sábado, 25 de noviembre de 2017

Tambarón. Circular desde Montrondo y Murias de Paredes

Salida y Llegada: Montrondo (Comarca de La Omaña en León)
Distancia: 22,7 km
Duración: 6:30 h (sin contar paradas)
Subidas acumuladas: 1000 m
Altura Inicial: 1290 m
Altura máxima: 2102 m
Fecha de realización: 11/XI/2017
Dificultad: media
Track de la ruta



Itinerario: Montrondo – Cruce Río Omaña – Prados de Traselcáscaro – El Carrentiego (Abedular de Montrondo) – Fuente de la Canalina – Arroyo la Portiecha – Desvío hacia la Peñona – Laguna del Pozo Llao (Pozo Hollado) – Pico Tambarón (Sur) – Boqueta de las Fanas (Collaín Sarnoso) – Pico Tambarón (Norte) – Alto de las Fanas (Peñas Rubias) – Miro de la Gloria o Alto de la Colchona – Collado de los Negreros – Collado Verdasca – Arroyo y valle de Fasgarón – Fuente de Casasola – Puerto de la Magdalena – Arroyo de Cativo – Murias de Paredes – Montrondo.

Separada de la Babia, al norte, por las sierras de Villabandín (Alto de la Cañada) y Filera, al oeste del Alto Sil por la de Gistredo (Catoute, Tambarón y Nevadín) y al sur por la Fernán Pérez (Arcos del Agua), la comarca histórica de Las Omañas no tiene naturaleza administrativa y comprende los municipios de Paredes de Murias, Riello y Valdesamario. Está recorrida por el río Omaña que, al unirse con el Luna forma el Órbigo y contiene alargados valles en cuyas cabeceras quedan las marcas de los glaciares; valles como los del río Gordo, el Valle Chico, La Lomba y Valdesamario.
Original fuente en Montrondo
Como hace unos meses anduvimos por algunas de estas montañas y valles para alcanzar las cimas del Alto de la Cañada, Fernán Pérez (Arcos del Agua) y Nevadín, emprendimos esta excursión con la finalidad de completar las cumbres más altas de Las Omañas. Queríamos, además, acercarnos a las fuentes del río Omaña y al valle de Fagarón en cuyas laderas se asientan hermosos y tupidos abedulares que en este época muestran sus colores de otoño en las zonas bajas o los blancos de sus troncos y los violetas de sus brotes en las más altas.
Prados de Traselcáscaro a las afueras de Montrondo
Para llegar a Montrondo desde Asturias cogemos la salida a Villablino de la A-66 después de cruzar el túnel del Negrón. En la aldea babiana de Cabrillanes nos desviamos a Los Bayos, en la Omaña, donde enlazamos con la carretera LE-493 para seguir hacia el sur hasta la cercana Paredes de Murias. Aunque podríamos iniciar la ruta en este punto o antes en el Puerto de la Magdalena, y en previsión de que tengamos que hacer el último tramo de la ruta cerca del anochecer, preferimos empezar más cerca en la aldea de Montrondo donde finaliza la carretera.
Abedular de Montrondo
Iniciamos la larga caminata atravesando la aldea donde encontramos una original y moderna fuente. Después de las últimas casas, la pista ancha y llana cruza el río Omaña y se dirige al suroeste por la margen derecha dejando a una y otra mano los prados de Traselcáscaro mientras, por la ladera norte del Pico Cueto (Sierra de Oceo), se extiende el gran abedular de Montrondo. Enseguida los prados quedan atrás y la pista continúa por la linde del gran y tupido bosque cuyos blancos troncos contrastan con sus brotes violetas. Un camino que obviamos sale a la derecha y atraviesa el río por un puente de piedra y se dirige hacia unos prados situados en la otra orilla.
Fuente de la Canalina
Los últimos abedules en el camino hacia el  Valle Mular. Por detrás se aprecia La Peñona.
Camino, valle y abedular giran al oeste en la zona de El Carrentiego donde encontramos las Fuente de la Canalina con buen chorro. Después de atravesar el Arroyo la Portiecha, el camino aumenta la pendiente y bordea la peña La Peñona buscando los pastos altos del valle Mular. Un poco antes de que el arroyo homónimo se junte con el que baja del Pozo Llao (entre ambos y el Bozquemao que baja del collado de Los Negreros forman las principales fuentes del río Omaña), cogemos un desvío a la izquierda (sur) entre altas escobas que casi tapan el antiguo camino. Cuando nos situamos sobre La Peñona, en el alargado lomo oriental del Tambarón, el camino, transformado en sendero, gira bruscamente al oeste entre brezos bajos; aparecen los primeros hitos. La senda continúa la progresión entre breves pastos colonizados por brezos, escobas y arándanos y nos sitúa sobre la Laguna Pozo Llao (Pozo Hollado).
Vista atrás del valle de cabecera del río Omaña por donde hemos subido.

