jueves, 19 de noviembre de 2015

Pico Mocosu, Lagunas del Páramo y La Pornacal. Circuito desde La Peral

Salida y llegada: Braña La Peral
Perfil de la ruta
Distancia: 19,8 km
Duración: 7:00 h (sin contar paradas)
Subidas acumuladas: 1300 m
Altura Inicial: 1320 m
Altura máxima: 1989 m
Fecha de realización: 14/XI/2015
Dificultad: media
Track de la ruta




Mapa de la ruta

         La braña vaqueira o aldea de La Peral se asienta en la margen izquierda del arroyo Trabanco poco antes de verter en el río Somiedo. Aunque la mayoría de sus viviendas y cuadras tiene una hechura actual, aún conserva algunos teitos. En esta ruta seguiremos algunos tramos del PR AS-14.1 Ruta Valle Pigüeña - La Pornacal - Braña los Cuartos, el resto discurrirá por el pico Mocosu y la Sierra del Páramu.
Teito en La Peral y pico Penouta. Se ve la amplia vega del arroyo Trabanco por donde sube la pista
          Nos acercamos a la braña por la desviación que hay en el kilómetro 47 de la carretera AS-227 cerca del Puerto de Somiedo. Poco antes de llegar, dejamos el vehículo en el aparcamiento (1325 m) pues una señal prohíbe entrar a los vehículos no autorizados.
          Desde el mismo aparcamiento vemos a nuestra espalda (al este), en la otra ladera del valle del río Somiedo, las verticales caídas del Diente, Putacrón y Peña Salgada, mientras que al oeste las imponentes crestas del Penouta flanquearán por la izquierda el primer tramo de la ruta. A la entrada del pueblo, al lado del primer teito, encontramos un panel que nos informa de que estamos en una braña de vaqueiros de alzada. Sus propietarios residen en ella con sus animales y enseres durante la primavera, el verano y el otoño; en invierno bajan a los concejos de Belmonte o de Salas. Se trata de una braña estructurada como un pequeño pueblo, con capilla, luz eléctrica, teléfono, acceso rodado, tierras de labor, prados de siega, etc. La mayoría de las edificaciones tiene cubierta de pizarra y sirve de vivienda, cuadra y henil. Hay varios teitos en uso.
Vista hacia atrás: aldea de La Peral y los picos Putacrón, El Diente y Peña Salgada.
           Siguiendo las marcas del PR y sin adentrarnos en la aldea, que dejamos a la derecha, caminamos casi en llano por una calle hormigonada que la sobrepasa y continúa como pista dejando a ambos lados prados con cerca de piedra. A la izquierda queda un hermoso teito junto a una casa de reciente factura. Enseguida la pista de hormigón se empina y las duras rampas nos llevan hasta Las Collás (1650 m) donde hay un pilón ganadero que sirve de abrevadero al ganado que pasta en estas extensas praderas. Al suroeste, entre Peñas de Canseco y Nuncio y el Penouta, vemos la gran mole del Cornón.
Fuente y pilón de Las Machadas en Las Collás. Al fondo vemos el pico Cornón entre la Peña de Canseco a la dcha y Peña Blanca a la izda.
           En este punto dejamos el camino y el PR, y nos dirigimos hacia por la empinada ladera herbosa situada al norte (a la derecha) hacia la cresta (1800 m) suroriental del Mocosu. Al otro lado se precipita casi vertical quedando a nuestros pies las Brañas de Fuexucu. El Valle de Somiedo nos separa de las extensas Brañas de Mumián protegidas por la Peña de Gúa último bastión de la Sierra de Peñalba que arranca en la cercana Peña Salgada. Se nos ha abierto el frente este y alcanzamos a ver otros muchos montes. De ello daremos cuenta más adelante cuando, encumbrados, tengamos una mayor perspectiva.
Arista suroriental del Mocosu cuyo cima ya vemos.

Brañas de Mumián desde la arista del Mocosu.
           Una senda nos lleva por la misma arista con algún tramo corto entre escobas hasta la misma cima (1989 m) coronada por un vértice geodésico y una cruz con buzón de montaña. Las vistas son impresionantes y abarcan todos los montes de Somiedo (desde el Cornón hasta el Rabo de Asno; Peña Salgada, Peña Orniz, los Albos, Tarambicu, los Bígaros, Cordal de la Mesa, etc.) y Las Ubiñas, alcanzando incluso a la Sierra del Aramo y los Picos de Europa. Realmente tenemos un día espléndido. La aldea de Urria bajo la Peña Palombera está alineada con el Michu y Peña Negra; en la misma visual de las Brañas de Mumián vemos la aldea de Valle del Lago por delante de la Sierra del Tarambicu y la aldea de El Puertu en el Puerto de Somiedo. El puerto de Cereizales al suroeste se encuentra entre Sierra Pelada (Cornón y Cornín) y el Cogollo Cebocheo.
Cornón, Cornín, Peñas de Canseco y del Nuncio y Puerto de Cereizales.

Al Puerto de Cereizales le siguen Los Rasos y Cogollo Cebolléu y Pico Cogollo.

A la izda de la cruz vemos las Brañas de Mumián. El valle del Somiedo precede al de Lago del Valle. Peña Gúa, Pico Alto y Peña Salgada por delante de Peña Chana, Albos. Detrás del Valle del Lago está la Sierra del Tarambicu. Al fondo Las Ubiñas y Peña Orniz.

