viernes, 14 de febrero de 2020

Peña Bustil y Pico las Carvas. De Redipollos a Puebla de Lillo

Salida: Redipollos (municipio de Puebla de Lillo)
Llegada: Puebla de Lillo
Distancia: 21.0 km
Duración: 7:00 h (sin paradas)
Subidas acumuladas: 1260 m
Bajadas acumuladas: 1270m
Altura Inicial: 1100 m
Altura final: 1090 m
Altura máxima: 2031 m
Fecha de realización: 12/II/2020
Dificultad: media
Track de la ruta

Itinerario: Redipollos – Valle de Murias – Caserío de San Pedro – Arroyo de Murias (cruce) – Robledal de los Torcedos – Reguero de Murias – Desvío ladera arriba – Arista del Bustil – Peña Bustil de Pepe – Valle Bustil de Pepe – La Cervencia – Pico las Carvas – Collada Fermosa – Hoces de la Cabrera – Arroyo de la Fuentona – Desvío a Puebla de Lillo – Ermita de las Nieves – Puebla de Lillo.

En esta ocasión la ruta programada por el GM Ensidesa de Gijón nos acercó al municipio de Puebla de Lillo. En una mañana radiante de invierno con los prados ligeramente helados y un sol tibio pero agradable, llegamos en el bus del Grupo a la aldea de Redipollos situada a un kilómetro de la capital del municipio.
Monumento al rebeco en Redipollos con el Pico Susarón detrás
Atrás van quedando los prados y casas de Redipollos con el Susarón por detrás.
Siguiendo las marcas del pequeño recorrido R-5 Ruta del Mampodre, cogemos el camino ancho que avanza (E) entre los prados regados por el Arroyo Murias. Al cabo de tres kilómetros, después de pasar el Caserío de San Pedro, dejamos el camino principal para que complete su giro hacia el norte (por ahí va la actividad alternativa) y cogemos otro hacia el sureste que nos lleva a cruzar un corto tramo del Robledal de los Torcedos hasta salir de él y atravesar el arroyo. Como viene crecido con el deshielo y no hay puente, se hace uso de uno, improvisado y rudimentario, hecho con ramas caídas.
Caserío de San Pedro

Por el Robledal de los Torcedos
Cruzando el Arroyo Murias
Nos adentramos en otro estrecho y empinado valle recorrido por el Reguero Murias deudor del anterior. La incipiente senda que seguimos nos lleva a cruzarlo entre ramas y matojos. Más arriba se afianza en la margen derecha de la riega y, cuando el valle se abre poco antes del Chozo de Murias, lo abandonamos para subir, monte arriba, hacia el norte por la ladera sur del Bustil.
El Reguero Murias viene crecido y en la parte baja hay bastante maleza.
Alcanzamos un húmedo rellano y seguimos más o menos por una riega evitando en lo posible el escobar que rellena la ladera. Al alcanzar un pequeño collado ya vemos la peña del Bustil y de los picos meridionales del macizo del Mampodre (Peña Brava, Pico de las Arenas y Corral de los Diablos).

Vista hacia atrás del rellano de la ladera. Por detrás la Sierra de Murias.

Ya vemos la arista rocosa del Bustil (dcha). A la izda se ve la cumbre de La Polinosa. La senda va por la arista de tierra.
Seguimos por la arista terrosa de la montaña, dejando a la izquierda el escobar y más arriba un primer roquedo hasta situarnos en la arista rocosa de la montaña. Una trepada sencilla pero con importantes caídas a ambos lados nos va acercando a la arista cimera por la que enseguida llegamos a la cumbre.
Esquivando el escobar avanzamos hacia la arista rocosa. La Polinosa a la izda y Peña Bustil a la dcha.

Antes de llegar a la propia arista dejamos a la izda este primero espolón rocoso
Según subimos tenemos estas vistas hacia el este. Al noreste se ven Peña Brava y el Pico Mediodía que los mostrará desde la cumbre.
En la subida normal se rodea la arista, pero con la nieve preferimos subir por la arista tras una corta trepada.
Por la arista de Peña Bustil. Superpuesta con la cima vemos La Polinosa.
Foto de grupo informal en la cima de Peña Bustil (o Bustil de Pepe)
Las vistas desde la cima son espectaculares. El amplio arco entre La Polinosa, Valdecerrao, Pico del Mediodía, Crestón de los Cubos y Peña Brava ofrece una imagen alpina impresionante. Dejo algunas fotos.


