha carretera que en pocos kilómetros nos deja en la aldea de Maraña (1260 m).
Echando la vista atrás vemos la aldea de Maraña
Las nubes ocultan las altas cumbres del Mampodre, al sur, dejando ver apenas las manchas de nieve que cubren las cotas bajas del macizo. Luego, al avanzar la mañana, se irán y nos dejarán unas vistas espectaculares de este pequeño y alpino sistema montañoso.
A medida que subimos Maraña queda abajo.
Comenzamos la ruta tomando el camino ancho que avanza hacia el sureste y cruza enseguida el Río de Maraña. Poco más adelante dejamos a la derecha (E) el camino que lleva a Acebedo (por él seguirán los que van a realizar la actividad alternativa, aunque al ser tan corta la mayoría se bajó del autobús en el puerto para comenzar desde allí y alargar el recorrido). Después de un par de revueltas el camino ancho se orienta al suroeste y lo abandonamos para dirigirnos al sur y cruzar los pequeños prados alimentados por el pequeño reguero de Mampodre.
Poco a poco las nubes dejan ver las altas cumbres del Mampodre: el Pico Mediodía, nuestro objetivo principal. A la izda  el Reguero de Mampodre que atravesamos para superar la arista rocosa que vemos (Loma de Mampodre).
Una vez atravesado el reguero (1385 m), remontamos la alargada Loma de Mampodre que baja hacia el norte desde el pico Valjarto. Seguimos unos metros por su cumbrera manteniendo la orientación hasta dar vista a la amplia canal completamente nevada que sube hasta el collado Valjarto.
Desde la Loma del Mampodre vemos la amplia y larga canal por la que subimos al Collado Valjarto.
Al principio la nieve es blanda y se sube con comodidad, pero a media ladera encontramos placas de hielo bajo una fina capa de nieve y para asegurar nos ponemos los crampones. Pronto llegamos al collado (1800 m) que abre las vistas hacia el sur. Al oeste se encuentra la empinada y pedregosa ladera del Valjarto.
Desde el Collado Valjarto vemos el pico. La foto no refleja la fuerte inclinación de la ladera.
Estos más de 200 metros que debemos superar se hacen largos  pues a la fuerte inclinación se le añade la nieve. Alcanzamos la cima (2035 m). Un viejo buzón de montaña puesto allí por GM Peña Corada de León en 1988, nos da la bienvenida abriéndose la perspectiva hacia el oeste: el pico Mediodía y por medio una afilada y aparentemente complicada arista.
Cima del Valjarto con el Pico Mediodía detrás y a la derecha el Pico de la Cruz.
Con cuidado vamos superando los espolones rocosos y las cornisas de nieve hasta situarnos en la base del Mediodía (2040 m). Siguiendo la huella de los que nos preceden vamos subiendo para superar los casi 150 metros que nos faltan hasta la cumbre. Tramo también muy empinado. En la cima (2179 m) no hay más que un montón de piedras; poco honor para ser la segunda cumbre más alta del macizo. Las vistas son extraordinarias. Dejo algunas fotos.
Pico Mediodía y arista que va desde el Valjarto.

Complicada arista que une el Valjarto con la base del Mediodía (vista atrás).

Pico Valcerrao desde el Mediodía.

Pico de la Cruz desde el Mediodía.
Arriba el viento es frío y algo desapacible; así es que después de disfrutar del formidable espectáculo emprendemos el descenso para buscar un lugar algo más resguardado donde comer. Bajamos con facilidad por el pedrero de la ladera sur sin nieve en el primer tramo, el más inclinado; más abajo la nieve blanda y de poco espesor facilita el descenso.
Comienzo del descenso por la ladera sur.

Este inclinado pedrero ayuda bastante en el primer tramo del descenso.

Último tramo de la ladera del pico Mediodía.
Continuamos hacia el sureste por el fondo del valle glaciar para embocar una amplia canal que bordeamos por la izquierda en la zona que los mapas llaman Cubos Cimeros (1800 m). Algo más abajo llegamos a un despojado (de nieve) espolón en los Cubos Bajeros donde paramos a comer (1700 m).
Canal de descenso a los Cubos Cimeros

Bajando por los Cubos Cimeros. El pico cercano también se llama Mediodía y tiene antenas. A la derecha la arista de la Peña la Collada. Al fondo se ve el pico Espigüete.
Reanudamos la marcha bajando por otra canal ancha y corta hasta desembocar en un amplio y feraz valle orientado hacia el este y recorrido por el Arroyo Cea. Solo quedan manchas de nieve y la senda se orienta al este por una amplia plataforma elevada (con relación al fondo del valle) de hierba y con un refugio de cazadores o ganaderos (1588 m). Hasta aquí llega una pista viene de Acebedo dando un amplio rodeo que obviamos.
Antes de bajar al fondo del valle pasamos por este valle alto con un refugio.

