sábado, 31 de octubre de 2015

Corteguerón. Circular desde Caleao

Salida y llegada: Caleao en el concejo de Caso
Distancia: 24,3 km
Duración: 8:00 h (sin contar paradas)
Subidas acumuladas: 1450 m
Altura Inicial: 670 m
Altura máxima: 1884 m
Fecha de realización: 24/X/2015
Dificultad: media-alta
Track de la ruta




        El camino más corto y cómodo para subir al Corteguerón parte del Puerto de San Isidro y sigue la pista del “Camino Wamba” hasta el Collado Acebal de donde arranca un sendero que va al lago Ubales y, más allá, al otro collado Acebal y a la cima más alta de la Sierra de Corteguero.
        En esta ocasión decidimos alcanzar la cumbre partiendo de la aldea casina de Calea (Caliao). Es una ruta mucho más exigente pero nos va permitir disfrutar del Desfiladero de los Arrudos en otoño y de las recónditas majadas y bosques que cubren la ladera norte de la Sierra de Corteguero. En la subida seguiremos fielmente la ruta PR AS-61 2 “Ruta de los Arrudos” y en la bajada, en lugar de seguir el itinerario previsto en la ruta por la pista que baja a La Encrucijada, tomaremos una senda que nos llevará por las majadas Carricera, Vallegu, Castiellu y Cerveriza.
Caleao (Caliao). Al fondo la alargarda cresta del pico Riegos y la canal de Puro Cabrero
        Llegamos a Caleo y dejamos el coche en el amplio aparcamiento que hay junto a la Ermita de San Antonio. El camino por la Foz de los Arrudos, como siempre, espectacular y más en estos días del otoño cuando el hayedo se cubre con sus mejores galas. El camino cruza y descruza el Arroyo de los Arrudos por los puentes Riafresno, Corones, Agualmayo y Fumiosa mientras, a ambos lado del camino ancho, van quedando prados y cabañas arregladas.
Otoño en la ruta de los Arrudos

Cruzando el arroyo de los Arrudos por el puente Corones.
       Alcanzamos el desfiladero de los Arrudos y el camino gana altura mediante tramos de escalera y vuelve a cruzar el arroyo por los puentes Calabaza de Abajo y Calabaza de Arriba que nos dejan definitivamente en la margen izquierda. Enseguida llegamos a la fuente de La Fontona donde se inicia la canalización de aguas para el abastecimiento parcial de Gijón.
Tramos de escalera permiten superar el desfiladero de los Arrudos

Puente Calabaza de Abajo que cruza a la margen derecha en el desfiladero de los Arrudos.

El hayedo en los Arrudos una vez pasada La Fuentona.
       El hayedo está espectacular. En suave y continua subida avanzamos inmersos en el frondoso bosque en paralelo al arroyo. Cruzamos el Arroyo la Acebal y, al salir de la arboleda, alcanzamos la antigua majada Roxecu de la que no quedan más que las ruinas de unas pocas cabañas.
Lo poco queda de la majada de Roxecu
        La senda cruza el arroyo de Roxecu que hace honor a su nombre y continúa desbrozado hasta la majada de Llede donde lo descruzamos para alcanzar las cabañas de la margen izquierda. La vista del pico Torres hacia poniente es espectacular desde esta majada. Más arriba encontramos la majada de Los Moyones con una cabaña en uso y las demás en ruina. Extensos pastos sirven a unas pocas vacas cenizas (por el color de su piel).
Majada de Llede con la Sierra de Corteguero al fondo.

Vista del pico Torres, entre otros, desde la majada de Llede.
Majada de Los Moyones con el collado Acebal al fondo
         La senda gira al este y asciende desbrozada al collado Acebal. La vista se abre hacia el este entre el Tiatordos y el Cascayón. Vemos el Maciédome, Peña Ten, etc. A nuestra espalda ha quedado la cuerda que va desde el Torres al cercano Cascayón.
         El lago Ubales queda cerca pero vamos justos de tiempo y la ruta es larga. Una senda sale entre el brezo y las escobas que sube al bies por la ladera occidental de la sierra hasta alcanzar la cumbrera. Unos pasos por ella nos dejan en la cima del Cascayón donde paramos a reponer fuerzas.
La Sierra de Brañapiñueli desde la de Corteguero. Al fondo está, entre nubes, el Tiatordos y a la derecha fuera de la foto Maciédome.

