martes, 11 de marzo de 2014

Cogollu y "Ruta del Alba"

Datos de la ruta:
Salida y llegada: Circular desde la Soto de Agues, concejo de Sobrescobio.
Distancia:  22 km
Perfil de la ruta
Duración: 6:30 horas (sin paradas)
Altura máxima: 1225 m (en el pico Cogollu)
Subidas acumuladas: 1050 m
Dificultad: media
Fecha de realización: 11 de diciembre de 2010
Track de la ruta

Nota: la descripción de esta ruta corresponde a la ascensión que realicé hace unos años. Como hace poco subimos al Guanalón, la he recuperado para que aparezcan seguidas en el blog.


Sierra del Crespón
La Sierra del Crespón o de la Escrita se descuelga hacia el norte de la Sierra Magrera (picos Forcá y Cuchu) formando un ramillete de agudas crestas calizas (Carbellosu, Cogollo, Guanalón, Les Crespes, etc.) que finalizan en el pico Fueyo o Llampaces cerca del embalse de Rioseco, dividendo, además, los concejos de Laviana y Sobrescobio. La ascensión al Cogollo para disfrutar de sus hermosas vistas y el complemento de la Ruta del Alba fueron los objetivos de esta excursión.





Soto de Agues
Inicio de la ruta
         La carretera AS-17 lleva al puerto de Tarna pasando, entre otros, por los concejos de Sobrescobio y Caso. De la capital del primero, Rioseco, sale a la derecha la carretera SC-2 que finaliza en Ladines y Soto de Agues. En esta última localidad dejamos el coche en el gran aparcamiento que hay a la entrada para dar servicio a la gran cantidad de turistas que visitan la famosa “Ruta del Alba”.





Huella les Oveyes
Descripción:    
Comenzamos caminando por la pista sobre la que se asienta esta ruta, “acondicionada” en su primera mitad hace unos años con gran polémica. El centro de la calzada está hormigonado, dejando a ambos lados a modo de adorno, sendas hileras de piedra plana. A las tres cuartas partes de la otra mitad le han añadido grava compactada, por lo que sólo el kilómetro final conserva su primitivo pavimento. De este modo, la ruta de iniciación a la montaña, que tradicionalmente constituyó la Ruta del Alba, se ha convertido en paseo dominguero para turistas de zapato y tacón.
Cogollu desde la Pradería del Cogollu
Habiendo caminado 1,5 kilómetros por la Ruta del Alba en paralelo al río del mismo nombre, encontramos una pista, que sale a la derecha, y sube a la Mayá de Priella, que obviamos. Unos metros más adelante sale otra, en rampa hormigonada, por la que nos desviamos. Pronto se transforma en camino de tierra, después pasa por las cabañas de Les Bories d’Abaxu y cruza el río Les Boríes por un puente de hormigón, virando al sur. Aquí comienza la fuerte subida de 1,5 kilómetros por un camino con abundante piedra hasta que alcanza las cabañas de la Mayá d’Aviaos. En la parte alta de la “mayá”, donde termina el último prado con cerca de alambre de espino, finaliza el camino ancho, quedando un buen sendero que se adentra en el bosque. Vence la fuerte pendiente describiendo 5 grandes revueltas, llevándonos hacia las peñas de la gran cresta caliza que desciende del Cogollo. La subida, cobijados por la hayas, con el suelo invernal tapizado de hojas secas impresionará nuestra retina de tonos ocres, verdes y marrones. Alcanzadas las peñas, el sendero continúa un corto tramo pegado a ellas, hasta sobrepasarlas por un paso sobre los desplomes verticales de la montaña. En lo alto del crestón se abre el horizonte sur: Retriñón y, más allá, algunas cumbres de Fuentes de Invierno, además de los picos Cogollo y Carbellosu. Sin el impedimento del follaje de los árboles, en invierno, vemos hacia el norte el pico Guanalón y al fondo la Sierra de Peñamayor y la Xamoca. Estas vistas mejorarán considerablemente en desde la cima.
Guanalón y Sierra del Crespón. Al fondo La Xamoca.
El sendero gira bruscamente a la derecha en paralelo al crestón, por la zona conocida como la Huella les Oveyes. Es un tramo de sendero armado que conduce a la Pradería de Cogullu donde hay varias cabañas en estado de ruina o a punto de estarlo. La afilada silueta de la montaña se dibuja con nitidez al oeste. Superadas las cabañas, dejamos este sendero para seguir otro que, entre la cotoya que invade la ladera, sube hasta el cercano y herboso collado Collá Maea, a los pies del Cogollu. Aquí empiezan las peñas que a modo de escalera nos permiten alcanzar su cima en pocos minutos.
Cima del Cogollu
Las vistas abarcan desde los cordales de Ponga y Beleño por el este (Llambria, Campigüeños, Tiatordos, La Senda, Colláu Zorru, Maciédome, Pileñes y Ten, por este orden), hasta el oeste (Peña Mea, cordal de Burra Blanca y Tresconcejos; y la Sierra del Aramo, más lejos). Desde el norte (resto de la Sierra del Crespón, Peñamayor y Xamoca; sierras del Sellón, Aves y Sueve al noreste) hasta el sur donde los picos Carbellosu y Retriñón nos ocultan otras cumbres, dejando ver, entre ambos, el pico Fuentes y los Castillones en la Serranía de las Fuentes de Invierno. A la derecha del Carbellosu aparecen las grandes montañas de la Cordillera Cantábrica en torno al Estorbín.

