sábado, 27 de enero de 2018

Carba de Fusneo y La Portiecha. Circular desde Xomezana Riba

Salida: Jomezana de Arriba (Xomezana Riba) (Concejo de Lena)
Distancia: 16,5 km
Duración: 7:00 h (sin contar paradas)
Subidas acumuladas: 1250 m
Altura Inicial: 720 m
Altura máxima: 1605 m
Fecha de realización: 20/I/2017
Dificultad: media
Track de la ruta

Itinerario: Jomezana de Arriba (Xomezana Riba) (Lena) – Desvío por Senda de Valseco – Reguero Conforcos – Las Bobias – El Pividal – Alto de la Portilla – La Carba de Fusneo – Veiga Fuentes – Peña la Portiecha – La Primaliega – El Cabril – El Felechal – Cordal – Mayaón – Vigaeros – Barranco de Xomezana – Xomezana Riba.

Cuando en Campomanes comienza la subida por la autopista de peaje AP 66, despunta a la derecha una solitaria y piramidal montaña por delante de la cordillera. Es la peña La Portiecha que desde esta perspectiva parece solo apta para la escalada; tan esbelta, tan visible y tan desconocida. Sin embargo, es una peña que se sube sin problema por su amplia arista suroriental. La ruta, además, nos va a permitir coronar la alomada Carba de Fusneo y visitar algunas brañas y puertos haciendo un recorrido circular desde Jomezana.
Peña la Portiecha y Barranco de Jomezana
Aparcamos en la preciosa aldea lenense de Xomezana Riba con sus antiguas casonas (El Corralón, la Rectoral), la iglesia de San Pedro (con portada medieval del siglo XIV y resto del siglo XVIII, restaurada en los siglos XIX y XX) y su rico patrimonio etnográfico en el que destacan sus hórreos y paneras en uso, algunos molinos y el lavadero situado en el centro de la aldea. Por aquí pasan dos rutas de montaña que seguiremos en algunos tramos: la Ruta del Valle de Jomezana (PR AS-89) y la Ruta de los Vaqueros (PR AS-232).
Hórreo en Xomezana Riba
Lavadero en el centro de Xomezana Riba
Comenzamos a caminar subiendo por la calle principal que pronto deja a la derecha el desvío que nos llevaría a la Iglesia de San Pedro (queda pendiente para otro día). Arriba, la ancha pista gira a la izquierda para continuar definitivamente hacia el oeste por el valle o barranco de Jomezana. Desde la misma aldea y en todo el recorrido, destaca al sur la afilada cumbre de La Portiecha que a medida que avanzamos nos va mostrando su alargada cresta meridional. El valle finaliza en los puertos donde se asientan las brañas de Las Bobias y el Pividal, puertos a su vez encerrados por la alomada Carba de Fusneo, la piramidal caliza de Peña Foxón y el extremo oriental de la también alargada mole calcárea de la Carba de Valseco. Un gran bosque rellena el fondo del barranco y toda la ladera oriental del valle (bajo La Portiecha y la Carba de Fusneo), quedando los prados, praderas y cabañas en la occidental o en la cabecera. En este tramo coinciden los PR 89 y 232.
Peña la Portiecha, Carba de Fusneo y Peña Foxón que cierran el Barranco de Jomezana
La pista ancha y hormigonada avanza por el valle de Jomezana. Al fondo Peña Foxón y Carba de Valseco.
Cuando la pista da la primera revuelta a la derecha para subir a las brañas de Conforcos y El Ventanosu, la abandonamos para seguir por el camino de frente (hay un poste de señalización que marca el PR AS-89). Este, todavía ancho, gira pronto a la izquierda para bajar al fondo del barranco y continuar por él hasta El Pividal en la cabecera del valle. Dudamos de seguir por él o continuar de frente (está señalizado) por la Senda de Valseco que, a media ladera, recorre también el valle hasta su cabecera. Nos decidimos por la última opción por tres motivos: está más despejada de arbolado y permite continuar disfrutando del paisaje (el camino ancho del fondo se sumerge en el bosque y las vistas son escasas), es una senda y, además, por aquí va el PR AS-89.
Senda de Valseco
La senda cruza el reguero de Conforcos y un crestón calizo en donde han colocado una rústica portilla. Después, remonta duramente en paralelo a otro crestón y es aquí donde encontramos los restos del primitivo empedrado que debió tener este camino que comunicaba Jomezana con los amplios pastos de Valseco entre los picos Tapinón y Carva de Valseco. Al final de la cuesta sale otra senda, que remonta hasta la Braña de Miramanes donde enlaza con la ancha pista que dejamos antes. Nuestra senda faldea en ascenso la ladera con evidente falta de desbroce entre cotoyas y zarzas, aunque se pasa bien. Después de dejar atrás otros dos crestones que, como las anteriores, bajan transversales como costillas sobre la ladera, desembocamos en un la Braña las Bobias, hasta donde sube el camino ancho que avanza por el fondo del valle. Una cabaña y varios prados quedan a la izquierda del camino, mientras que por la ladera opuesta se extiende un hermoso bosque dividido en dos perfectamente delimitados: un hayedo en la zona más baja y un acebal que se extiende hacia los puertos que cierran el valle.
La Senda de Valseco conserva unos pocos tramos de empedrado
Después de cruzar varios crestones la Senda de Valseco en perfecta traza faldea la sierra hacia los puerto que se ven al fondo. Limitados por Peña Foxón y la Carva de Valseco.
Cabaña en Las Bobias. Por detrás el extremo oriental de la Carva de Valseco.
Entre esta braña y la siguiente de El Pividal encontramos prados y cabañas en aparente buen estado. Después del último prado con cerca de piedra del Pividal, se extienden los amplios pastos del puerto y, en medio de ellos, han restaurado recientemente una pequeña cabaña que, más bien, parece refugio de montaña.
Brañas del Pividal y puertos. Por detrás, Peña Foxón.