Detrás del crestón, a la izquierda, se ve la cima del Tambarón Sur. En la hondonada  que se ve hacia la derecha está La Laguna Pozo Llao.

Laguna Pozo Llao (Pozo Hollado) la más grande de La Omaña.
En sus aguas, según una antigua leyenda, habitaba un “cuélebre” que raptaba doncellas hasta que un príncipe… La senda se pierde y rodeamos por la izquierda un crestón para subir después por una vaguada que nos deja en la base del Tambarón Sur. Retomamos la senda por la empinada ladera que serpentea los últimos 100 metros hasta alcanzar la alomada y extensa cima ornada con dos grandes hitos. El viento es frío, preludio del cercano invierno, pero el  espléndido día y las cumbres más altas espolvoreadas con la reciente nieve, nos permiten disfrutar de unas vistas formidables. Desde el cercano pico Nevadín y la Cordillera Cantábrica (Cueto Arbás, Cornón, Picos Blancos, Solarco, Morronegro, Las Ubiñas entre otros muchos) al norte hasta las sierras Vizbueno y Fernán Pérez (Arcos del Agua) al sur, y desde la Sierra del Gistredo (Catoute y Valdeiglesias) al oeste hasta la de Villabandín (Alto de la Cañada) al este.
Vemos el Tambarón Sur. Dejamos el crestón a la derecha y remontamos hasta el collado entre canchales y brezos.

Buzón de montaña e hitos en la cima sur del Tambarón.

Cima norte del Tambarón vista desde la sur. Entre ambas vemos el Collaín Sarnoso o Boqueta de las Fanas
Los días son cortos y la ruta larga; poco paramos en esta primera cumbre, la de menor altura pero la más adornada. Las hierbas cumbreras, dan paso a los enebros rastreros y los brezos de bajo porte que se intercalan entre los pequeños canchales de cuarcitas en la ladera norte por la que realizamos un corto y suave descenso hasta el Collaín Sarnoso o Boqueta de las Fanas. La senda nos permite ascender a la cumbre más alta del Tambarón situada sobre unos bloques de cuarcita con un gran hito y las mismas vistas. Si acaso destacar que desde aquí apreciamos mejor el pico Nevadín y vemos completa la sierra que vamos seguir antes de bajar por el valle de Fasgarón.
Pico Cornón desde el Tambarón Sur.

Peña Crespa (hacia el centro de la foto) y Peña Orniz por detrás; el Montihuero a la derecha,

