viernes, 22 de enero de 2021

Peñamayor con raquetas. Circular desde el Molín de Prá

Salida y llegada: Molín de Prá (Piloñeta, Concejo de Nava)
Distancia: 17,5 km
Duración: 8:00 h (sin paradas)
Subidas acumuladas: 1250 m
Altura Inicial: 250 m
Altura máxima: 1149 m
Fecha de realización: 16/I/2021
Dificultad: media
Track de la ruta


Itinerario: Molín de Prá (Piloñeta) – Arroyo Peña – Perancho – Campanal – Monte la Artosa – Sierra Vieja – Conducción Aguas Arrudos-Gijón – Collado Oroxu (Peñamayor) – Peñamayor – Collado Oroxu (Peñamayor) – Llames Llagar – Pico Redondo (La Cota) – Les Praeres – Porciles – Camino a Bacarral – Molín de Prá.

Planificamos esta ruta con la intención de pisar mucha nieve. Como no sabíamos su dureza decidimos llevar crampones, piolet y raquetas, mucho peso que sumado al del agua, la comida y la ropa de abrigo derivó en la principal dificultad de la jornada.

Nos acercamos a la localidad de Nava donde abandonamos la N-634 para seguir las indicaciones hacia Peñamayor y Les Praeres. Pasada la aldea de Piloñeta aún nos queda medio kilómetro de zigzagueante carretera hasta bajar al nivel del río Prá que cruzamos por un puente; al otro lado está el conocido molino y un amplio aparcamiento. Un cartel nos informa que la carretera que sube a Les Praeres está cortada por nieve y hielo; debemos apearnos para comenzar aquí la ruta. Es lo que esperábamos.
Puente sobre el Arroyo Peña que acabamos de cruzar.

Por un puente de hormigón situado al lado del molino cruzamos el Arroyo Peña y seguimos (SO) por el camino ancho que sube a la estación de aguas de Perancho. En realidad no debíamos llegar allí pero cuando nos dimos cuenta estábamos junto al edificio donde se recogen las aguas del manantial de Perancho y se unen a las que vienen por tubería de los Arrudos y juntas llegan a la potabilizadora de La Pérdiz en Gijón. Esta conducción de unos 54 km es propiedad de la Empresa Municipal de Aguas (EMA) de Gijón y proporciona aproximadamente un 25% del agua que se consume en Gijón. El 60 % lo suministra la empresa Cadasa del río Nalón (embalses de Tanes y Rioseco) y el resto viene otros acuíferos locales.
El camino deja a la izquierda los prados cercanos al Arroyo Peña. La helada da fe de la baja temperatura

Retrocedemos con cuidado (la pista hormigonada está helada) hasta el rústico puente de madera que permite el paso sobre el Arroyo Perancho. Unos metros más atrás abandonamos el camino ancho para seguir una marcada senda (NO) en medio de un bosque mixto donde apreciamos viejos castaños. El sendero desemboca en una pista asfaltada que une las aldeas de Gradátila y Campanal.
Este rústico puente sobre el Arroyo Perancho no hay que cruzarlo. La senda sale unos metros más atrás.

A punto de salir al camino asfaltado que nos subirá a la aldea de Campanal cuyas primeras casas vemos arriba.

Enseguida llegamos a Campanal. Aunque la idea inicial era continuar por el camino ancho rodeando la aldea por el norte y subir después mediante varias revueltas a La Bobia, lo abandonamos para atravesar la aldea y coger un camino (SO) que llanea entre los prados de La Artosa. No teníamos claro si este atajo iba a ser bueno pero resultó que acertamos. Cuando el camino ofrece un viraje al sur para rodear una riega lo dejamos y seguimos (N) una senda que nos lleva a una cabaña ganadera en uso.
El camino llanea por los prados de La Artosa (foto de Rosa).

Hasta la cabaña llega otro camino desde la pista que sube por La Bobia y a la que queremos llegar. Como habría que retroceder bastante hasta ella, aprovechamos unos prados sin cerca para remontar por ellos hasta la pista. Casi llana, avanza hacia el sur por el Monte la Artosa, vira después al este y se encarama en la Sierra Vieja. La nieve y el hielo nos obligan a poner las raquetas.
Poco antes de llegar a la Pista que viene de la Bobia hago esta foto: Monte la Artosa en primer plano, hacia la izda la pequeña Peña la Texuca y por detrás la Sierra Vieja que el camino supera por la izda.


Subiendo a la Sierra Vieja miramos hacia atrás: a la derecha se ve el prado por el que subimos a la pista de La Bobia, en el centro el Monte la Artosa y al fondo, con algo de nieve, el Pico Fario.