Hacia el norte vemos una buena parte de la Cordillera Cantábrica en el entorno del Puerto de Pajares. También son amplias las vistas hacia el oeste con el Susarón en primer término, las sierras de la Cuerna y Sentiles (NO) o las vistas hacia la el pico Bodón y la Peña Valdorria (O).
Vista norte desde Peña Bustil

Continuación de la vista anterior.
 Después de disfrutar del formidable espectáculo descendemos por la ladera occidental donde el nevero deja una franja pedregosa. La ladera norte del Bustil es muy inclinada y está cubierta por un gruesa capa de nieve muy dura por lo que decidimos bajar por la arista occidental aunque tengamos que atravesar un tupido y molesto escobar. Más abajo cuando estamos cerca del valle nos reorientamos al norte y bajamos a él. Aquí la nieve es blanda y se camina con facilidad.
Comienzo de la bajada (a la dcha) desde la arista del Bustil.

Vista atrás del Bustil y del escobar de la ladera occidental por el que bajamos.
Itinerario seguido desde la ladera occidental del Bustil hasta la Cda Fermosa con la subida al Pico las Carvas.
Accedemos a una riega por la que bajamos hasta una pequeña pradera por la que remontamos unos metros para superar un lomo que da a otra riega y un camino ancho que nos lleva al refugio ganadero y gran cuadra de Cervencia situada en el amplio Valle del Bustil de Pepe. Unos siguen el camino al sur para bajar Redipollos y otros seguimos hacia el Pico las Carvas. Buscan las zonas más despejadas alcanzamos el collado (ver foto de arriba) y, dejando a la izquierda unas peñas, subimos entre los brezos y escobas a lo más alto del pico donde paramos unos minutos a reponer fuerzas y disfrutar del paisaje. Además de las vistas que muestro en las fotos de más abajo, las que se dirigen al norte, a la zona de San Isidro, son también extraordinarias.
Llegan al Valle del Bustil de Pepe con la cuadra y refugio de Cervencia. El Pico las Carvas detrás.

Gran cuadra en Cervencia.
Vista hacia atrás desde la cima del Pico las Carvas. Abajo se ve la cuadra de Cervencia.
Vista parcial hacia el norte desde Las Carvas
Vista noreste desde Las Carvas: abajo la Collada Fermosa y sobresaliendo por detrás Pileñes, Peña Ten y Picos de Europa.
Bajamos pronto a la Collada Fermosa y cogemos un atajo por una riega (evitando su fondo que está helada) para evitar un largo rodeo que da el camino. Seguimos por este camino ancho que pronto pasa por las Hoces de la Cabrera donde la camino y el Arroyo de la Fuentona se superponen en el tramo más estrecho. Más abajo la riega está canaliza por el interior de los prados para poder regarlos.
Desde el collado bajamos por esta riega para evitar el amplio rodeo del camino. Por detrás vemos el Pico Sestil, el Cueto Juracado y, con manchas de nieve a la dcha, el Pico Lago.

Bajando por las Hoces de la Cabrera
Vista atrás de las Hoces de la Cabrera
Zona de prados en Los Ponticos. Detrás el Pico las Carvas que subimos por el otro lado.
Más adelante dejamos el camino principal para coger otro de menor entidad que nos lleva a otro también amplio que desemboca en Puebla de Lillo al lado del Camping y de la Ermita de las Nieves.
Ermita de las Nieves en Puebla de Lillo con el Susarón por detrás.
No hay más que seguir entre por la calle que avanza paralela a la carretera, entre los bloques de viviendas, y llegamos a la plaza del pueblo donde nos espera el autobús del grupo.

Lorenzo Sánchez Velázquez

jueves, 6 de febrero de 2020

Pico Caxigos, Cantu Dobros, Porru Cormelón y Cogocha. De Caño a Cangas de Onís

Salida: Caño  (concejo de Cangas de Onís)
Llegada: Cangas de Onís
Distancia: 20.0 km
Duración: 7:15 h (sin paradas)
Subidas acumuladas: 1390 m
Bajadas acumuladas: 1440 m
Altura Inicial: 120 m
Altura final: 60 m
Altura máxima: 877 m
Fecha de realización: 5/II/2020
Dificultad: media-alta
Track de la ruta

Itinerario: Caño – Aballe – Camino a Andrín – Carretera a Andrín – Collado de Andrín – Majada la Llana – Colláu les Espineres – Pico el Boquerón – Colláu les Espineres – Pico Caxigós – Jorcáu Caxigós – Cantu la Muezca – Cantu Dobros – Collada Trebandi – Cantu el Espino – La Colladiella – Pico sin nombre – Majada Cormelón – Porru Cormelón – La Cruz de Fanu – Collada Moandi – Pico la Cogolla – La Verde – Jorcada el Porrón – El Remedio – Carretera – Cangas de Onís.