Cabaña en el Pividal. Por detrás Carva de Valseco.

Pequeña cabaña recién restaurada en las camperas de Pividal. Por detrás, la Carva de Valseco
 Avanzamos por la campera en dirección al Alto de la Portilla. En el último tramo, el más inclinado, la senda se retuerce entre manchas de nieve y algunos acebos, hasta alcanzar al alomado Alto de la Portilla entre la piramidal Peña Foxón y La Carba de Fusneo. Se abre el horizonte sur (picos La Almagrera, La Mesa, Las Planas y La Tesa) y el también el suroccidental (Peña Cerreos y Peña Ubiña). La traza del camino que viene de Tuiza Riba y que se dirige a los pastos de Valseco se dibuja con nitidez en la fina capa de nieve mientras rodea la Peña Foxón.
Alto de la Portilla entre Peña Foxón a la derecha y Carba de Fusneo a la izda (no se ven en la foto)
Vista atrás desde la subida al Alto de la Portilla. Barranco de Jomezana y Brañas del Pividal.
Alomada Carba de Fusneo poco antes de llegar al Alto de la Portilla

Cruce de caminos en el Alto de la Portilla. Al fondo la alargada cima de la Carba de Valseco
Desde el Alto de la Portilla. Peña Castiellu (izda) y, al fondo, Peña Cerreos. Peña Ubiña quedó oculta por la nubes a la derecha de la foto.
Abandonamos las marcas de los PR (el 89 baja a Tuiza a través del Collado del Viso, mientras que el 232 rodea la Carba de Fusneo hasta Veiga Fuentes) y nos dirigimos monte arriba hacia la cumbre más alta del día, la Carba de Fusneo. Enseguida y con poco esfuerzo alcanzamos la cima situada sobre uno de los pequeños crestones calizos que cortan transversalmente la montaña. Se ha levantado un viento frío y desapacible que no invita a quedarse mucho tiempo allí.


