martes, 25 de noviembre de 2014

Travesía de Tarna a Pendones por Vega Baxu y Bustantigu

Perfil de la ruta
Salida: Tarna (Concejo de Caso)

Llegada: Pendones (Concejo de Caso) 
Distancia: 13 km
Duración: 5:00 h (sin contar paradas) 
Subidas acumuladas:
850 m
Bajadas acumuladas: 1120 m 
Altura Inicial:
1000 m
Altura Final: 750 m 
Altura máxima:
1506 m 
Fecha de realización:
22/XI/2014
Dificultad:
media
Track de la ruta

Mapa: Tramo Tarna-Vega Baxu
Mapa: Tramo Vega Baxu-Pendones















Descripción
           El Camino real del Sellón (GR 102.2) arranca en el puerto de Tarna y finaliza en la aldea de Tozo, la más septentrional del concejo de Caso. Conserva tramos del primitivo empedrado romano cerca del pico Facéu en la Sierra del Sellón como ya describimos en el libro Recorriendo las montañas de Asturias y discurre por las aldeas y majadas de Tarna, Vega Baxu, Pendones, Bezanes, Soto de Caso, Campo de Caso y Govezanes.
           En esta ruta vamos a seguirlo parcialmente en el tramo que va desde la aldea de Tarna a la de Pendones pasando por el collado Paréu, el Monte Castrillón y la majada de Vega Baxu. Le añadiremos la corta ascensión al pico Paréu y la exigente subida a la majada Bustantigu situada a los pies de la Peña Palombina o Cerro la Roza.
            Día espléndido de otoño con pronóstico de lluvia a partir del mediodía que no se materializó. Los bosques con su hermosa y postrera cubierta nos sumergen en una apabullante paleta de amarillos, ocres y marrones que brillan a la luz del Sol como panes de oro cayendo de las hayas.

Peña del Montoviu desde el pico Paréu
Colláu y Pico Paréu en invierno












Bajando por el Monte de Castrillón
          Dejamos un coche en el aparcamiento de Pendones y nos dirigimos con los demás a Tarna donde encontramos aparcamiento en la misma plaza, al lado de la iglesia. Comenzamos la andadura subiendo por sus calles hasta la carretera. La seguimos medio kilómetro en dirección al puerto y, al cabo, la abandonamos para tomar un camino ancho a la izquierda que, entre prados cercados por murias, avellanos y hayas, sigue las marcas del GR 102.2. Da una amplia curva para cambiar la orientación norte por la este, pasando, más arriba, por las cabañas de Parada d’Abaxu y Parada d’Arriba, situada ésta bajo los derrumbes verticales de Peña la Parada. Alcanzamos así las amplias praderas próximas al Colláu Paréu donde el camino se divide en tres. Una senda se dirige al Cerru Altu Paso, al este, bordeándolo por el sur para alcanzar lo más alto del Cordal de la Bolera y continuar después, hacia la majada La Bolera y las Peñas del Montoviu, como describimos en otra entrada de este blog al contar la ruta del Abedular. Otro camino ancho se dirige al oeste, hacia los pastos cercanos al pico Mosquito. Al norte tenemos el cercano pico Paréu y la Peña Lloricu a su izquierda y, entre ambos, el breve Colláu Paréu por donde sigue el GR y nuestro camino.
Vega Baxu se ve al fondo
           Antes, alcanzamos la fácil cima del pico Paréu por la ladera sur siguiendo una senda entre el matorral. Arriba encontramos un hito de piedras y los restos de las trincheras que allí se hicieron durante la Guerra Civil. Descendemos por la ladera oeste siguiendo otra senda que nos deja en el mismo collado.
          La senda desciende ahora por la vaguada seca situada en el interior del hermoso Monte de Castrillón que nos recibe con sus mejores galas de otoño. Un kilómetro y medio más adelante y 300 metros más abajo nos dejan en Vega Baxu, adonde llegamos después de cruzar el arroyo seco de El Corralín. Cabañas arregladas y prados rodeados de extensos hayedos que cubren la ladera sur de la Xerra Tables (Monte de Castrillón),  la Peña Maciédome al norte y el Cordal de Valloseru al este. El viento del sur nos ha traído un cálido día otoñal que disfrutamos en este idílico paraje mientras tomamos un breve refrigerio a base de fruta.
Llegando a Vega Baxu
           Podríamos finalizar la ruta siguiendo el GR por la pista que baja a Pendones. De hecho algunos miembros del grupo así lo hacen. Otros, queremos ascender por las verticales peñas que llevan a la majada Bustantigu situada en una planicie intermedia de la extensa ladera occidental del Maciédome. Para ello, continuamos algo más de medio kilómetro por la pista en dirección a Pendones bajo la dorada cubierta de las hayas. Un hito de piedras señala el comienzo del sendero que nos aupará a la majada. El primer y corto tramo discurre bajo el bosque. La senda clara sigue después en fuerte ascenso, superando las peñas mediante cortas revueltas que van dejando el fondo del valle muy abajo a nuestros pies. Se trata de una subida sencilla pero muy montañera. Superados los últimos peñascos, nos adentramos en el precioso hayedo de El Mosquilón que da paso al tapiz herboso donde se sitúa la majada de Bustantigu. Una cabaña abandonada con llábanas de piedra y las ruinas de otras nos reciben, quedando al fondo, guardándolas, la gran peña del Maciédome. Cerca está la Peña Palombina.
Subiendo a Bustantigu
            Pasadas las cabañas nos situamos en lo alto del herboso collado, del que parten dos sendas hacia el este. La que llanea más alta, por la que no seguimos, está bastante cerrada más adelante y nos dejaría en el collado Llagu; la nuestra, baja suavemente para cruzar una riega, y continuar después, desbrozada,  hacia el oeste. Otro kilómetro de fácil caminar nos deja en el herboso collado de La Llana Fresnu que baja del pico Las Coronas y donde se sitúa la solitaria cabaña de Pandevilla. Aprovechamos las piedras de los ruinosos muros de otra cabaña para descansar y reponer fuerzas.
Cabaña en Bustantigu con el Maciédome al fondo

Cabaña de Pandevilla con el Maciédome al fondo
          Reanudamos la marcha descendiendo por la despejada ladera sur del pico Las Coronas hasta que la senda nos introduce en otro hermoso y otoñal hayedo. En medio del bosque encontramos la arreglada cabaña de La Llongar, mientras, por el camino, nos entretenemos haciendo fotos y más fotos; tal es la belleza del lugar que queremos dejarlo inmortalizado en nuestras cámaras.

Cabaña de La Llongar



Fuente Gargasa

Pendones










       La senda desemboca en la pista que viene desde Vega Baxu muy cerca de la fuente Gargasa. Nos reencontramos así con el GR que, en kilómetro y medio de bajada por un camino hormigonado, nos deja en Pendones. Cruzamos el arroyo del mismo nombre y subimos al aparcamiento donde nos esperan los compañeros que bajaron directamente desde Vega Baxu.


Lorenzo Sánchez Velázquez