jueves, 25 de enero de 2018

Peña Collada. Circular desde Las Ventas

Salida y Llegada: Las Ventas (Concejo de Proaza) 
Distancia: 15,5 km
Duración: 6:00 h (sin contar paradas)
Subidas acumuladas: 990 m
Altura Inicial: 330 m
Altura máxima: 1104 m
Fecha de realización: 14/I/2017
Dificultad: media
Track de la ruta

Itinerario: Las Ventas (Proaza) – Senda del Oso – Valle la Rebollosa – Collado Oliz – Reguero Mingoyo – El Colladín (Collado Mingoyo) – Majada Mingoyo – Majada la Espina (Brañas de Zarameo) – La Cochadiella – Collado y Majada Michandoiro – Peña Collada (Rebollosa) – Michandoiro – La Cochadiella – Braña la Collada (Gromolateicha) – Arroyo de San Martín – Santa María – El Toral – Las Ventas.

La sierra cuarcítica de Peña Collada está rodeada por otras de naturaleza caliza como la Sierra de Peña Gradura, la del Gorrión o la de Caranga que son extensión natural o se desgajan hacia el norte de la extensa Sierra de Sobia. Escarpada y tapizada por un tupido brezal, la Peña Collada ofrece unas vistas espectaculares de las montañas, valles y aldeas que la rodean; en su extremo septentrional se encuentran los restos de un castro que no llegamos a visitar.
Peña Collada. Foto tomada durante la subida por el valle Mingoyo
Las Ventas es una pequeña aldea casi deshabitada del concejo de Proaza situada en la carretera AS-228 (carretera que va a San Martín de Teverga). Aparcamos junto al desvío hacia Bustiello y Fabar, y comenzamos la caminata cruzando el río Teverga por el puente que lleva a las citadas aldeas, para seguir después por la “Senda del Oso” que se solapa con la propia carretera. Enseguida abandonamos la carretera para seguir el antiguo camino ferroviario que discurre en este tramo por la margen izquierda del río. Pronto lo cruzamos por un húmedo y resbaladizo puente metálico para sumergirnos en una corta y estrecha foz formada por los escarpes verticales de la sierra de Peña Collada.
"Senda del Oso" con el río Teverga
Carretera AS-228, río Teverga y "Senda del Oso" en el desfiladero que forma Peña Collada, a la derecha.

Al otro lado del crestón rocoso que forma la foz se abre a la derecha el valle de La Rebollosa por donde vamos a subir. La pista, hormigonada y señalizada con un poste de una ruta para BTT, remonta hacia el sur en medio de un pinar que rellena completamente el valle. Varias revueltas y 400 metros de subida nos llevan al collado Oliz que da acceso al valle de Zarameo. Este collado se sitúa entre la imponente y vertical mole de Peña Collada a la derecha y la pequeña pero afilada cumbre de Los Neninos. A una corta bajada le sigue una dura subida por otra pista hormigonada, mientras, por la izquierda, enlaza con la que viene de Caranga.
Pista hormigonada que nos saca de la Senda del Oso y poste de señalización de una ruta BTT
La pista remonta el valle La Rebollasa reconvertido en pinar.
Llegando al Collado Oliz
Un primer cruce del arroyo Mingoyo nos sumerge en el propio valle por donde sube un camino terrero que vuelve a cruzar y descruzar el arroyo para situarnos en el precioso Collado Mingoyo o Colladín. Las Sierras de Caranga, de Tene, parte del Aramo y la del Gorrión se abren desde los pastos de esta atalaya; pero el día está nublado y las nubes nos ocultan las cumbres por encima de los 1500 metros (el Aramo).
Primer cruce del Arroyo Mingoyo

Desde el collado Mingoyo o Colladín vemos la Sierra del Gorrión con el Pico Mayor sobresaliendo a la izquierda.

Peña Collada y collado Michandorio. Foto tomada desde el collado Mingoyo o Colladín
Mantenemos la dirección sur para bajar a la pradera de la Majada Mingoyo con una solitaria cabaña en buen estado a la sombra de un original fresno. En esta zona de hierba el camino parece perderse, pero se recupera fácilmente al otro lado para continuar la subida dando después un quiebro hacia poniente y encaramarnos sobre otro hombro de la sierra. Un corto desvío a la izquierda nos lleva a visitar la Majada la Espina o Braña de Zarameo con algunas cabañas en ruinas mientras se están arreglando otras.
Solitaria cabaña en la Majada Mingoyo
Cabaña en la Majada la Espina o Braña de Zarameo.
Un extenso acebal cubre la ladera oeste que avanza hacia la Sierra de Sobia

Desde el montículo que protege la braña del frío norte tenemos unas vistas espectaculares de Peña Collada y del camino ancho que nos llevará hasta su base. Mientras va rodeando la cabecera del valle Mingoyo, vira la dirección oeste por la norte para situarnos al cabo en el cruce de caminos del collado La Cochadiella. Hacia el norte sigue el que lleva al collado Michandorio en la base de Peña Collada y más allá a bajar por la moderna pista a la aldea de Santa María, hacia poniente salen dos caminos que recorren a mayor o menor altura el lomo que separa el Valle de San Martín del de San Esteban para finalizar también en Santa María.
Desde la Braña la Espina tenemos esta magnífica vista de Peña Collada y el collado Michandorio

Peña Collada desde el collado La Cochadiella. La senda de subida está en la amplia vaguada de la izquierda.

