jueves, 29 de diciembre de 2016

Teyéu de Siña. Circular por Cormenero y el Beyu Pen

Salida y llegada: Precendi (Concejo de Amieva) 
Distancia: 16,5 km
Duración: 7:00 h (sin contar paradas)
Subidas acumuladas: 1150 m
Altura Inicial: 145 m
Altura máxima: 1047 m
Fecha de realización: 18/XII/2016
Dificultad: media-alta
Track de la ruta


Nota: asignamos a esta ruta una dificultad entre media y alta no por su desnivel, longitud o complejidad sino por dos tramos empinados e invadidos por la maleza que hay que superar. El primero lo encontramos en la subida a Siña desde la carretera AM-1 que comienza campo a través y sigue por el antiguo camino con zonas bastante cerradas. Mayor dificultad presenta la subida por el Valleyón: a los 450 metros de desnivel con una pendiente media de casi el 40% se le añade la ausencia de camino por un valle invadido por los helechos y la broza.
 

Itinerario: Precendi – P.R. AS-149: Camín de la Reina – Carretera AM-1 – Casería de Caxigui – Aldea de Siña – Cuesta Siña – Valle de Cormenero y Foz de Palombierda – El Valleyón – Colláu de la Valleya – Pico Teyéu – Colláu de la Valleya – Prados de la Llamargona – Carretera AM-1 (L’ Arganosona) – Pen – Beyu Pen – P.R. AS-149: Camín de la Reina – Precendi.