La aldea de Urria esta protegida por la Sierra Palombera que precede a la extensa cresta de Peña Michu. Peña Negra y la Cordal de La Mesa está por detrás y, al fondo, Sierra del Aramo.
             Después de entretenernos un rato con las vistas, reemprendemos la marcha bajando por la arista suroccidental con caídas casi verticales al norte, donde vemos la aldea de Perlunes. Un pequeño montículo con escobas, el Alto la Cogocha (1924 m), nos lleva en un rápido y corto descenso entre brezo y escobas hasta la primera de las lagunas de la Sierra del Páramu (1788 m). Pequeña y de aguas marrones, no encontramos su nombre en ningún mapa. La primera mitad de la sierra está recorrida por un camino ancho y desbrozado que lleva a una solitaria cabaña situada en el pico Chagariechu, el más alto de la sierra. Sin embargo, las lagunas quedan cerca la ladera occidental y se puede ir de una a otra por una senda entre las escobas y el brezo que invaden toda la sierra.
Primera de las lagunas del Páramo.Al fondo Los Rasos y Cogollo Cebolléu.
          A unos 600 metros encontramos la laguna Chamazo (1787 m). La rodeamos y seguimos después por la arista occidental de la sierra hasta obtener una buena vista del valle en el que se asienta la Braña de La Pornacal y que finaliza en el puerto de Cereizales. Más adelante, siguiendo el borde de la sierra, la preciosa laguna Redonda (1735 m) de aguas transparentes nos recibe a la vez que una pareja de patos levanta el vuelo. La rodeamos por la izquierda y continuamos otro medio kilómetro más hasta alcanzar la pequeña laguna Llamazu y muy cerca de ella la mayor de todas, la laguna Cabreiro (1730 m).
Laguna Redonda con el pico Chagariechu al fondo.

Laguna Cabreiro la más grande de las Lagunas del Páramo.
         Para bajar de la sierra, hacia La Pornacal, debemos desandar hasta la laguna Redonda y lo hacemos por el borde de la sierra buscando un buen mirador en el que parar a reponer fuerzas (1720 m). La ladera occidental de la Sierra del Páramo es bastante inclinada y también está completamente tupida de escobas.
Ladera occidental de la Sierra del Páramo con el valle de La Pornacal a la izquierda.
         El descenso por la zona menos abrupta, frente a La Pornacal, lo hacemos siguiendo una senda poco marcada entre ellas. Primero nos lleva a un claro herboso y más abajo a otro con un solitario árbol. Pronto vemos la Braña las Caránganas (1500 m) con una gran cabaña en ruina y un prado con cerca de piedra. A partir de aquí la senda se hace más evidente y, después de la fuente-pilón de Las Cuércavas (1450 m), se convierte en un camino ancho que baja mediante varias revueltas hasta la famosa y magnífica Braña de La Pornacal (1190 m). Mientras descendemos, obtenemos buenas panorámicas del precioso valle del Piegüeña cerca de su nacimiento en el puerto de Cereizales.
Braña las Caránganas con prado excavado por el jabalí.

Braña de la Pornacal
           Como siempre, la braña no nos defrauda, y disfrutamos de las magníficas estampas de los teitos y cuadras a la vez que nos cruzamos con personas y familias que han subido desde Villar de Vildas por la pista hormigonada. El sol va cayendo y la sombra parte la braña a la mitad; es hora de regresar y aún nos queda un buen trecho. Retomando las marcas del PR AS-14.1, subimos por la pista que lleva a la Braña de Los Cuartos o Braña Viecha y vamos dejando a un lado y otro los prados de La Requexada; mientras, el suave murmullo del Pigüeña nos acompaña. A la altura de la bella cascada del Corralín cuyo hilo de agua se esparce al final cual cabellera al viento, encontramos a la izquierda la desviación hacia La Peral. Nos informa que se tardan 4 horas en llegar y quedan poco más de dos horas de luz; nosotros lo hicimos en 2 y sin forzar la marcha.

Cascada del Corralín.
Desvío hacia La Peral. Al fondo vemos la Peña de Canseco (cortesía de Miguel Mayoral).
          La senda ancha y desbrozada gana altura rápidamente mediante dos grandes revueltas hasta alcanzar el Cocháu Enfistiecha (1698 m) entre Peña Canseco y el Mocosu. Son 500 metros de desnivel los que hay que superar y van pesando los kilómetros. Aún así los subimos muy bien. El collado nos abre de nuevo el frente oriental: Penouta, Peña Salgada, etc.
Después de pasar la fuente-pilón de Borrones contemplamos esta magnifica estampa.
           En el mismo collado el camino gira bruscamente a la izquierda (al norte) y continúa en ligera subida hasta alcanzar la fuente-pilón de Borrones. El sol aún ilumina las cumbres más altas de la Sierra del Rebezu (Peña Salgada) dejándonos una magnífica impresión. En esta fuente nace el río Trabanco que pasa cerca de La Peral poco antes de verter en el Somiedo. Y mientras el río se precipita valle abajo, el camino lo rodea casi en llano para alcanzar enseguida Las Collás y la Fuente las Machadas donde enlazamos con el camino de ida. Otros tres kilómetros de descenso por la pista de hormigón nos dejan de nuevo en La Peral. Preciosa ruta y un día espléndido.

Lorenzo Sánchez Velázquez