viernes, 26 de octubre de 2018

Cueto Tonal, Pico Cueto y otros. Travesía entre Casares de Arbás y Geras

Salida: Carretera a Casares de Arbás (Municipio de Villamanín)
Llegada: Geras (Municipio de Pola de Gordón)
Distancia: 19,0 km
Duración: 6:00 h (sin contar paradas)
Subidas acumuladas: 1130 m
Bajadas acumuladas: 1350 m
Altura Inicial: 1350 m
Altura Final: 1130 m
Altura máxima: 1803 m
Fecha de realización: 10/X/2018
Dificultad: media
Track de la ruta

Nota: los cambios en la toponimia respecto a los que figuran en los mapas del IGN los he sacado del blog de Pindio Pindio.

Itinerario: Carretera a Casares de Arbás – Embalse de Casares – Presa Embalse de Casares (desvío izda) – Desvío hacia el NE – Collado a 1612 m – Chombalauja (IGN Peña Caleal) – Collado el Ceo – Alto el Ceo (IGN Pico la Canga) – Collado el Ceo – Loma de la Aguja – Collado Alceo – Cueto Tonal (dos cumbres y sin nombre en el IGN) – Collado de la Liebre – Los Camparones (IGN Cueto Burero o Sexteo) – Campa Cochechá (IGN Cdo de la Liebre) – Pico Cueto – Collada de la Argallada – Pico de la Argayada – Gasoducto Asturias-León – Folledo – Arroyo de Cueto – Collado a 1382 m – Puente sobre el Río Casares – Geras.

Esta travesía organizada por el GM Ensidesa de Gijón entre Casares de Arbás y Geras tenía como principal objetivo de la ruta principal la superación consecutiva de los picos Chombalauja, Cueto Tonal (el más alto), Camparones, El Cueto y Argayada. Como se nos hacía corta le añadimos el Alto el Ceo que, además, incluyó un descenso de 200 metros para rodear un tupido escobar.
Embalse de Casares con las Tres Marías por detrás.
El autobús nos dejó en el desvío hacia la presa de Casares, un kilómetro antes de llegar a Casares de Arbás en la carretera que sube desde Villamanín. Por el camino asfaltado que se dirige al sur caminamos dos kilómetros casi llanos rodeando el embalse hasta llegar a la presa.  En este largo paseo matinal, con el relente del cercano amanecer, las peñas calizas de las Tres Marías, la Barragana, las Peñas del Prao y la Meloita, se reflejan en las aguas del embalse y, al doblar un recodo para coger la pista que se dirige al este, la silueta oscura de la vertical peña del Cueto Tonal se recorta a contraluz en el horizonte este.
Presa del Embalse de Casares. Las Peñas del Prao finalizan en la imponente Barragana. A la derecha el Pico de la Brazosa.

Las dos cimas del Cueto Tonal se recortan a contraluz en el horizonte.
La pista ancha arranca con fuerte pendiente y pronto se dirige al sureste. Después de una colladina, la dejamos para continuar por una sendilla que remonta duramente hacia el norte una vaguada virando poco a poco hacia el este hasta alcanzar un claro collado que nos abre el poniente. Las Peñas del Cueto Tonal y del Pico el Cueto se dibujan hacia el sur, mientras que al norte encontramos la ladera del pico Chombalauja (Peña Caleal) con abundantes matas de brezo y una corona de jóvenes robles en la franja cimera.
Dejamos la pista y tomamos la senda que avanza por esta vaguada.

Alcanzamos este primer collado y remontamos entre brezo hasta la cima del Chombalauja (Peña Caleal).
Por esta empinada ladera remonta una sendilla, primero entre el brezo, después rodeando un bosquete por la derecha para alcanzar finalmente la cima de esta alomada montaña. Estamos en zona de cuarcitas; este sustrato rocoso lo encontraremos en las peñas de todo el recorrido. Poco paramos en la cumbre. Tan sólo señalar que los sectores norte y este nos ofrecen la Sierra de Peñalaza (al otro lado del valle del Rodiezmo) y, más lejos, los picos Cellón, Estorbín o Fontún entre otros.
Embalse de Casares, y picos Meloita, Peñas del Prao, Barragana y Brazosa desdeChombalauja. Las puntas de las Tres Marías asoman por encima de los incipientes robles.

Sierra de Peñalaza al otro lado del Valle de Rodiezmo. Zona del Estorbín al fondo.

