viernes, 6 de noviembre de 2015

Sierra del Aramo: Gamonal, Monrasiellu, La Calza y Moncuevu

Salida y llegada: Aparcamiento del Angliru (concejo de Riosa)
Distancia: 10,3 km
Duración: 4:00 h (sin contar paradas)
Subidas acumuladas: 760 m
Altura Inicial: 1548 m
Altura máxima: 1718 m
Fecha de realización: 1/XI/2015
Dificultad: baja
Track de la ruta


        Esta vez tocó hacer una ruta mañanera. A las 9:15 llegamos al amplio aparcamiento del Angliru (1548 m) a poco más de una hora en coche de Gijón. Me proponía crestear hacia el norte la Sierra del Aramo para regresar por el Toyu la Veguellina y la carretera. Al final, como me sobró tiempo, subí por la ladera sur a la cima de mi pico favorito en esta sierra: el Moncuevu.
Gamonal desde el aparcamiento del Angliru. Por delante el Valle Xiniestru.
        Dejando a la espalda (al sur) el Moncuevu bajamos al Valle Xiniestru (al norte) en la base de la Gamonal. Unos caballos pacen la hierba fresca de la hondonada mientras acometemos la remontada por la empinada ladera sur de La Gamonal a la vez que nos escoramos a la izquierda por un sendero que en media hora nos deja en la cima (1710 m). Un buzón de montaña en forma de hórreo, un vértice geodésico y unos paneles solares que sirven de sustento a una antena, rellenan la alomada cumbre. Y la vista se extiende al norte hasta el mar, al sur hasta las Ubiñas, al este se alcanzan a ver los Picos de Europa y al oeste la Sierra de la Manteca y la de Tineo. Paramos unos minutos para disfrutar de estas vistas y fotografiarlas.
Desde la Gamonal: cresta norte de la Sierra con el Monrasiellu y La Calza. A la derecha sobresale La Mostayal.
         Proseguimos la ruta bajando del escalón cimero norte por una canal situada detrás de la antena y continuamos por la empinada pradera que baja hasta la Collada Bermiellu (Bermejo) que separa La Gamonal del Monrasiellu. En tiempo debió existir aquí una lagunilla de la que hoy no queda ni rastro.
        La arista sur de esta pequeña montaña presenta un crestón kárstico que rodeamos por una franja de hierba situada a la derecha (al este). Una vez superado el tramo más escabroso, remontamos hacia la cumbrera y damos unos pasos por ella hasta alcanzar la cima donde encontramos un buzón de montaña en forma de caja cuadrada negra. Las vistas son similares a las de la Gamonal.
Vista atrás desde el Monrasiellu con La Gamonal al fondo. A la izquierda vemos el Barriscal y el Gamoniteiro.
Desde el Monrasiellu hacia el norte: Pico La Calza (la senda de subida se aprecia con claridad). A la derecha se ve la cima de La Mostayal.
         Continuamos por la misma arista, que ahora no ofrece dificultad, hasta la base del siguiente montículo, La Calza. La rocosa arista sur no permite un fácil caminar y por ello continuamos por la senda que recorre la breve vaguada herbosa que la rodea en ascenso por la izquierda. En el punto más alto remontamos a la cumbrera y unos pasos por ella nos dejan en esta modesta cima adornada con un pequeño buzón de montaña blanco en forma de cohete.
Vista hacia atrás desde La Calza: paisaje caótico de su cima; por detrás el Monrasiellu y, al fondo, queda muy atrás La Gamonal y la derecha el Moncuevu.
        Otra corta parada y continuamos hacia el norte en suave descenso hasta un montículo (Pico Garma) sin entidad pero señalado con un hito de piedras y unas vistas espléndidas hacia la hermosa majada de Fontazán y sus praderas situadas sobre el escalón norte de la Sierra del Aramo. Los picos Tambarón y Carralina los cierran por el oeste y el este respectivamente, mientras que por el norte baja la canal de Fontazán que permite su acceso desde el collado Pan de la Forca y la aldea de La Vara.
Desde el pico Garma: A la izda la Vega de Fontazán, por detrás de La Carralina vemos La Mostayal y a la derecha el embalse de Alfilorios.
        Para regresar al Angliru, desandamos unos metros hasta la base de La Calza y descendemos hacia el este para rodear por ese lado las tres montañas coronadas. Es una zona caótica con hondonadas, “jous”, crestones, “porrus”,… en la que no conviene aventurarse con niebla sin un buen sistema de orientación. Buscando las zonas menos agrestes, rodeando algunos hoyos, bajando y subiendo, nos dirigimos al sur. A la altura del Monrasiellu, encontramos una senda que desciende por una canal hasta el Toyu La Veguellina donde hay un gran depósito de agua con capacidad para un millón y medio de metros cúbicos de agua construido en 1.991 para abastecer los abrevaderos de la zona.
Vista de la Gamonal desde Toyu Tapinos.
         Estamos en la base oriental de la gran mole de la Gamonal. Desde aquí se puede alcanzar su cima subiendo por la empinada y herbosa ladera. Y hasta aquí que llega un camino ancho con un par de tramos hormigonados que viene de la carretera para dar servicio al depósito. Lo seguimos. Tras un corto tramo de subida, en el llano, surge a la izquierda la pradera con una cabaña restaurada: Toyu Tapinos. Un poco más adelante el camino desemboca en la carretera a la altura de Cuenya La Casa.
Toyu Tapinos