Valle recorrido por el Arroyo Cea. Nave ganadera y hayedo de Monte Cea.
Atravesamos la herbosa plataforma y en el arranque de la pista cogemos una sendilla que baja por la estrecha y corta canal (E) hasta el fondo del amplio valle recorrido por el Arroyo Cea (1355 m). Lo cruzamos y dejamos a un lado una gran nave ganadera para acceder a un camino ancho que cruza el pequeño y hermoso hayedo de Monte Cea.
El camino ancho atraviesa el hayedo de Monte Cea.

Llegando a Acebedo.
Al salir del hayedo (1326 m) el camino baja al valle recorrido por el Arroyo Erendia y desemboca en otro camino (1220 m) que viene de Acebedo y sube a las antenas del Pico Mediodía (otro Mediodía). Lo seguimos hacia la aldea y pronto salimos al amplio valle de la Vega de Cea, dejamos a la izquierda una pequeña represa que sirve de piscina natural en verano. Llegamos a Acebedo (1150 m) con el tiempo justo para refrescarnos y coger el autobús de vuelta a Gijón.

Lorenzo Sánchez Velázquez

viernes, 22 de marzo de 2019

Picos Texerines, Requexón (Valdunes) y La Senda. Circular desde Soto de Caso

Salida: Soto (concejo de Caso)
Distancia: 16,5 km
Duración: 8:15 h (sin paradas)
Subidas acumuladas: 1450 m
Altura Inicial: 620 m
Altura máxima: 1705 m
Fecha de realización: 16/III/2019
Dificultad: media-alta
Track de la ruta


Itinerario: Soto de Caso – Carretera AS-17 – Desvío hacia Mda de Cerebián – Xerra Soto – Mda de Cerebián – Colláu Llabayos – Coto Llinares – Cdo Peña los Fueyos – Monte Faidellu – Mda Quintaniella – Colláu Gallegos – Cerro Texerines – Colláu Gallegos – Pico Valdunes o Requexón – Vega Llagos – Pico Sendía – Xerru les Grayes – Pico la Senda – Mayá la Vieya – Colláu Braña (Llagos) – La Colladona – Cotu Braña – Revuelta les Llampes – Reguero los Argayos – Colláu Forcada – Reguero Pandón – Soto de Caso.

Espléndida y exigente ruta circular por el Parque Natural de Redes. Comenzamos en Soto de Caso (620 m) aparcando en el lateral de la carretera, entre el puente sobre el río Nalón y el desvío a Belerda. La ruta en realidad comienza en la misma carretera 500 metros antes de llegar a la aldea y, aunque lo mapas marcan un camino unos metros por encima que evitaría el asfalto, en realidad no existe y habría que atravesar los prados. Lo mejor, hacer los metros de carretera hasta llegar al recodo por donde baja el reguero Los Argayos.
Camino hacia  la Majada de Cerebián.  Unos metros antes hay que cruzar el prado de la derecha o rodearlo
Allí cogemos el camino que completa la revuelta en paralelo a la carretera y lo abandonamos unos metros más adelante en la primera curva. Atravesamos la portilla metálica y cruzamos el prado para salir al otro lado por otra portilla más pequeña de madera pintada de rojo. La senda pasa al lado de la cercana torreta de alta tensión (700 m).
Vega del Nalón. Soto queda a la izda. Al fondo vemos la el Canto Valmayor y la Sierra de la Canalina con algo de nieve. Se sale del prado por una portilla situada al lado de la cabaña.
Con buena traza en algunos tramos y desdibujada en otros, la senda (N y NO) faldea en ascenso la desnuda ladera occidental de la Sierra Soto (continuación de la de Cárdenas) hasta dejarnos en la Majada de Cerebián (950 m) (en los mapas del IGN la llaman El Soleru). Buenos prados y alguna cabaña completan esta rara, pequeña y hermosa vaguada de hierba en medio de la pedregosa ladera.
La senda sube al bies por la pedregosa ladera occidental de la Sierra Soto (continuación de la de Cárdenas)