Notas: A la distancia y los desniveles acumulados se le añaden la afilada arista entre el pico Caxigos y el Dobros (con caídas a ambos lados y no recomendada en caso de hielo o muy mojada), la escabrosa ascensión al Porru Cormelón y las tupidas laderas de subida a la Cruz de Fanu. El resto de la ruta discurre por caminos anchos y marcadas sendas.

Aunque el comienzo y el final de la ruta están en el concejo de Cangas de Onís, la ruta recorre montes del interior del concejo de Parres. Sólo el Pico Caxigos y el Dobros están en la frontera entre Parres y Amieva. Estas modestas montañas, ninguna alcanza los 900 m de altitud, ofrecen al caminante una espectacular vista de la montaña oriental asturiana: entre la Sierra de Aves y los Picos de Europa alcanzamos a ver La Llambria y Peña Taranes, Mota Cetín, Tiatordos, Pierzu, Carriá, Valdepino y la Sierra de Beza (Cantu Cabronero) entre otros muchos montes. Las sierras costeras entre el Sueve y el Cuera están también a nuestra vista mientras cresteamos estos montes.
Cruzando el río Sella en la aldea de Caño
El autobús del GM Ensidesa de Gijón nos deja en Caño cerca del puente que cruza el río Sella con la niebla ribereña envolviendo el paisaje. Cruzamos el puente y, aunque la ruta programada suponía subir por la carretera hasta las casas del Collado Andrín, buscamos la forma de evitar los 2,5 km de asfalto, dirigiéndonos a la cercana aldea da Aballe (al cruzar el puente cogemos el ramal de la derecha en lugar del de la izquierda). Pretendíamos seguir después una pista hasta los prados de Laspro y allí coger un camino armado que rodea las verticales peñas del Pico Boquerón para subir al Collado Andrín. Pero al llegar a Aballe nos dijeron que hay una alternativa más corta consistente en coger una senda que nos sube directos a la carretera muy cerca del Collado Andrín. Y así lo hicimos.
Por la senda que sube de Aballe a Andrín

Otra imagen de la senda

El mar de nubes cubre el curso bajo del Sella; pronto se quitarán.
Al llegar a la carretera aún nos queda un kilómetro de cómodo paseo hasta llegar a las casas del Collado Andrín. Atravesamos la aldea que tiene una pequeña capilla y seguimos por camino ancho que lleva a los prados y cabaña de la Majada Llana.
Ladera norte del pico El Boquerón (nuestro primer objetivo) desde la carretera que sube a Andrín. El camino alternativo que viene de Aballe rodea la montaña por la zona arbolada.
Capilla de Andrín

Prado y cabaña en la Majada la Llana
El camino ancho se transforma en senda que remonta duramente entre la maleza y las hierbas altas la amplia canal que culmina en el collado de Les Espineres. A la derecha la modesta cumbre de El Boquerón, a la izquierda la ladera norte del Pico Caxigos completamente invadida por la maleza, penas unas trochas de animales nos permitirán subir a ambas cumbres. Primero nos dirigimos al Boquerón cuya cima alcanzamos enseguida regresando al collado para remontar al bies la espinosa ladera del Caxigos. Menos mal que hay sendas de animales.
Mirada hacia atrás de la subida al Colláu Espineres desde la Majada la Llana que se ve abajo.