Desde Combalauja vemos las cumbres que nos quedan: Cueto Tonal en el centro, detrás asoman las laderas del alomado Los Camaparones y el Pico Cueto a la izquierda.
Siguiendo a uno u otro lado de la alambrada para esquivar la maleza, descendemos hacia el sureste primero y después al este hasta el Collado el Ceo por donde pasa un camino, algo abandonado pero de buen andar, que nos sube al cercano Alto el Ceo por donde pasa el Gasoducto Asturias-León.
La misma foto pero tomada desde el Alto el Ceo. ahora se ve bien Los Camparones.
Regresamos al collado y seguimos el camino ancho (se trazó durante la construcción del gasoducto) que baja hacia el sureste por la Loma de la Aguja completamente invadida por las escobas altas y robles jóvenes. Un brusco giro al suroeste nos lleva al nacimiento del Arroyo de Alcedo donde lo abandonamos para subir por una senda entre algunas escobas y tramos de hierba hasta el Collado de Alcedo (este collado está situado entre los picos Chombalauja y Cueto Tonal.
El Collado Alcedo queda a la izda (fuera de encuadre). Estamos bajando por la Loma de la Aguja. El pico es el Cueto Tonal
Toca subir al Cueto Tonal por su ladera norte. Tapizada de abundante brezo, se atraviesa sin dificultad y arriba, antes de situarnos bajo las verticales peñas de la cumbre, cresteamos por peñas de cuarcita con resbaladizos líquenes, cuando están mojadas, y algo de maleza (brezo, arándanos, pequeños robles y enebros rastreros). Rodeamos la peña por la derecha atravesando un corto canchal y pegados a la pared rocosa, después subimos una corta y empinada canal que tiene hierbas altas por un lado y una pequeña y resbaladiza lastra por el otro. Alcanzamos así el pequeño collado que separa las dos cimas. Primero coronamos la norte sin dificultad y paramos unos minutos a disfrutar de las vistas y enseguida subimos a las peñas de la sur.
Hemos seguido la arista desde el Collado Alcedo y estamos en la base del Cueto Tonal que rodeamos por la derecha para acceder a la pequeña canal de subida.
En la cima del Cueto Tonal

Peña cimera del Cueto Tonal Sur desde la ladera sur.
En la bajada hacia el sur de las peñas del Cueto Tonal hay que atravesar cortos canchales y tramos de maleza. Aunque un grupo bajamos entre el brezo por la vertical canal sur, otros se escoran a la izquierda para bajar algo mejor. El corto Collado de la Liebre (no tiene nombre en el IGN) está totalmente invadido por las escobas y pasamos como mejor podemos para acceder a la más despejada ladera norte del alomado pico Los Camparones (Cueto Burero según IGN). En la cumbre hay un hito y buenas vistas de los cercanos y montañeros picos El Cueto (próxima cumbre a alcanzar) y Cueto Tonal. Paramos a reponer fuerzas.
Cueto Tonal desde el Collado de la Liebre

Otra foto del Cueto Tonal pero desde la cima de Los Camaparones

Desde la cima de Los Camparones vemos el Pico Cueto, el siguiente objetivo.
Nuestra ruta ha seguido la configuración de la sierra de norte a sur. Ahora, la sierra y nosotros con ella, se encamina hacia el este donde se sitúa la pirámide del pico El Cueto. Una corta bajada nos deja el collado Campa Cochechá totalmente tomada por el brezo bajo que apenas dificulta la marcha. Por la ladera occidental del pico buscamos algunas fáciles y amplias canales por las que enseguida llegamos a la cumbre.
Bajamos por la ladera sur donde se sitúa un extenso y empinado canchal que da paso a otro tramo invadido también por la maleza (aunque se pasa bien).
Bajando por el pedrero de la ladera sur del Pico Cueto. A la derecha vemos una afloración rocosa por la que pasaremos y en el centro el pico de la Argayada por donde pasa el gasoducto.
Atravesando otro pequeño afloramiento cuarcítico, volvemos a orientarnos al este para continuar el descenso siguiendo una incipiente senda entre el brezo. Llegamos al collado de la Argayada y al cercano y alomado pico homónimo donde nos reencontramos con la cicatriz del gasoducto.
Desde los rocas a las que aludíamos en la foto anterior echamos la vista atrás para ver la Pico Cueto con su ladera sur recubierta por un largo pedrero cerca de la cima y un tupido brezal más abajo.

Vista atrás desde el Collado de la Argayada

Acercando un poco más la imagen al Pico Cueto

Folledo desde el Pico de la Argayada
Siguiéndola bajamos fuertemente hacia el sur y, aunque en el rellano más amplio sale una senda a la izquierda que nos llevaría dando un largo rodeo a la aldea de Folledo, preferimos seguir por el aun más inclinado camino sobre la conducción. Cuando la pendiente disminuye nos escoramos a la izquierda (al este) por un tramo de hierba con abundantes rosales silvestres cuajados de escaramujos, hasta dar con un ancho camino que enseguida nos deja en Folledo. Aunque no era necesario llegar a la aldea, quisimos acercarnos a ver sus cinco fuentes de piedra con abundante y buen agua fechadas en 1945. Allí, en un banco al lado de una de ellas, paramos a comer.
Fuente en Folledo
Reanudamos la marcha retrocediendo al barrio alto para coger una pista ancha que se dirige en suave ascenso al oeste. Entre prados y zonas de pasto, pronto cruza el Arroyo Cueto alcanzando un kilómetro después un collado (1382 m) sin nombre en los mapas del IGN. Al otro lado el camino cruza una alambrada y desciende, sigue ancho, entre altas escobas por el valle del Arroyo Ardagüelo.
Bosque de ribera en el río Casares, cerca de Geras.

Espadaña de la iglesia de Geras

Puente sobre el río Casares en Geras.
Camino y arroyo desembocan en el valle del río Casares que viene abundante. Lo cruzamos por un puente y seguimos la pista que discurre paralela al río entre un bosque de ribera donde los chopos, fresnos y sauces van oscureciendo su aun verde follaje. Pronto entramos en Geras por el barrio de la iglesia; su hermosa espadaña tiene dos grandes campanas. Entre Folledo y Geras hemos caminado cinco cómodos kilómetros en los que apenas hemos subido 100 metros y bajado poco más de 200.

Lorenzo Sánchez Velázquez