El camino cruza la sierra dando tres grandes revueltas y baja a unos prados donde se convierte en senda poco antes de montarse sobre la tubería de conducción del agua que viene de Los Arrudos. Sobre la misma tubería metálica caminamos por el pasillo entre la nieve que ofrece la humedad de la conducción hasta una pequeña horcada horadada sobre el crestón occidental del Pico Oroxu. Paramos a tomar un tente en pié con la vista puesta en la mole de Peñamayor justo enfrente.

Vista atrás: en la nieve se dibuja la conducción de agua que viene de Los Arrudos. Abajo se ven los prados que hemos cruzado en la Sierra Vieja. Abajo, el amplio valle de Nava.
Horcada sobre el crestón occidental del Pico Oroxu por donde pasa la conducción de agua de Los Arrudos

Peñamayor desde la arista occidental del Pico Oroxu. Subiremos por la amplia canal que se ve a la derecha.
Vista de Las Ubiñas (izda) y la Sierra del Aramo con La Mostayal a la dcha.

Reanudamos la marcha por el camino sobre la conducción de agua (E) hasta el cercano Collado Oroxu o Peñamayor. Casi sin tocarlo, rodeamos la peña por el oeste siguiendo el camino sobre la propia tubería y cuando vemos una amplia canal nevada que sube a la cima comenzamos la dura remontada. Normalmente no se sube por aquí pues esta canal está llena de maleza y lo normal sería subir por la cara norte (ver esta otra entrada de cuando hicimos la integral de Peñamayor) o subir por otras canales más al sur. Pero la nieve oculta la broza y con esfuerzo, haciendo zetas y gracias a las raquetas vamos subiendo poco a poco.
Subiendo por la empinada ladera occidental de Peñamayor (foto de Rosa).

Otra imagen de la subida en la que no se aprecia la gran inclinación de la ladera (foto de Rosa).

En la cima de Peñamayor. El pico queda unos metros por detrás de la columna metálica (foto de rosa). Los montes del fondo abarcan desde el Retriñón (izda) a Peña Mea (dcha). Por delante de esta cuerda se ve la Sierra del Crespón. (Foto de Rosa).

El esfuerzo ha sido grande, poco se para en la cima, y aunque teníamos pensado bajar por la ladera opuesta (este), como alguno no la alcanza, descendemos por el mismo camino. Retrocedemos hasta el Collado Oroxu y seguimos por el camino ancho que baja a Les Praeres.
Una imagen del descenso por la ladera oeste (foto de Rosa).

El camino que baja a Les Praeres pasa junto a majadas como esta. A la izda vemos el collado Ortigosa a los pies del Pico Redondo.
Pico Redondo con el Collado Ortigoso a la derecha.

Pronto, entre prados y magníficas cuadras bien arregladas, sale a la derecha (S) un ramal que lleva al Collado Ortigal a través de la Majada Espines. Como aún no hemos comido decidimos hacerlo en lo alto del cercano Pico Redondo (La Cota) y seguimos la nueva pista hasta el collado situado en su base. Unos metros más y estamos en la cima de esta alomada montaña que, no obstante, ofrece unas preciosas vistas hacia el sur y el este.
Vista suroriental desde el Pico Redondo
Continuación de la panorámica anterior



Vista sur desde el Pico Redondo

Terminado el avituallamiento bien regado volvemos a la pista y la seguimos hasta descender a las amplias camperas nevadas de Les Praeres. Allí cogemos la carretera (N) que nos permitiría un rápido descenso.
Les Praeres con el Pico Varallonga detrás

Saliendo a la carretera que sube a Les Praeres.

Pero después de 2 kilómetros, en Porciles, abandonamos el asfalto para “atajar” por un camino que pronto se convierte en senda y baja por el bosque. Desemboca en un camino ancho que lleva al prado y cabaña de El Foyacu y se reorienta (NO) hasta salir a otra pista de mayor entidad que lleva a Bacarral. Seguimos por esta última entre prados hasta desembocar en la carretera muy cerca del Molín de Prá.

Lorenzo Sánchez Velázquez













sábado, 26 de diciembre de 2020

Huertos del Diablo. Invernal desde el Puerto Ventana

Salida y llegada: Puerto Ventana (Concejo de Teverga)
Distancia: 13,2 km
Duración: 7:00 h (sin paradas)
Subidas acumuladas: 850 m
Altura Inicial: 1586 m
Altura máxima: 2133 m
Fecha de realización: 19/XII/2020
Dificultad: media
Track de la ruta


Itinerario: Puerto Ventana – Pista desde Pto Ventana a Ricabo – Braña Nueva (fuente) – Cuesta Agria – Cueñas Albas – Vega Socellares – Colada Melluque – Huerto del Diablo Norte – Vega de los Pozos – Huertos de los Diablos Sur – Vega de los Pozos – Pico Cueva Melluque – Collada Melluque – Collada Socellares – Pico Rebollosas – Collado Peñón de Ventana (Mina de carbón) – Braña Nueva – Puerto Ventana.

