miércoles, 11 de mayo de 2016

La Carasca (Pico Cornielles). Circular desde Orlé

Salida y llegada: Orlé (concejo de Caso)
Perfil de la ruta
Distancia: 18.2 km
Duración: 7:00 h (sin contar paradas)
Subidas acumuladas: 1250 m
Altura Inicial: 650 m
Altura máxima: 1744 m
Fecha de realización: 7/V/2016
Dificultad: media
Track de la ruta




Mapa de la ruta

Itinerario: Orlé (Nozaleda) – Río Orlé – Acebal  – Conforcos – Colláu Melordaña – Melordaña – Foz de Valloseru – Valloseru – Colláu Campigüeños – La Carasca (Pico Cornielles) – Bormanfoyo – Colláu Capiella –  Valle Capiella – Conforcos – Orlé.

          Esta vez regresamos a Redes. Hace años que no recorríamos el viejo camino del río Orlé hasta Conforcos y Melordaña de camino a los picos Campigüeños, La Senda, La Carasca o el Requexón. Estos lugares asilados y hermosos nos acogen una y otra vez sin que nos cansemos de regresar.
Mirando hacia atrás vemos las casas de Nozaleda.

          Queríamos subir a la peña Cornielles, la más alta del macizo de La Carasca, y desde Campo Caso tomamos la carretera que lleva a Infiesto y aparcamos en el barrio bajo de Orlé (Nozaleda) (650 m) justo donde la carretera da una curva cerrada a la izquierda y comienzan las primeras casas. Un panel nos informa acerca de la ruta PR-AS Pendones-Orlé que lleva a Pendones a través del Collado Capiella. Seguimos las escasas y descoloridas marcas del PR que entre las casas nos llevan al camino que se dirige al este en paralelo al río Orlé. Desde el mismo pueblo se ve, al fondo del valle, el macizo de La Carasca. Esta vista la tendremos de forma intermitente durante la aproximación.
Al fondo del valle vemos continuamente el macizo de La Carasca.

         El camino ancho, empedrado en bastantes tramos, se acerca enseguida al río y disfrutamos de unas preciosas estampas de las pozas y los rápidos entre las piedras siempre cubiertas de musgo y la exuberante vegetación de ribera con sus recientes y tiernas hojas; enseguida surgen las hayas. Ralentizamos la marcha para disfrutar del paisaje y atrapar apenas la belleza de estos lugares con nuestras cámaras.
Imagen del río Orlé

Camino empedrado entre las hayas.
           Están arreglando el camino con una pequeña excavadora rellenando los agujeros y baches del empedrado. No es que sea una restauración del antiguo camino, pero, al menos, no lo han hormigonado como el Valle de Enmedio.
Hacia la derecha, al otro lado del río, el gran murallón del Requexón de Valdunes

          Cruzamos el río poco antes de llegar al aporte del Reguero Fresnedal (820 m) donde sale un camino que sigue este reguero después de cruzarlo por otro puente. Obviamos este camino y seguimos de frente. El nuestro se empina y nos lleva a descruzar el río por otro puente de madera necesitado de restauración. Después de una fuerte subida con tramos que conservan el empedrado original, alcanzamos las cabañas y prados de Acebal (1030 m) con unos pocos acebos que le dan nombre.
El Xerru Busterosu precede a La Carasca. Desde la zona de Acebal.
         El camino se estrecha quedando poco más ancho que un sendero y llanea un corto tramo para volver a empinarse antes de alcanzar la amplia majada de Conforcos (1070 m), donde encontramos el horrendo refugio de cazadores (“El Chalet”). A la vuelta visitaremos el “mayéu”. Para alcanzar la Majada de Melordaña se puede acortar el camino cruzando la “foz” del mismo nombre, pero la abundante agua que lleva el río Orlé por el deshielo lo hace impracticable. Daremos un pequeño rodeo.
"El Chalet", el Xerru Busterosu cortado por la Foz de Melordaña y La Carasca al fondo.

         Antes de alcanzar las cabañas de Conforcos, dejamos el camino y seguimos por una senda a la izquierda en paralelo a una riega que sube fuertemente rodeando el prado del “chalet” y la Peña la Cueva, dejando ambos a la derecha. La senda vira enseguida al este y cruza una portilla que dejamos cerrada y, entre altas escobas, nos permite alcanzar el Colláu Melordaña (1274 m) y descender después a la hermosa Majada de Melordaña (1250 m).
Majada de Melordaña, con la "foz" en el centro, el Requexón por encima y el pico La Senda a la izquierda.
         Con bastantes cabañas, todas con cubierta de piedra (llábanas), algunas en ruina y otras en desuso y rodeada de montañas, la majada ofrece un hermoso y plácido entorno que invita al sosiego; sería un buen lugar para el recogimiento.
Cabaña en Melordaña.