Vista atrás de la Majada de Cerebián desde el camino que viene de Veneros y Campo Caso
Del otro lado llega un hermoso camino carretero que viene desde Veneros y Campo Caso. Empedrado en bastantes tramos y con buena factura, el camino llanea y pronto nos deja en el Colláu Llabayos (960 m) donde hay dos prados.
Camino que viene de la Majada de Cerebián poco antes de llegar al Colláu Llabayos
Aquí se bifurca. De frente y llano, continúa el que bajará después a Veneros y El Campu y, dando una aguda revuelta hacia el este, el que, también con buena traza y empedrado, nos va a permitir subir a las camperas del Coto Llinares (1170 m). Encontramos varias cabañas en buen estado, otra pegada literalmente contra el roquedo y una buena campera. Es una magnífica atalaya sobre el zona occidental del Parque Natural.
Pasado el Colláu Llabayos el camino empedrado sube hacia la majada del Coto Llinares
Vista hacia el oeste desde el Coto Llinares. Sierra de la Canalina y Peña'l Casar. A la dcha de esta última asoma Peña Blanca (El Porrón)

Cabañas y campera de la majada Coto Llinares
La senda sube por la campera hasta la evidente horcada (1270 m) por la que cruza la sierra a los pies del modesto roquedo del pico Los Fueyos que queda a la izda. En esa dirección avanza la Sierra de Cárdenas mientras que en el otro lo hace la de Soto. El extenso hayedo del Monte Fadiellu cubre la ladera nororiental de ambas sierras y el buen camino faldea la segunda entre las hayas.
Llegando a la collada en lo alto de la sierra. A la izda están las peñas del crestón de Los Fueyos.
Algo colgado o con laderas muy inclinadas, el camino se orienta hacia el sureste siguiendo la configuración de la sierra; es el tramo más guapo de la ruta. Salimos a la majada Quintaniella (1300 m) (Maintaniella según el IGN) con algunas cabañas en completa ruina y unos pocos tramos de hierba.
Por la ladera oriental de la Sierra Soto (Monte Fadiellu). La foto está secada hacia atrás, respecto de la marcha.

Cabañas en ruinas en la Majada Quintaniella.

Pico Valdunes o Requexón desde la Majada Quintaniella.
Un poco más adelante el camino sale del bosque, pasa al lado de un pilón ganadero y sube por la campera hasta el Colláu Gallegos (1385 m) dando vistas al sur. El Cerro Texerines queda muy cerca a la derecha. Subimos por una sendilla apenas perceptible hasta alcanzar el roquedo de la cima por el que avanzamos unos metros con cuidado puesta las caídas a ambos lados son importantes hasta encumbrar (1426 m) esa magnífica atalaya sobre el Parque de Redes y un amplio tramo de la Cordillera Cantábrica.
Peñas cimeras del Cerro Texerines

Arista de la Sierra Soto (Cárdenas) desde el Cerro Texerines.

Desde el Cerro Texerines hacia el norte: Monte Requexón en primer plano y al fondo las peñas Ordaliega, Frayada, Cuetón de los Traviesos y Los Tornos, entre otras.

Panorámica este desde el Cerro Texerines. Pico Valdunes o Requexón (izda) y La Senda (centro). En la campera de la dcha está el collado de La Colladona. Subiremos al Pico Valdunes por la estrecha franja de hierba que se ve hacia la izda.
Regresamos al collado Gallegos y, rodeando por la izquierda la abrupta loma llena de broza que baja del pico Valdunes, sin apenas bajar, seguimos una senda que nos lleva a la base del pico. La sendilla acomete la subida primero entre bajos piornos y después por una estrecha franja de hierba sobre una riega que evita así las laderas invadidas por la maleza. La sendilla, después de una dura ascensión nos dejar en la arista cimera que a su vez nos deposita en la cumbre del Requexón o Valdunes (1565 m). Las vistas son espectaculares.
Haciendo fotos en la cima del Pico Valdunes o Requexón.

Desde la cima del Requexón (Valdunes). De izda a dcha: La Carasca y el Tiatordos detrás y  el pico La Senda.