          Esta ruta la encontré hace unos años en el Blog del malogrado Santos y fue quedando en la carpeta de pendientes por unas u otras circunstancias. Como los días son cortos y la ruta larga, salimos de Gijón a las 8 de una mañana de domingo cuando otros grupos de montañeros esperan también en las paradas de bus y, al llegar a Amieva, aparcamos al lado del edificio del ayuntamiento situado en la aldea de Precendi (145 m).
Río Sella desde el puente de Precendi (hacia el norte) con el pico Carneres al fondo.
Las nieblas van levantando sobre los prados al lado del Sella. Al fondo vemos la Porra Bescoba de la Sierra de Amieva.
           Comenzamos la ruta cruzando el río Sella por el puente de la aldea cuando las nieblas matinales van levantando su halo de prados y casas, difuminando el camino entre castaños y algunos “corros”. El Sol reciente da una luz precisa para las primeras fotos a medida que avanzamos por el ancho “Camín de la Reina” hasta las casas de Les Veges (155 m). Después se transforma en senda que cruza el río Villar o Cormenero por el Puente Regueru y se ensancha a medida que asciende por la margen derecha siguiendo la Sierra de Valdedoña.
Mirando hacia atrás: algunos castaños secos jalonan el camino; al fondo, la adea de Sames y la Sierra de Faces (Carneres).
           Echamos la vista atrás para descubrir la aldea de Sames, al otro lado del Sella, mientras en esta, las sombras cubren la preciosa foz del Villar. El camino, en parte labrado o armado, la supera cruzando después una portilla metálica y va dejando más abajo, hasta lo profundo del río, un precioso bosque de encinas; atrás han quedado a la orilla unos solitarios castaños quemados y secos.
Subiendo por la Foz del Villar
           Una zona más llana y embarrada, frente a las cabañas de Cormenero al otro lado del río, termina en la carretera AM-1 (210 m) a la que accedemos después de cruzar otra puerta metálica. Allí mismo, la carretera, que sube hasta Villaverde, Pen y Sebarga, cruza el río por el puente Villar, dejándonos frente a la portilla metálica de una finca. Desde el otro lado un mastín nos da la bienvenida y nos evita la tentación de cruzarla.
Portilla a una finca. Seguimos monte arriba a la derecha en paralelo a la alambrada.
           Sabemos que en tiempos hubo un camino que subía a Siña, pero aquí, al lado de la carretera, no queda ni rastro de él. La opción más cómoda y más larga consiste en subir por la carretera hasta Villaverde y desde allí retroceder hasta Siña, pero no queremos dar el rodeo.
"Corro" para guardar las castañas abandonado en el bosque antes de llegar a la Casería de Caxiguil.
           Monte arriba, en paralelo a la alambrada del prado primero y buscando las zonas más despejadas después, subimos hasta encontrar el camino antiguo. Se sigue bien en algunos tramos y, en otros, no tanto o está totalmente invadida por la maleza. Finalmente, después de algunos titubeos, alcanzamos la Casería de Caxiguil (430 m) con una buena cabaña de dos plantas y hórreo, ambos abandonados pero en buen estado de conservación.
Casería de Caxiguil con la casa de dos plantas y el hórreo.
Desde Caxiguil vemos el Teyéu y Peña Siña. Del prado se sale por la derecha.
           Ya vemos la Sierra del Teyéu y Peña Siña enfrente, a poniente, al sur el Porru Moneru que nos tapa el Carriá y al este la Sierra de Amieva. Salimos de la finca y remontamos después la empinada pradera que nos lleva a Siña (500 m) donde encontramos varias casas, alguna en buen estado y en aparente uso a juzgar por los vehículos de labranza allí aparcados, y más arriba la Torre Siña fechada en 1671 que perteneció a la Casa de Carmenero. Tiene sillares de buena talla, tres alturas, puerta principal y superior con molduras barrocas y ventanas adinteladas (por más información ver el blog de Santos). Es una pena su lamentable estado de conservación.
Subiendo por el prado desde Caxiguil a Siña cuyas casas vemos arriba.
Torre de Siña del siglo XVII
Casa en Siña con Peña Siña al fondo
            Subiendo por la carretera de acceso desde Villaverde, a la salida de la aldea, encontramos la pequeña ermita de San Antonio que tiene un pequeño pórtico desde el que se puede ver su interior.
Interior de la ermita de San Antonio
            Un poco más arriba debemos dejar la carretera para coger el camino (520 m) que sube la Cuesta Siña, pero lo pasamos y tomamos la pista que lleva al antiguo cementerio. Cuando nos damos cuenta del error, debemos descender hasta dar con el camino bueno (lo he arreglado en el track) que nos permite superar la vertical ladera que baja desde Peña Siña. Es una preciosa senda armada y colgada con fuertes caídas a la izquierda que nos ofrece buenas vistas de la cercana aldea de Siña y de la cuerda que va del Porru Moneru hasta el pico Carriá, donde estuvimos hace unas semanas, al otro lado del valle Cormenero. Al este la Sierra de Amieva (Porru Bescoba, Priniello y Los Redondos) y al fondo los Picos de Europa.
Un tramo de la Cuesta de Siña: senda colgada con fuertes caídas a la izquierda.
Vista atrás desde la Cuesta de Siña. Vemos Siña y la Sierra de Amieva (Porru Bescoba). A la derecha el Abloguero.
Bajando a la Foz de Palombierda, vista atrás de los prados y cabañas de Cornieru.
            Superado el escalón rocoso (540 m), el camino emprende un largo descenso por un precioso bosque que deja a la izquierda los prados y cabañas de Cornieru (450 m) y nos lleva hasta la Foz de Palombierda (400 m). Es un paraje especialmente hermoso y umbrío con el río formando pequeñas cascadas y rápidos: musgo, piedra y agua en el fondo, mientras el camino armado en tramos avanza a su orilla. Al otro lado del río está otro camino por el que bajamos del Carriá. Superada la foz, la buena senda desaparece al alcanzar (460 m) el empinado valle del Valleyón a la derecha
La senda armada se acerca al fondo del Valle Cormenero en la Foz de Palombierda. Después sube hasta alcanzar el Valleyón.
.            Por la dura cuesta, con una pendiente media de casi el 40%, debemos superar 450 metros de desnivel, sin senda, entre helechos y maleza que dificultan la progresión (en primavera y verano con los helechos altos será aún peor). Al principio avanzamos por el bosque que enseguida desaparece. Más arriba encontramos una riega por la que subimos un tramo, después algunos cortos tramos de senda que terminan enseguida entre helechos y cotoyas, y, casi arriba, la escombrera de una antigua mina con cargadero para el mineral y cable para bajar el escombro. Pequeñas vetas azules en algunas piedras de la ganga nos informan quizás del cobre de la azurita.
Al comienzo de la empinada rampa del Valleyón encontramos estas espectacular haya.
Mirando hacia arriba lo que aún queda de la rampa del Valleyón (desde la mitad de la cuesta, más o menos).