El Macizo de las Ubiñas se vertebra de norte a sur (Ubiñas, Fontanes, Colines, Ranchón, Huertos del Diablo entro otros picos) con un importante ramal hacia el este (Portillín, Fariñentu, Siegalavá y Tapinón) y la mole de Peña Rueda separada del resto. Entre esta última, el sector norte del Macizo y el ramal este se extienden los preciosos Puertos de Agüeria, una recóndita pradería salpicada de acebos que en muchas zonas forman oscuros bosquetes.
Pequeño circuito tras el Collado Melluque

En esta ocasión queríamos volver a los Huertos del Diablo en el sector norte cuando la nieve cubre completamente el macizo. Accedimos al Puerto Ventana desde Teverga donde aparcamos en una mañana fría y ventosa con las nubes ocultando la cumbre del pico Ferreirúa al oeste. Equipados con material de invierno (ropa de abrigo, crampones y piolet) comenzamos la ruta siguiendo la ancha pista (N) que baja desde el Puerto Ventana a Ricabo. Pronto encontramos a la derecha la fuente situada donde estuvo la Braña Nueva y hoy son escombreras de las extintas minas de carbón a cielo abierto de La Verde y la Puerca.

Camino de Puerto Ventana a Ricabo. En la curva a la izda (fuera de foto) antes del tramo que vemos al fondo, abandonamos la pista.
Desde la Cuesta Agria echamos vemos el Puerto Ventana y el camino que baja desde el puerto a Ricabo en esta ladera. En la otra está la carretera.
Subiendo la Cuesta Agria u el Pico el Comal por encima de la pista que va a Ricabo. En medio vemos las blancas calizas de Peña Vigueras.

El camino prosigue en llano dejando a los lados pequeños abedulares, brezales y escobares. A dos kilómetros y medio, cuando da una amplia curva a la izquierda y comienza el descenso del puerto, lo abandonamos para coger un camino a la derecha que enseguida dejamos también para subir por una senda (SE) la Cuesta Agria. Aparecen las primeras manchas de nieve y, cuando llegamos al collado de Cueñas Albas, la amplia Vega Socellares y los picos que la encierran al otro lado están completamente cubiertos de una capa de nieve de espesor variable según las zonas.
Desde el Collado Cueñas Albas tenemos esta panorámica de la Vega de Socellares. Nos encaminaremos hacia el Collado Melluque

Mantenemos la dirección perdiendo algo de altura pero sin bajar al fondo de la vega hasta interceptarlo cuando el valle se estrecha. Comenzamos de nuevo a subir por la empinada canal que es continuación de la vega y, al ir ganando altura, la nieve se endurece y debemos calzar los crampones. La senda, apenas visible bajo la nieve, sube por la ladera izquierda, pero preferimos seguir por la misma canal hasta el collado. Ganada la Collada Melluque, entre la peña del mismo nombre (a la que subiremos en el camino de regreso) y el hombro occidental del Huerto del Diablo Norte, nos orientamos al noreste para ascender al citado hombro. Desde aquí tenemos las primeras vistas de los Puertos de Agüeria y Peña Rueda.
Subiendo a la Colada Melluque

Volvemos la vista desde la canal para ver la amplia Vega Socellares.

Hombro occidental del Huerto del Diablo Norte hacia donde nos dirigimos. La base del pico se ve a la derecha.

Seguimos unos metros por el hombro (E) y ascendemos después a la cercana cumbre del Huerto del Diablo Norte. Un buzón de montaña montado sobre un piolet de blancas barbas de nieve nos da la bienvenida. Abajo, en vertical y al este, los preciosos Puertos de Agüeria encerrados por nuestra cordal (Tambarón, Huertos del Diablo, Ranchón, etc) y Peña Rueda, Tapinón, Siegalavá y Fariñentu al norte y este.

Huerto del Diablo Norte desde su hombro occidental

Cumbre del Huerto del Diablo Norte

Peña Rueda y Puertos de Agüeria desde el Huerto del Diablo Norte.

Puertos de Agüeria con el Peña Arpín, Tapinón y Siegalavá al fondo y el arranque del Fariñentu a la derecha.

Huerto del Diablo Sur visto desde la cumbre Norte. Subiremos por la canal nevada de la izda y bajaremos por la de la dcha.