Alto de la Portilla, Peña Foxón y Tapinón desde la Carba de Fusneo

Bajando por la ladera oriental de la Carba de Fusneo hacia Veiga Fuentes con la Peña Portiecha al otro lado.
Seguimos hacia el este superando otro crestón calizo para emprender después un pronunciado descenso en paralelo a otras afloraciones calizas hasta alcanzar los pastizales de Veiga Fuentes. A la derecha queda la modesta, desde aquí, Peña Cornechana que cae muy vertical al otro lado, al sur, sobre los prados y cabañas de El Pandiechu.
Subiendo a La Portiecha echamos la vista atrás: Veiga Fuentes, Carba de Fusneo, Peña Foxón y Tapinón.
Otra vista atrás desde cerca de La Portiecha: Peña Cornechana y, cerrando, La Tesa, Las Planas, La Mesa y La Almagrera.
De nuevo comenzamos a subir por una senda que cruza primero el pastizal y después una zona invadida por la cotoya hasta situarnos a los pies de la Peña la Portiecha. Una corta y sencilla canal nos sitúa en una alargada y ancha hondonada herbosa, Río Ciminu, que se estrecha en el roquedal. La sendilla hitada permite pasar entre los bloques de caliza que apenas dejan entrever las impresionantes caídas a ambos lados. No ofrece ninguna dificultad pero tampoco hay que descuidarse. El sendero nos ayuda en el montículo cimero que desde lejos parece complicado y no lo es. Encontramos una cruz antigua hecha con hierros de ferralla que se ha desclavado y alguien la ha asegurado invertida y un buzón cilíndrico más moderno.
Pequeña canal de subida a La Portiecha
Otra vista atrás desde La Portiecha: prados y cabañas de Ordiales y Pandiechu. La Mesa, La Almagrera y Puerto el Palo.
Vista atrás desde la crestería de La Portiecha.
Grandes bloques de caliza que hay que bordear para alcanzar la cima de La Portiecha, cuyo antigo buzón ya vemos.
 Vistas sobre el valle del Huerna con la AP-66 zigzagueando por la ladera de la Sierra de los Llanos de Somerón. Sierras y montañas del centro de Asturias: Carrocedo (La Carisa), la Sierra de los Llanos de Somerón al este; la del Cuito Negro, la que contiene Las Terratientas, La Tesa, La Mesa y La Almagrera, al sur; le siguen Peña Cerreos y Peña Ubiña; al oeste alineadas La Carba de Fusneo, Peña Foxón y el Tapinón; a su derecha la Carva de Valseco. Hacia el norte y noreste encontramos las aldeas de Piñera cortada en dos por la autopista, las dos Xomezanas y, más lejos, Brañavalera. La vista alcanza incluso hasta las chimeneas de la central térmica de Aboño cerca de Gijón.
Cima de La Portiecha. Por detrás vemos el Cordal de los Llanos de Somerón y el Cordal de Carrocedo.
Valle del Huerna y autopista AP-66. El puerto de Pajares se ve hacia la izquerda
Cima de La Portiecha. Vistas entre el Puerto el Palo y la Ubiña (oculta por las nubes).

fu
Desde La Portiecha: Carba de Fusneo, Peña Foxón y Tapinón (casi oculto por las nubes). A la derecha Braña de Pividal.
Como el viento sopla del oeste paramos a comer protegidos en una pequeña repisa de la cara este. Reanudamos la ruta desandando la alargada arista de la montaña y bajando la corta canal. Después viramos al sur para continuar el descenso en paralelo al roquedo por un terreno invadido por la cotoya, que se cruza bien, hasta enlazar de nuevo con la senda marcada del PR AS-232 que nos encamina hacia el noreste completando el rodeo de la alargada peña. Enseguida nos topamos con el muro del primer prado de La Primaliega que bordeamos por arriba. Otras cabañas y prados se suceden a nuestra derecha mientras la gran mole caliza va quedando atrás a la izquierda.
Bajando el montículo cimero de La Portiecha.
Aspecto de la bajada, para rodear La Portiecha (se pasa bien). Vemos Peña Cornechana y Carba de Fusneo.
Prados y cabañas de La Primaliega con Peña la Portiecha detrás. El camino rodea los prados por arriba.

En las cabañas y fincas de El Cabril la senda tiene continuidad en un ancho camino terrero y comienza el fuerte descenso. Los prados con cerca de piedra y las cabañas se suceden a un lado u otro: El Felechal, Cordal, Mayaón son algunos de sus nombres.

Cabaña en El Cabril, donde enlazamos con un camino terrero ancho.

Cabaña en El Mayaón.

Imagen del camino por el que bajamos, antes del desvío hacia Xomezana Riba
En el Mayaón el camino se bifurca: la pista principal que sigue de frente lleva las marcas del PR y, después de varias revueltas, finaliza en Xomezana d’Abaxo; el nuestro sale a la izquierda y se adentra en un denso castañar con viejos y gruesos ejemplares. Pero a la derecha quedan aún los prados y cabañas de Vigaeros, mientras que a la otra mano el frondoso bosque rellena completamente la ladera. Encontramos este tramo completamente embarrado e invadido en algunas zonas por el arroyo; se hace pesado. El pronunciado descenso finaliza en el puente que atraviesa el Barranco de Xomezana. Allí mismo se puede visitar el Molín de Pedreo, uno de los muchos que cubrían el curso del caudaloso regato. Aprovechamos para quitarnos el barro de las botas.
Xomezana Riba. Al fondo a la derecha vemos Brañavalera.
Aunque este tramo del camino hacia Xomezana estaba bien, la mayor parte estaba embarrado.

Cabaña y Prado de Vigaeros.

Cerca de Xomezana Riba y antes de cruzar el barranco para subir después a la aldea.

Molín de Pedreo en el arroyo del Barranco de Jomezana
El camino sube entre prados con algunas ovejas custodiadas por perros ladradores y finaliza en Xomezana Riba justo en la plaza donde hemos aparcado el coche y donde, además, hay un grifo donde limpiar bien las botas.

Lorenzo Sánchez Velázquez