         El último repecho de la carretera de subida al Angliru nos deja en el llano donde encontramos a la izquierda un mirador con una desvaído panel de señalización y a la derecha la Vega de Ovia. El tramo de carretera hasta el aparcamiento tiene menos de un kilómetro y enseguida completamos el circuito.

          Aún no es mediodía y la ruta se ha hecho corta. Decido ir al Moncuevu. En otras entradas de este blog he descrito la subida por las laderas norte y suroeste y las bajadas por la sur y la noroeste. En realidad el tramo final se hace siempre por el norte o por el sur.
Llegando al aparcamiento del Angliru con el Moncuevu al fondo.

           Cruzamos el amplio aparcamiento y seguimos el camino hacia el sur que lleva a la Vega Barrera y a la Braña de Vallongo, continuando más abajo hasta las amplias vegas de El Cotarón, Cueto Ferreiru y Cobachos y las brañas próximas a la Ermita del Alba.
           Llegando a La Barrera, cuando el camino gira bruscamente a la izquierda, cogemos la senda de la derecha (oeste) que cruza una breve franja de hierba subiendo por la pedregosa ladera hasta alcanzar el lomo que baja del Moncuevu por el sur. Este accidente geográfico continúa en esa dirección hasta el pico Vallongo y separa los pastizales de Covachos al oeste y los de Teicieyu al este. Al llegar al citado lomo encontramos una doble alambrada de espino que superamos, virando después al norte hacia la empinada ladera del Moncuevu.
Ladera suroriental del Moncuevu. La senda va por la izquierda.
          Acometemos la panda con la ayuda de una senda hitada que enseguida nos encumbra en esta magnífica cima adornada con una silueta en acero cor-ten que representa a un montañero en plena ascensión. Paramos unos minutos para disfrutar de las magníficas vistas, hacer unas fotos y comer una manzana.
Vista norte desde el Moncuevu. La Gamonal y el Monrawiellu (detrás) está a la izquierda. El aparcamiento del Angliru se ve en el centro.

Lago o embalse de Fonpedrín una vez que hemos bajado por la Cuesta Moncuevu.
         Descendemos por la ladera norte y, en la base de la peña, dudamos si rodear las peñas que cierran el frente norte por la derecha o por la izquierda. Optamos por la segunda opción y descendemos por la empinada Cuesta Moncuevu con un primer tramo pedregoso y otro de hierba. Para hacerlo un poco más suave, nos escoramos a la izquierda hasta enlazar con la senda que viene del Lago de Fonpedrín. Seguimos por ella y rodeamos la Peña del Arandanal por el precioso valle. Un cómodo paseo y una pequeña remontada nos dejan de nuevo en el aparcamiento del Angliru.

Lorenzo Sánchez Velázquez