Paisaje "encantado" a los pies del Carbellosu
Descendemos al collado por continuar por el lomo de la sierra, siguiendo un sendero hacia el sur, que nos llevará al pico Arroz (apenas unas peñas en medio del amplio collado). El sendero continúa dejando a la izquierda otro  montículo, que, superado, nos baja hasta el collado Perugues o Campa Peruve. Aquí finaliza el sendero. Para descender hasta el fondo del valle, situado al este, por donde pasa el arroyo Carbellosu o reguero de Riepando, o arroyo La Inverniza, que estos tres nombre he encontrado en los mapas consultados, seguimos campo a través por donde mejor nos parece. Cruzamos un bosquete y descendemos por una zona de antiguas praderías hoy tomadas por la vegetación de helechos, alguna zarza, y cotoyas. El descenso, bastante empinado, nos conduce hacia la evidente foz que forma el Carbellosu con el Cantu Texera. En la zona baja del valle encontramos un sendero que nos lleva a la entrada a la misma foz, por donde podemos cruzar con facilidad la riega. Justo al otro lado arranca otra senda que sube hasta las cabañas altas de La Trapa, donde finaliza una pista, apta para vehículos todoterreno, que viene desde la Ruta del Alba. La majada tiene varias cabañas y prados bien cuidados. Tras un corto llaneo y dos grandes revueltas, la pista emprende un vertiginoso descenso, pasando al lado de varias cabañas, arregladas unas y en ruinas otras. Sus nombres: El Pandu y El Argumosu. Casi todas, tanto las de La Trapa como del Pandu o el Argunosu, están acompañadas de grandes tejos. La pista, hormigonada en los tramos de mayor pendiente, nos deja finalmente en el Ruta del Alba a la altura del Retortotiu. Desde este punto habríamos podido regresar a Soto de Agues por la “Ruta del Alba” después de 4 horas y media de caminata.
Por la ruta del Alba
  











Como se nos quedó corta, decidimos completarla añadiendo el tramo que nos faltaba para completar la “Ruta del Alba”, ida y vuelta, sabiendo que esto implicaba otros 7 kilómetros más y un desnivel adicional de 300 m. Está descrita en muchos libros y, por ello, no me detengo en pormenores. Destacar la impresionante foz del río Alba que se encuentra al final del recorrido, con magníficas cascadas y regueros que rezuman de la montaña, constriñendo el bravo y salvaje río a un profundo surco. El ruta termina de Cruz de los Ríos, desde donde vemos, a la derecha, la gran montaña del Cuchu de la Sierra de Collarroces que nos separa del concejo de Aller. Regresamos por la “ruta” hasta Soto de Agues.

Lorenzo Sánchez Velázquez