Bajamos unos metros a los prados y cabaña de Michandorio. La parte inferior de Peña Collada tiene unas verticales peñas cortadas a tajo como dientes afilados y entre sus intersticios medran densas matas de brezo que impiden el acceso. Las rodeamos por la izquierda siguiendo los prados hasta dar con una amplia vallina, también colonizada completamente por el brezo. Por allí sube una incipiente senda que recientemente han desbrozado apenas pero que nos ayudará considerablemente en la progresión.
Subiendo a Peña Collada por el tupido brezal. Una pequeña senda nos ayuda en la progresión

La subida es dura y, sin la sendilla, difícilmente hubiésemos podido alcanzar la cima; tan tupido y alto está el brezal. Cuando estamos llegando a la arista de la montaña vemos un nutrido grupo de montañeros que vienen por detrás y parece que siguen nuestro itinerario. Más tarde, cuando estamos arriba, nos dicen que son del G.M. Pico Urriellu de Gijón y, si no entendí mal, algunos miembros del grupo habían desbrozado la subida unos días antes.

Vista atrás desde la subida a Peña Collada: collados Michandorio (del que sale la pista que obviaremos en la bajada) y La Cochadiella; con nieve el acebal próximo a la Majada Espina y, al fondo, la Sierra de Sobia.
En la cima hay un pequeño buzón de montaña. Las vistas comprenden todos los picos y sierras antes mencionados. El valle de Zarameo avanza hacia noreste hasta desembocar en el de Trubia donde vemos la aldea de Caranga de Arriba. En dirección este encontramos las aldeas de Aciera al otro lado de la Sierra de Caranga, Tene bajo la sierra homónima (Pico Airúa) y Bermiego a los pies del Aramo. La del Gorrión hacia el sureste enlaza en el sur con la de Sobia que nos cierra completamente las vistas sur y suroeste. La profunda foz de Valdecerezales, por donde pasan el río Teverga y la carretera AS-228, separa las sierras de Sobia y Gradura. Ésta última avanza por Peña Sala, el Pico Oubiu, Caldoviero y Pico Pelao; más allá está La Loral. Por delante las aldeas de Fabar y Bustiello.
Arista de Peña Collada
Buzón de montaña

Sierra del Gorrión: Peña Mayor, Contutreiru, Granda Mollia y la Rasa de Mingoyo.
 Mientras reponemos fuerzas llegan los compañeros del G.M. Picu Urriellu. Poco paran en la cumbre; prefieren comer abajo. Les seguimos y comprobamos como la sendilla, después de haber subido y bajado por la ella unas 30 personas, está mucho más marcada y fácil de seguir. Quedan comiendo en Michandorio mientras proseguimos hacia el collado La Cochadiella, obviando la ancha pista que baja directa a Santa María. Queremos bajar por el camino antiguo.

Sierra de Tene (Pico Airúa Naval). Por detrás, con nubes, la del Aramo.
Sierra de Caranga
 Como está mucho más marcado, cogemos el camino de arriba y enseguida debemos rectificar para bajar a la senda de abajo, menos perceptible. Tiene algo de maleza pero es fácil de seguir hasta la aldea abandonada de La Collada. Allí encontramos a dos ganaderos que buscan a una yegua con su cría. Nos dicen que esta aldea abandonada tenía casas con horno para amasar y que en realidad se llama Gromolateicha y que el camino de bajada está bastante cerrado por lo que nos aconsejan cruzar un prado y coger otro que baja al fondo del valle San Martín y continúa después por la ladera opuesta.
Camino antiguo que baja a Santa María

Cabaña en La Collada (Gromolateicha).

Hacemos lo que nos aconsejan y accedemos a un camino embarrado, con abundantes piedras sueltas o muy resbaladizas donde están fijas y bastante incómodo. Quizás hubiera sido mejor, como hicieron los del Urriellu, continuar por el antiguo (el que teníamos previsto) que sigue el lomo de la sierra y baja al final en medio del bosque hasta el arroyo.
El camino está tan embarrado que en algunos tramos bajamos en paralelo por el bosque.
 
En otros tramos las piedras mojadas resbalan

Llegando a Santa María. No queda más que bajar por la carretera hasta Las Ventas.
 A partir del depósito del agua el camino es bueno y enseguida nos deja en la aldea de Santa María. Hórreos y paneras, cuadras antiguas y casas nuevas y viejas forman una abigarrada mezcla. A la vez llegan los compañeros del GM y nos dicen que el camino antiguo desde La Collada no está cerrado como nos dijeron los ganaderos, aunque es incómodo de seguir; aunque suponemos que no tanto como el que hemos traído. Un kilómetro y medio de bajada por la carretera, dejando a la derecha las casas de El Toral, nos llevan a la carretera AS-228 en Las Ventas. Y unos metros por ella al cruce de Bustiello.


Lorenzo Sánchez Velázquez