Otra imagen de la subida al Colláu Espineres

Vista del Pico Caxigos desde El Boquerón. Abajo a la izda se ve el Colláu Espineres
Desde la cima del Boquerón vemos los dos últimos picos que subiremos.
Alcanzamos la cima del Caxigos desde donde tenemos las primeras vistas generales de lo que nos queda por recorrer y de las montañas del oriente asturiano entre la Sierra de Aves y los Picos de Europa además de las sierras costeras.
Vista hacia el suroeste desde de Pico Caxigos. Vemos la afilada y larga arista que vamos a recorrer hasta el Canto Dobros.
Nos dirigimos al Jorcáu Caxigos para acometer la entretenida pasada por la arista que comunica con el Canto Dobros. No la recomiendo si está helada o muy mojada. Hay varios pasos en los que hay que pasar con cuidado por tener importantes caídas a ambos lados, sobre todo el último en el que hay que realizar una trepada expuesta de unos 6 metros de altura que se puede evitar por la derecha siguiendo un sendero de animales que apenas se dibuja en la herbosa, húmeda e inclinada ladera. Unos hacen la trepada y otros pasamos por la senda; eso sí, todos con mucho cuidado.
Una imagen hacia atrás de algunos compañeros por la arista No se aprecian bien las caidas.

Otra imagen durante el paso por la cresta.

Algunos compañeros superando el último resalte de la cresta por la húmeda ladera occidental.
Desde el Canto Dobros tenemos es vista (incompleta) hacia atrás de la arista que acabamos de recorrer.
Vista oeste desde el Canto Dobros. Vemos lo que nos queda por subir: Cantu Espino, Porru Cormelón, Fanu y Cogolla.
Sin camino ni senda, entre el tupido cotoyal y buscando las zonas más limpias, bajamos del Canto Dobros por la empinada ladera oeste. Llegamos a la pequeña campera del Collado Trebandi. No paramos, manteniendo la dirección seguimos una senda que pronto nos eleva hasta el alomado Cantu el Espino. Las mismas impresionantes vistas que se van despejando a medida que avanza la mañana. Siguiendo el sendero que recorre la sierra dejamos a la derecha el Cantu Trebandi cuya cumbre no alcanzamos al encontrar la ladera completamente invadida por la maleza. Llegamos a la Colladiella y subimos a otro pico alomado de nombre desconocido muy cerca del escabroso Porru Cormelón. 
Desde el montículo previo al Porru Cormelón vista hacia el este: Picos de Europa, Cantu Cabronero y Valdepino (estos últimos a la derecha). La larga arista que vemos es la Sierra de Faces continuación del Canto Dobros y en primer término el Canto Trebandi y el Canto Espino.
Porru Cormelón y Majada Cormelón desde el montículo que está al norte. En la parte inferior está muy cerrado por la maleza.
Bajamos del monte sin nombre hasta el collado y majada de Cormelón. Hay una senda embarrada que atraviesa malamente la maleza. La ladera está bastante sucia con restos de maleza quemada y agujeros; subimos por donde podemos y con cuidado. Las mismas vistas. Bajamos al collado y cogemos la senda que se dirige al norte faldeando el montículo sin nombre hasta el collado que lo separa de la Cruz de Fanu.
Vista hacia el norte desde el Porru Cormelón. Subiremos a la Cruz de Fanu y al pico La Cogolla.

Vista hacia el sur desde el Porru Cormelón.
La subida a la Cruz de Fanu la hacemos por la arista completamente invadida por el brezo. Arriba encontramos una incipiente senda que nos permite bajar al collado Moandi donde retomamos la senda principal que faldea esta montaña por la ladera occidental. La marcada senda nos permite subir con facilidad hasta el Pico la Cogolla donde hay un vértice geodésico.
Vista del pico La Cogolla desde la Cruz de Fanu. En la ladera se dibuja nítida la senda de subida.
Vista hacia el este desde el Pico la Cogolla.
Descendemos por la ladera norte siguiendo la senda que atraviesa un pequeño pinar y desemboca en una ancha pista en la zona de La Verde. Por ella bajamos suavemente hasta la Jorcada del Porrón.
En la zona de La Verde accedemos a la pista que viene desde Aballe.

Pronto llegamos a la Jorcada del Porrón.
La pista sube un corto tramo y continúa después el descenso cruzando un reciente pinar de repoblación. Más abajo el camino avanza entre prados flanqueados por árboles (abedules, pinos) hasta desembocar en la carretera que comunica Cangas de Onís con La Roaza.
Pinos en los márgenes del camino

Llegando al fondo del valle del Sella encontramos algunos prados ganaderos.
 No queda más que bajar por ella 1,5 kilómetros y entramos en Cangas de Onís cruzando el río Sella y nos dirigimos a la estación de autobuses donde nos espera el nuestro.

Lorenzo Sánchez Velázquez