Bajando del Requexón: Campigüeños, La Carasca y Tiatordos. En la campera de abajo está el Valle de Llagos. Subiremos a La Senda por el bosquete de la ladera opuesta (Xerru les Grayes)
Hemos llegado pronto y al otro lado del Valle de Llagos (al este) se ve imponente y cercana la piramidal silueta del Pico la Senda parcialmente nevada. No lo pensamos dos veces. Desandamos unos metros de la cresta y descendemos por la arista oriental entre el abundante piornal. Más abajo nos metemos en el hayedo limpio y enseguida bajamos a la senda que lleva al cercano Valle de Llagos (1345 m) donde quedan sólo los restos de lo que fueron cabañas.
Vista hacia atrás del bosque por el que bajamos del Pico Requexón.

Cabañas en ruinas en el Valle de Llagos.
Cruzamos la breve vega y continuamos hacia el bosquete que rellena en esta zona el Xerru les Grayes, alargada arista septentrional del pico La Senda. Una senda nos ayuda en la dura progresión y cuando salimos a descubierto queda poco para alcanzar la arista del xerru (1517 m) muy cerca del pico Sendía. La sendilla avanza por la misma arista hacia el sur entre piornos en suave y continua progresión hasta la base del pico un kilómetro más adelante. Las vistas hacia el Cordal de Ponga (Campigüeños, Carasca y Tiatordos) son impresionantes.
Por la cumbrera del Xerru les Grayes con la vista puesta en el Pico la Senda.

Enseguida alcanzamos la cima (1705 m) con vistas hacia todos los puntos cardinales. Es el momento de parar y reponer fuerzas contemplando este magnífico paisaje. Dejo algunas fotos.
Desde el Pico la Senda: La Carasca cerca y el Pico Campigüeños al fondo.

Tiatordos desde el Pico la Senda

Pico Maciédome con Pileñes y Peña Ten detrás.
Reanudamos la ruta descendiendo del pico hasta la arista del Xerru pero, en lugar de volver por ella, lo hacemos por una vaguada parcialmente nevada que baja directa hacia el oeste. Aunque se bajaría bien por el centro de la vaguada (por aquí subimos hace unos años como conté en otra entrada), como ahora está cubierta de nieve, lo hacemos por el lado derecho buscando los pequeños claros entre los piornos.
Bajando el Pico la Senda por la vaguada oeste.

Vista atrás de la vaguada por donde bajamos. Atrás, el pico La Senda.
Casi en el fondo del poljé encontramos los restos de la Mayá Vieya (1378 m) y, como la senda está cubierta de nieve, rodeamos el sumidero por la derecha hasta dar con la senda que une el collado Braña (Llagos) con la Vega de Llagos. En unos minutos alcanzamos el pequeño collado (1348 m) donde hay una cabaña en buen estado pegada a la peña.
Llegando al Collado Braña (vista atrás). Vemos el Xerru les Grayes (Pico Sendía).

A la izda de la foto está el collado de La Colladona con el Cantu la Estrella detrás.
Pasamos junto a otra cabaña casi en ruinas y bajamos al cercano collado de La Colladona (1306 m) a los pies de las verticales peñas del Cantu la Estrella. La senda da un giro hacia el norte con la vista puesta en el Canto Texerines y nos lleva por la campera hasta los prados con alguna cabaña del amplio Cotu Braña (1260 m) donde retoma la dirección oeste. Hay una senda colgada que lleva por el roquedo hasta el Collado Gallegos (pero este no es nuestro camino). Una pequeña fuente sobre una bañera da un hilillo de agua y la senda se transforma en camino. Primero baja por el bosque dando un par de revueltas, después sale a la pedregosa ladera (cuarcita) de Les Texerines bajando hacia el oeste hasta la cerrada curva de la Revuelta les Llampes (1035 m).
Hacia la mitad se dibuja el camino que baja desde La Colladona y a la izda, fuera de foto, la Revuelta de les Llampes.

Precioso camino empedrado cerca de Soto de Caso

Otra imagen del camino empedrado poco antes de dar la última revuelta.

Soto de Caso
Sigue el descenso hacia el sur cruzando pronto el Reguero los Argayos (967 m). Más abajo, en el Colláu Forcada (907 m), atraviesa el hombro rocoso que separa este valle del barranco de Pandón. En el mismo collado hay una cabaña en ruina. Entramos en el valle o barranco del Reguero Pandón que el camino cruza dos veces y, cuando damos vista a Soto de Caso, el camino, armado y con buena traza, da una última revuelta para transitar entre los prados que preceden a la aldea.

Lorenzo Sánchez Velázquez