Ubiñas desde la cima sur del Tambarón

Pico Catoute desde el Tambarón
Pico Valdeiglesias desde el Tambarón

Llegando al canchal que rellena la cima norte del Tambarón
Descendemos por la pedregosa ladera norte siguiendo la configuración de la sierra mientras a la derecha van quedando los pastos del valle de Bozquemao donde se asienta el arroyo del mismo nombre, otra de las fuentes de río Omaña como ya indicamos. Llaneamos por la sierra en dirección norte superando pronto unas breves peñas que tienen por nombre Alto de la Fana o Peñas Rubias; apenas un peñasco en el alargado lomo de la sierra. Enseguida llegamos a otro lomo llamado Miro de la Gloria o Alto de la Colchona que hace honor a su nombre, pues las vistas son tan buenas como las del Tambarón, excepto por el oeste. Aquí paramos a reponer fuerzas para afrontar mejor lo que queda de jornada.
Pico Dos Hermanos (izda), Nevadín (el más alto en el centro) y Vendimia, desde el Miro de la Gloria.
Bajando del Miro de la Gloria (Alto de la Colchona) hacia el Collado de los Negreros, al otro lado, el pico Miro Cutichón. Nuestro camino faldea este pico hasta el collado Verdasca en el centro de la foto.
Reanudamos la marcha bajando por la ladera norte que enseguida vira al este. Invadida por las escobas, podemos seguir gracias a un desbroce que se ha hecho a modo de cortafuegos a ambos lados de una alambrada de espino hasta alcanzar el Collado de los Negreros donde retomamos las marcas de la ruta por las Fuentes del Omaña. Cruzamos la alambrada y accedemos a una pista ancha que llanea dejando a la izquierda el valle de la Vega del Agua con una pequeña laguna y un bosquete de abedules en su ladera oriental. El camino faldea por el norte el pico Miro Cutichón hasta el cercano Collado Verdasca que se asoma al Valle del Fasgarón por donde vamos a bajar.
De camino al Collado Verdasca dejamos a la izquierda el valle de la Vega del Agua con su pequeña laguna y el bosquete de abedules.
Tras cruzar una portilla metálica, el camino ancho baja rápidamente entre escobas hacia el amplio valle. Buenos pastos, ladera oriental cubierta de otro hermoso abedular a punto de otoño, algunas vacas pastando que acuden raudas a la llamada de bocina del todoterreno del ganadero, un refugio en buen estado con chimenea, mesa y estrecho somier de madera… El camino rodea la cabera del valle por encima de los pastos y continúa por su margen derecha hacia el noreste tocando apenas el abedular que nos ofrece sus dorados con los últimos rayos de la tarde.
Desde el Collado Verdasca vemos el Valle del Fasgarón con su gran abedular cubriendo la ladera oriental.
Valle del Fasgarón

El valle del Fasgarón desemboca en los amplios pastos del puerto de la Magdalena por donde avanza nuestro camino girando al sureste en paralelo a los prados. Pasamos junto a la fuente de Casasosa con abundante agua y dejamos en medio de la extensa pradera las ruinas de la ermita de La Magdalena que tiene una parte de la techumbre en el suelo mientras la otra mitad está recubierta de barro.
Abedules en el Valle del Fasgarón

El valle del Fasgarón desemboca en el puerto de La Magdalena con extensos prados y las ruinas de la ermita de La Magdalena que se ve en la zona inferior de la foto.
La pista desemboca en la carretera justo en el mismo puerto y, apenas tocamos el asfalto, la abandonamos para cruzar una alambrada y seguir en paralelo por una senda dentro de la finca. Pronto llegamos al antiguo camino que se inicia en la misma carretera y que era el que bajaba a Murias de Paredes antes de construir la actual carretera. Una escombrera queda a la izquierda mientras el camino desciende en paralelo al Arroyo de Cativo hasta entrar en la aldea. Pasamos al lado de la iglesia y de la casona blasonada de los Quiñones, restaurada en 2012 y que es el Centro de Interpretación de la Reserva de la Biosfera de Omaña y Luna.
Puerto de la Magdalena. Apenas pisamos el asfalto lo abandonamos siguiento una senda en paralelo a los postes del tendido telefónico.

Antiguo camino que baja del puerto de La Magdalena a Murias de Paredes.

Iglesia en Murias de Paredes.

En el corto tramo de carretera entre Murias de Paredes y Montrondo encontramos estas feas siluetas.

Abandonamos la carretera para continuar por el antiguo camino, entre choperas, que comunica Murias con Montrondo.
Llegando a Montrondo.

Seguimos por la carretera hacia Montrondo dejando a la izquierda los pequeños edificios y canales de piedra de algunos molinos y a la derecha unas siluetas metálicas en una finca particular de búhos, gallos, etc de dudoso gusto. Enseguida la abandonamos por un camino a la izquierda que pasa entre prados y choperas cercados con murias de piedra hasta llegar a Montrondo. Los últimos rayos de sol ya se han ocultado y la menguante luz apenas nos deja hacer las últimas fotos.

Lorenzo Sánchez Velázquez