Vista hacia abajo del Valleyón. Al otro lado el Valle de Pouna y el pico Carriá.

Cerca del Colláu Valleya encontramos esta escombrera de mina ¿de cobre?, con cables y restos de casetas y material.
          Alcanzado el Colláu de la Valleya (895 m) damos vista a poniente donde destacan las altas montañas que nos separan del concejo de Caso: Campigüeños, Llambria, Los Tornos, Maoñu y Vízcares. Más cerca vemos el castillo de Mota Cetín a la derecha de la Peña los Cuadrazales. La alargada aldea de Cirieño sobre un promontorio domina, al otro lado, el valle del río Ponga y, por encima de los Montes de Cea y Cetín y de la Sierra de Faces, sobresale la del Sueve. El collado separa el Pierzu a la izquierda de nuestro objetivo el Teyéu a la derecha.
De izda a dcha desde el Colláu la Valleya: Vízcares y Cunio (más lejos), Burón, Cuadrazales y Mota Cetín. 
Sigue la panorámica: Mota Cetín, Cormelón y Sierra de Faces (Carneres). Abajo los prados de La Llamargona.
Teyéu desde el Colláu de la Valleya. Se deja a la izquierda la primera peña
          Alcanzar su cima no ofrece ya ninguna dificultad: se cruza el prado que hay en el collado y se sube por la ladera dejando a la izquierda la primera peña de la arista cimera que alcanzamos enseguida. Un corto tramo por ella, dejando a la izquierda unos verticales cortados, nos dejan junto al buzón de montaña (1047 m).
Cruzando el prado y remontando el Teyéu
Por la arista del Teyéu.
Picos de Europa y Cantu CAbronero y Valdepino a la derecha.

Continúa la panorámica hasta el Carriá y el Valle de Pouna a la derecha.
           La buena temperatura y las preciosas vistas nos retienen en la cumbre mientras damos cuenta de unos bocadillos… Al terminar, desandamos el camino hasta el Colláu de la Valleya (895 m) y descendemos por la vallina de hierba occidental, salpicada de acebos, sin camino, pero con la vista puesta en los prados y cabañas de La Llamargona (740 m).
Una pista llega hasta aquí y nos permite bajar rápidamente dejando a la derecha las laderas de Peña Siña y a la izquierda los prados de El Cubillín y Braña Panizu. Más abajo, después de varias revueltas, desembocamos en la carretera AM-1 (400 m) que seguimos un kilómetro en dirección a Pen.
Desde la pista que baja a Pen. Al fondo picos Burón, Cuadrazales y Mota Cetín.
           En la aldea (386 m), al lado del bar-restaurante, encontramos un precioso mirador de los Picos de Europa por encima de Villaverde y, al final, la remozada ermita de San Roque que dejamos a la izquierda.
Picos de Europa desde la aldea de Pen. Villaverde queda en la zona de sombra
Ermita restaurada de San Roque en Pen
           Un panel nos informa de la ruta del Beyu Pen. Siguiendo sus marcas, el precioso sendero baja mediante cortas revueltas hasta el Reguero del Beyu que cruzamos por un nuevo puente de madera (250 m). La estrecha y hermosa foz del Beyu apenas tiene espacio para el arroyo y el camino, y aunque las marcas y el puente han sido restaurados recientemente, las rocas y troncos que se resaltaron para mostrar caras o personajes mitológicos han perdido sus artificiales colores y formas quedando más naturales. Un frondoso bosque con viejos castaños, avellanos y robles, un camino empedrado con musgos y helechos siempre verdes, un arroyo cuyas aguas claras forman pequeñas y hermosos rápidos y cascadas, le dan un especial encanto a esta profunda y estrecha foz.
Bajando a l foz del Beyu Pen
Puente sobre el Reguero del Beyu antes de adentrarnos en la propia "foz"
Bajando por la Foz del Beyu Pen en un tramo sin agua.
        Salimos al Camín de la Reina (150 m) cerca de Santillán y no tenemos más que seguir por él un corto trecho casi a la orilla del Sella para enlazar con el camino de ida en el puente de Precendi.

Lorenzo Sánchez Velázquez