Desde el Corteguerón en 2012: Collado de la Canalina y Sierra de Brañapiñueli. Al Fondo Campigüeños, Tiatordos, Picos de Europa y Maciédome

Sigue la panorámico oriental: después del Maciédome vemos Pileñes y Ten; y por delante la Sierra de Pries con el Cantu'l Osu.
        Desde el collado previo a la cumbre han desbrozado una senda que baja a la Collá de la Canalina. Nosotros bajamos por la sendilla de la arista nororiental tapizada de brezo y arándanos si llegar a la pista. (Por la Collá pasa la pista que viene de La Encrucijada y baja por un ramal a la Majada Merecueria y por otro sube al Collado Acebal avanzando después por el “Camino Wamba” hasta San Isidro).

Bajando al collado La Canalina. A la derecha se ve la senda desbrozada a la que aludimos en el texto.
        Aprovechando las zonas despejadas, continuamos descendiendo hacia el oeste faldeando la sierra de Corteguero hasta llegar a la Mayada la Carricera con una sola cabaña en pie y los muros de las demás en el suelo; tiene abundantes pastos. Seguimos bajando ahora hacia el norte hasta la Mayada Bayegu con algunas cabañas en uso y tejados negros de goma. Cerca pasa la Riega les Campes con un precioso bosque de ribera. Aquí enlazamos con una senda que nos lleva hacia el oeste donde se impone la vista del agudo Castiello; mientras, a la derecha, al otro lado de la riega, el pico Los Argayos con sus cuevas va quedando atrás.
Mayada la Carricera

Mayada Bayegu
        Cruzamos otro reguero y subimos levemente al collado Castiello a los pies del mismo pico. Encontramos una solitaria y pequeña cabaña. Hay una senda que rodea el pico por la derecha, y baja por el reguero Les Campes hasta la Vega de Cándano y, más allá, a la pista de los Arrudos. La obviamos y seguimos hacia el oeste bajando al Valle la Ramada en cuya ladera encontramos las cabañas de la Mayada Castiellu.

Pico Castiellu. El collado Castiellu está a la izquieda de la foto y en el se aprecia una solitaria cabaña.
Bajando al Valle de La Ramada después del collado Castiellu.
       La tarde se ve echando encima y aun queda bastante por caminar. La senda baja a la riega de La Ramada y sube después duramente hasta alcanzar el breve collado Cobo en la base del pico homónimo donde nos reencontramos con el hayedo. En este tramo, la senda está algo cerrada por la vegetación rastrera pero se sigue bien.
Pico Cobo y Collado Cobo.
         En el hayedo, las abundantes hojas caídas tapan el sendero y lo perdemos. Debemos continuar haciendo uso del GPS. La ladera tiene bastante inclinación y sin bajar demasiado nos encaminamos hacia una riega donde la reencontramos y nos lleva hasta el collado Coipo a los pies del pico del mismo nombre.
         Estos remotos lugares son intrincados y hermosos, no conviene adentrarse en ellos en caso de niebla si no se dispone de un buen sistema de orientación. Ni en el collado anterior ni en este debemos tirar monte abajo; en ambos hay descender escorándose a la izquierda. La senda nos lleva al Arroyo las Campas y lo cruza. Pero, al ver cerca las cabañas de La Cerveriza al otro lado de la riega, la cruzamos creyendo que nos llevará a la majada. Sin embargo, nos aleja del trazado de la ruta. Debemos desandar el camino por otra senda que nos devuelve a la riega unos metros más abajo. La maniobra se ve con claridad en el trazado de la ruta en el mapa. Para alcanzar las cabañas de La Cerveriza, habría sido más sencillo bajar unos metros por la citada riega. Incluso mejor habría sido bajar directos desde el collado Coipo para salir enseguida del bosque a una zona de pradera que baja a la riega y a las cabañas.
Por el hayedo entre los collados Cobo y Coipo.
        De La Cerveriza arranca un camino ancho que se adentra en el precioso hayedo y nos permite descender con rapidez. Bajo el cobijo de la arboleda donde encontramos un extraordinario ejemplar de arce, descendemos rápidamente; son las 6 de la tarde pero el día nublado y la umbría nos dejan a media luz sin posibilidad de hacer buenas fotos y eso que el hayedo está en su mejor momento de color.
     El camino sigue el arroyo de Las Campas, cruza un prado y nos deja, más abajo, en la arreglada majada de Casas Abajo. Poco más adelante está hormigonado y desemboca en el camino de los Arrudos muy cerca del puente Los Campos. Desandamos un par de kilómetros por la ruta hormigonada de los Arrudos y regresamos a Caleao junto a la ermita de San Antonio.

Lorenzo Sánchez Velázquez