        Hace años, desde aquí subimos por la Foz de Filipardo (a la izquierda según llegamos) para alcanzar el collado Cardíu que da acceso a otro mágico lugar, el Bosque de Purupintu, que entonces recorrimos por la parte alta en paralelo a la Xerra los Duernos que cruzamos para bajar a La Felguera y volver por el valle de Enmediu. Habrá que repetirla con alguna variante. En otra ocasión, desde Melordaña subimos por más amplia la canal sur (Becerreda de Melordaña) hasta alcanzar la arista suroccidental de La Carasca, remontando por ella hasta la cumbre. Esta vez no tomaremos ninguno de estos caminos. Seguiremos otro por el ya fuimos también hace años para alcanzar el Campigüeños.
Subiendo por la "foz" de Valloseru

       El lugar es ciertamente muy hermoso, pero no podemos demorarnos más. Subimos por la pradera de la majada hacia el este buscando la preciosa Foz de Valloseru (1300 m). La senda se retuerce y sube por estrecha “foz” y aparecen las primeras manchas de nieve. Las hayas con su hojas recientes contrasta con la blancura de la caliza y el verde oscuro del musgo que lo rellena casi todo. Superada la “foz” se nos abre un valle más amplio donde se ubica otra preciosa “mayá”, la de Valloseru (1440 m). Con sus tejados de llábanas, tiene tres o cuatro cabañas en desuso y ocupa el fondo de un circo encerrado por la peña de La Carasca, el collado Campigüeños y el Xerru Palomar. El circo desagua por la Foz de Valloseru.
Llegando a la majada Valloseru con el collado Campigüeños al fondo.



       Superada la majada, avanzamos hacia el sur, en paralelo a una riega y superando un desnivel de 150 metros por una senda que nos deja en el amplio collado Campigüeños (1597 m) con preciosas vistas hacia el este: Tiatordos, Maciédome, Peña Ten, Pileñes y un sinfín de cumbres; el extenso macizo del Campigüeños al noreste (Peña Les Víes o Becerrera de San Pedro) precedido por las peñas Xerru Palomar y Peña Magrera ofrece unas vistas espectaculares con sus manchas de nieve.
Subiendo al Pico Cornielles. Abajo queda el collado Campigüeños. Al fondo a la izquierda el Campigüeños o Becerreda de San Pedro.

         La Peña Cornielles (la más alta de La Carasca) queda al sur y remontamos duramente la panda herbosa dejando a la izquierda la casa en ruina de Mondelforco hasta alcanzar las peñas cimeras. Una senda con algunos hitos nos ayuda a superar los escasos metros que nos separan de la cima donde hay una cruz de hierro (1744 m). Ahora también miramos a poniente: muy cerca el Pico la Senda al otro lado del collado Capiella, más allá el Requexón de Valdunes, etc.
Desde el collado Campigüeños: cabaña de Mondelforco, Pico Cornielles (La Carasca). A la izda vemos la colladina por la que bajaremos hacia el otro lado (sur).

         Después de reponer fuerzas protegidos del frío viento por unas rocas, descendemos de la peña y nos escoramos a la derecha por la arista de la montaña en dirección a una peña. Queremos descender por la ladera este del collado Campigüeños hasta alcanzar la senda que viene de la majada Piedrafita a los pies de los Fitos del Tiatordos; sin embargo, la espesa cornisa de nieve que cubre todo el collado, hace casi impracticable esta opción. Por eso buscamos las zonas sin nieve.
Pico La Senda y Calláu Capiella desde la cima del Cornielles.

         Al llegar a la colladina (1650 m) que forma la arista del Cornielles con la peña, encontramos una senda que desciende por la ladera este entre las altas escobas y entronca con el citado camino cerca Bormanfoyo (1500 m). La buena senda sigue hacia el sur rodeando el Pico los Ladrones y nos deja en el amplio Colláu Capiella (1439 m). Por aquí pasa el PR-AS 64. Si bajásemos por la ladera sur llegaríamos al Collado del Xuacu que nos permitiría llegar a Pendones. Pero nosotros descendemos por la norte siguiendo el valle Capiella con zonas amplias de pastos y otras invadidas por las escobas.
Llegando al Collado Capiella con el Pico La Senda detrás.

Valle Capiella por la que bajaremos. Al fondo Peñas Ordaliega y La Frayada.

En el valle Capiella, cruzando el arroyo Troncáu, dentro del hayedo.
         Con tramos de hierba y otras con ralas escobas descendemos por el valle cruzando enseguida el Arroyo Troncáu. Cuando nos internamos en el preciso hayedo volvemos a cruzar y descruzar el arroyo hasta alcanzar la Vega de Busterosu y enseguida Conforcos. Hay casas abandonadas (alguna conserva la numeración) y prados. Dejando atrás la primera cabaña (1080 m), encontramos la senda hitada que va hacia la Foz de Melordaña y la seguimos un corto tramo para ver el arranque de la foz; demasiada agua y húmedos y resbaladizos peñascos.
Cabaña en Conforcos.
         Desandamos la senda y llegamos al camino ancho que cruza la extensa majada pasando cerca del refugio de cazadores donde hay un panel informativo. Aquí cerramos el circuito enlazando con el camino que por el valle del río Orlé nos permite regresar a Nozaleda.

Lorenzo Sánchez Velázquez