lunes, 2 de junio de 2014

Los Tornos (Peña Crespa) desde "La Pesanca"

Datos de la ruta
Salida y llegada: Área recreativa de La Pesanca (concejo de Piloña) 
Distancia: 20 km 
Perfil de la ruta

Duración: 6:30 h (sin contar paradas) 
Subidas acumuladas: 1300 m 
Altura Inicial y Final: 400 m 
Altura máxima: 1558 m 
Fecha de realización: otoño de 2013
Dificultad: media
Track de la ruta























Por la pista, poco antes de la Foz de los Moñacos
Descripción
         Al Área recreativa de "La Pesanca" (400 m) se accede desde Infiesto por la carretera local PI-4 después de pasar por Espinaredo y Riofabar. Un gran aparcamiento permite al visitante de poco andar acceder fácilmente a un entorno natural de gran belleza: las hayas, fresnos y acebos, las piedras recubiertas de musgo y el helechal ornan este profundo y umbrío barranco por donde transita el río Infierno, sumergiéndonos en un cuento. Las blancas agujas calcáreas en los riscos que cierran el valle contrastan con el follaje y, en el otoño, el cromatismo de las hayas proporciona al visitante una extraordinaria impresión.
La amplia pista de piedra con buen firme para vehículos pesados, que permitía la salida de la madera de estos espléndidos hayedos, es continuación de la carretera. Cruza el río al lado del aparcamiento y, en suave pero continua subida, se adentra en el corazón del bosque, ora a la ribera del río dejando hermosas pozas en las que deleitarse en verano, ora sobre los riscos quedando el agua en lo profundo del barranco del que nos llega su reconfortante susurro.
Foz de los Moñacos
         Siguiendo esta pista, al poco, dejamos a la izquierda las cabañas bien arregladas de El Muñizón y, después, el desvío a la majada y collada Traslafuente que permite llegar, en una ruta larga, hasta la localidad pongueta de Taranes a través de Valle Moru. Más adelante, el camino alterna entre ambas márgenes cruzando el río por los puentes de El Mercadín, Lanchosa, La Tarantosa y El Patín.
Después de dejar a la izquierda el desvío a una finca particular de acceso prohibido (la majada de L’Argañal), el camino sube por la margen izquierda dejando al río en el fondo del valle. Más arriba (750 m), en un giro a la izquierda, pasamos al lado de la umbría foz de Los Cubilones atravesada por el río del mismo nombre que rompe las afiladas crestas de la Sierra del Trallán en la Foz del Molín. En este tramo y antes de llegar a la foz de los Moñacos, encontramos altas y jóvenes hayas que dan muestra de la pujanza de este magnifico hayedo. Así, después de 6 km de cómodo caminar, venciendo unos 550 m de desnivel, llegamos a la estrecha y corta foz de los Moñacos (950 m). La forman los crestones calizos que se desgajan de Peña Crespa (Los Tornos) a la izquierda y las que vienen desde la sierra del Xiblaniella a la derecha. En realidad ambas son continuación de un mismo accidente orográfico que recorre de sureste a noroeste: desde La Llambria (incluso más allá, desde el Campigüeños, Tiatordos, etc) hasta la Sierra de Xiblaniella.
         La foz da paso a un amplio circo, asiento del magnífico hayedo de Los Moñacos. A partir de aquí, la pista se convierte en camino y a veces en senda, permitiéndonos remontar otros 480 metros mediante algunas revueltas en medio del bosque y bajo la atenta mirada del Cuetón de les Travieses; soberbio peñasco en lo alto de la gran collada que cierra el circo y visible desde la propia foz. El camino se dirige hacia la base de la peña, pero, hacia el final, da un gran giro a la izquierda, continuando por un terreno llano donde encontramos un pilón. Transformado en sendero, nos permite ascender finalmente al collado Boqueriza (1428 m).

Por el bosque de los Moñacos
       La vista se abre hacia el este: a nuestros pies el hermoso y recóndito bosque de Purupintu en el valle de Salcedón y al fondo los Picos de Europa. En medio vemos el Pierzu y, cerrando el bosque de Purupintu, La Llambria. A ésta, siguiendo su cuerda, le sigue el Campigüeños, La Carasca, La Senda y el Requexón. Más cercano está nuestro objetivo: el pico Los Tornos y el gran crestón calizo que forma hacia el sureste (Sierra de Pandemules o Fileres) y por supuesto el Cuetón.

        En la entrada anterior del Blog describí la ascensión a la peña desde este collado y sus vistas; a ellas me remito. Después de disfrutar del maravillo espectáculo que se divisa desde la cima, regresamos por la misma canal al collado Boqueriza. Nos encaminamos hacia el Cuetón, bordeando un montículo, que dejamos a la izquierda. Sobrepasada la gran peña, dejándola a la derecha, accederemos al collado y majada en ruinas de Los Corollos. Al norte se extiende el gran bosque de Los Moñacos, por el que hemos subido, limitado, al este, por la Sierra de Pandemules y al oeste por La Frayada. La Foz de Los Moñacos se ve más abajo.


Cuetón y Frayada desde Los Tornos

Frayada, bosque los Moñacos, El Trallán

   









Vízcares y Maoño desde Los Tornos
 
Bosque de los Moñacos en otoño
    Siguiendo el mismo sendero que describimos en la entrada anterior, recorremos la zona alta del bosque, ahora otoñal, rodeando los crestones calizos de la Peña Torre y El Mayáu. Un poco antes de toparnos con el murallón calizo de La Frayada, la senda se divide en dos. Una, sigue unos metros hasta casi tocar la peña, revolviéndose entonces hacia el sur para subir al cercano colláu Entrepeñes que, a su vez, nos permitiría descender por El Vocín y el collado La Calavera hasta la localidad casina de Orlé (como señalamos en la otra entrada al Blog). La otra, que seguimos, desciende por el bosque, en paralelo al crestón de La Frayada, hasta alcanzar el prado de Traslasenda (1300 m) donde se ubica una solitaria cabaña, casi oculta por un gran fresno, bien arreglada con puerta y ventanas enrejadas.

Majada Traslasenda
        Cruzado el prado, nos adentramos en un bosquete entre peñas. El descenso del crestón rocoso lo hacemos por una canal a la derecha de la peña que baja con mucha inclinación. No encontramos senda (quizás estuviera oculta por las hojas caídas recientemente). Así, llegamos a un pequeño llano entre matas de acebo y algún haya, que nos lleva hasta otro pequeño crestón del que descendemos sin dificultad. Unos pasos más adelante nos topamos con el camino que viene desde la localidad casina de Nieves pasando por el collado Llagu Ovia y que nos deja en un par de minutos en la majada de La Felguerina (1177 m). Al lado de una antigua y ruinosa cabaña solariega de buena traza y mejor hechura con sus jambas y dintel perfectamente labrados, han reconstruido una gran cabaña y su cobertizo para refugio de cazadores. Sus tejados están pintados de un feo color verde que se ve desde muy lejos. Ignoro el porqué de tan llamativo color.
Los Tornos y Cuetón de les Travieses desde La Felguerina
        Dejamos La Felguerina y descendemos hacia la foz de los Moñacos por un sendero que se dirige al sureste desde las mismas casonas. Unos 200 m más abajo está la foz. Desandamos el camino por la pista y, después de 6 kilómetros de cómodo paseo disfrutando de estos hermosos paisajes, retornamos a La Pesanca.





Lorenzo Sánchez Velázquez