Descendemos por la ladera sur siguiendo una franja de nieve y pasamos entre las profundas dolinas (hay seis) de la Vega de los Pozos para acometer los 130 metros de subida final al segundo Huerto del Diablo. Desde el anterior pico hemos visto dos largas canales nevadas que parecen más fáciles de subir con los crampones que por la pedregosa arista norte situada más a la izquierda. Dura se hace la ascensión por la empinada ladera. Alcanzamos así la arista suroeste muy cerca de la cumbre en medio de un frío vendaval. Las nubes se mueven rápidas tapando y abriendo apenas unos instantes las cumbres principales del macizo de Las Ubiñas.

Bajando del Huerto del Diablo Norte a las dolinas de la Vega de los Pozos.

En la cima del Huerto del Diablo Sur

Vista hacia atrás del Huerto del Diablo Norte desde la cima Sur. Hemos bajamos por las franjas de nieve que se ven.

Montes de la Babia entre el Morronegro y Peña Cabalazosa. Más abajo dejo otra foto con los nombres.

Poco paramos en la cima; el fuerte viento a esta altura produce una sensación térmica de frío glacial. Bajamos unos metros por la arista oeste hasta dar con la segunda canal nevada (protegidos por la arista de la montaña el viento cesa instantáneamente) por donde emprendemos un vertiginoso descenso (NO) hasta la Vega de los Pozos. Pasamos entre las dolinas y, dejando a la derecha el collado Melluque, enfilamos el cercano y sencillo Pico Cueva Melluque o simplemente Pico Melluque. Desde arriba se nos abre el horizonte occidental con las cumbres cimeras de la Babia leonesa y Somiedo. Dejo algunas fotos del itinerario y una panorámica con los nombres desde la cima.
Vista hacia atrás de la canal por la que hemos bajado del Huerto del Diablo Sur.

Peña Melluque y Collado Melluque desde la Vega de los Pozos. Subimos por el hombro de la izda a la primera cumbre y desde allí a la cima. Bajamos después al collado por la canal entre ambas cimas.

Mientras unos estamos llegando a la primera cumbre o antecima de Peña Melluque otros ya están arriba

Desde Peña Melluque vista del sector suroeste-oeste.
Huerto del Diablo Norte desde Peña Melluque. Vemos a la izda el hombro inicial al que subimos.

Huerto del Diablo Sur con las dos canales de subida y bajada. También se ven algunas dolinas en la Vega de los Pozos.

Vega de Socellares y Sierra de Sobia con poca nieve al fondo. El Pico Rebollosas queda a la izda fuera de foto.

Bajamos a la Collada Melluque y buscamos un abrigo entre las peñas para comer. Al noroeste queda la extensa Vega Socellares adonde nos dirigimos al reanudar la marcha, pero antes debemos bajar por la empinada canal por la que subimos por la mañana. Cuando la canal se abre, viramos a la izquierda para acercarnos a la Collada Socellares y remontar después por las peñas de la arista suroriental del Pico Rebollosas. Después del corto tramo de roca seguimos por la alomada ladera entre matojos hasta encumbrarnos en su cima. Las grandes cumbres del macizo han desaparecido tras la Peña Melluque y el Huerto del Diablo Norte, pero a cambio, las de la Babia, Somiedo y el Cordal de la Mesa se ven más cercanas.
Llegando a la Collada Socellares con el Pico Rebollosas detrás. Lo subiremos por el crestón rocoso de la derecha rodeándolo unos metros y subiendo después por una canaleta.

Saliendo de una canaleta en el Pico Rebollosas

Último tramo para alcanzar la alomada cima del Pico Rebollosas.

Desde el Pico Rebollosas vemos las cumbres que hemos subido: en primer plano Peña Melluque, a la izda la canal que sube al collado Melluque y el hombro del Huerto del Diablo Norte. A la derecha el Huerto del Diablo Sur.

Una senda baja por la larga arista suroeste y enlaza con los caminos mineros de las minas de carbón a cielo abierto de La Verde y La Puerca. El camino ancho rodea por la izquierda el gran socavón en la explanada del Collado Peñón de Ventana y se orienta después al norte con canalizaciones en las cunetas para el desagüe de las minas. Enlaza más adelante con otro camino hacia el suroeste que finalmente desemboca en la ancha pista que va del Puerto Ventana a Ricabo a la altura de la Braña Nueva.

Vista atrás de la tendida ladera suroeste del Pico Rebollosas

Llegando al Puerto Ventana. Vemos la carretera, el camino que baja a Ricabo y más cerca uno de los caminos mineros. Detrás el Pico el Cuervo y el arranque de la larga arista suroriental del Ferreirúa.

Unos pasos por ella desandando el camino de ida y nos encontramos en el Puerto Ventana. La luz mortecina de la tarde apenas deja ver cuando llegamos a los coches y mientras nos quitamos las botas.

Lorenzo Sánchez Velázquez