sábado, 26 de mayo de 2018

Cueto del Oso y Peña Mayor. Circular desde Palacios de Sil

Salida y llegada: Palacios de Sil (Comarca del Bierzo)
Distancia: 19,5 km
Duración: 5:30 h (sin contar paradas)
Subidas acumuladas: 1130 m
Altura Inicial: 860 m
Altura máxima: 1902 m
Fecha de realización: 23/V/2018
Dificultad: media
Track de la ruta

Itinerario: Palacios de Sil (Comarca del Bierzo) – Valle Pedroso – Puente Chosorios (Arroyo de Pedroso) – Braña Pedroso – Braña de Fontechada – Collado (Pico el Río) – Peña Mayor (Pico Chagüeños) – Collado (Pico el Río) – Cueto del Oso – Campo Rocín – La Regaliza – Braña de Fanales (ruinas) – Braña Chouriñas – Las Llamas – La Cerviencia (Río Palacios) – Palacios de Sil.


Palacios de Sil es un municipio y localidad situado en el norte de la comarca del Bierzo a ambos lados del río Sil. En esta zona, desde la divisoria provincial cantábrica, bajan hacia el sur cuatro valles que desaguan en el río y sirven de asiento a magníficos robledales. El de Valdeprado es el más occidental y el más largo (por el anduvimos hace un par de años cuando subimos al Alcornón de Busmori y el Pico Miro; esta ruta ya la describimos en otra entrada de este blog), el de Tejedo es el oriental y los dos centrales (Valle de Pedroso y Valle el Teixo) los recorreremos en esta jornada.
Calle de Palacios de Sil que enlaza con la pista que va a Fontechada

Llegamos a Palacios de Sil en el autobús de GM Ensidesa de Gijón para subir al Cueto del Oso y Peña Mayor que son las cumbres cimeras que separan ambos valles. Día caluroso de primavera con algunos cumulonimbos en el cielo que anuncian tormentas para la tarde. Por eso, sin demora, iniciamos la ruta y, a buen paso, avanzamos por la pista que recorre el Valle de Pedroso.
Palacios de Sil
Un denso robledal rellena la ladera de la sierra que baja desde el Cerro Bustantán a la izquierda de la ruta: robles de todas las edades y portes, algunos ejemplares de castaños, arces, avellanos, abedules y acebos. A la salida del pueblo y para embocar el valle, la pista se dirige en suave ascenso hacia el oeste en paralelo al valle del Sil y a la carretera. Cuando se interna en el bosque vira hacia el norte quedando el Arroyo Pedroso a la izquierda; el reciente deshielo le aporta abundante caudal, delicia para los oídos.
Camino ancho que va hacia el valle de Pedroso y la Braña de Fontechada
La pista se sumerge en un extenso robledal con algunos ejemplares de arces, abedules, castaños, avellanos y acebos.
Un corto descenso nos lleva a cruzar el arroyo por el Puente de Chosorios (3 kilómetros desde el inicio de la ruta), continuando después la suave ascensión en un cómodo paseo en medio del bosque. Más adelante (5,5 km) encontramos el desvío a la derecha que lleva a la cercana Braña Pedroso que no visitamos aunque desde el camino se ven sus magníficas y arregladas cabañas. Un poco más adelante, en un gran roble, han preparado un original y poco ecológico asiento con piedras y cemento.
Cruza el Arroyo Pedroso por el Puente Chosorios

Más que cabañas, en la Braña Pedroso hay casas.

Original y poco ecológico asiento en el camino a la Braña Fontechada.
El camino, con mayor pendiente, discurre ahora próximo al arroyo y, cerca de la Braña de Fontechada, lo cruzamos por un rudimentario y eficaz puente. Estamos en la campera que precede a la braña donde un grupo de magníficos caballos y potros pastan ajenos a nuestra presencia. La Braña Fontechada tiene buenas cabañas bien arregladas, otras en ruinas, pero todas en piedra, con cubierta de pizarra y fachadas en escalera al modo tradicional de la zona. De una de las ellas, con placas solares, moderna puerta y cristales en las ventanas, salen dos señoras que, sin preguntarles, nos informan sobre la senda que sube a la montaña. Les damos las gracias por la información, nos despedimos y continuamos subiendo entre las cabañas hasta rodear las últimas virando a la derecha.
Algunos canchales de cuarcita cortan el extenso robledal

El Arroyo Pedroso baja crecido por el reciente deshielo.

Caballos pastando en la campera que precede a la Braña Fontechada.

Algunas cabañas en ruinas en la Braña Fontechada. He puesto esta foto para apreciar la construcción escalonada de las fachadas.
Accedemos a una marcada senda que sube y se retuerce por la empinada panda de la ladera occidental del Cueto del Oso (Valle Chamaurén). Entre altos brezos, escobas y jóvenes robles que poco a poco van recobrando lo que les perteneció, subimos duramente la cuesta. La senda cruza y descruza la riega que baja abundante y, más arriba, coincide con ella hasta dar con una empinada panda de hierba chorreante. Superado el húmedo herbazal, la senda, algo menos inclinada, vira a la izquierda saliendo del bosquete al brezal que cubre las zonas altas de la sierra. Así pues, después de superar unos 400 metros desde Fontechada, nos encontramos en lo alto del cordal del Cueto del Oso que tenemos a la derecha con algunas manchas de nieve. Los mapas llaman Pico el Río a este extenso collado situado entre Peña Mayor y el Cueto del Oso.
Alcanzamos el collado que (los mapas llaman Pico el Río. A la vista vemos, al norte, Peña Mayor o Pico Chagüeños.
Desde ese mismo collado vemos al sur el Cueto del Oso, cumbre cimera de la jornada.
Las nubes han ido madurando y hacia el norte (hacia el Cueto Arbás) y el oeste se ven muy oscuras; oímos algún trueno, no es momento para muchas contemplaciones y eso que el paisaje lo merece. Nos encaminamos en llano por la cumbrera de la sierra hacia el norte donde se encuentra el cercano montículo de Peña Mayor o Pico Chagüeños en la misma divisoria provincial.
Valle Pedroso por donde hemos subido. Foto socada también desde el collado.
 Las vistas abarcan buena parte de la Cordillera Cantábrica del occidente asturiano-leonés: hacia el oeste, a lo lejos, el pico Miravalles, después, entre otros, vemos el Turrunteira, Teso Mular, Moredina, Alto del Bigardón y Alcornón de Busmori, Pico Miro y Bustatán (este último cierra por el oeste el valle del Pedroso por donde hemos subido). Hacia el este y noreste, el Cueto Arbás, Cogollo Cebolleo, Cornón y Muxivén entre otros. Al norte están las Sierras de Degaña y Campetona y los picos Caniellas, Fraile y Cueto Rogueiro. En la ladera norte de Peña Mayor vemos la cercana laguna de Chagüeños y el amplio y alargado valle del río Ibias que se extiende hacia el oeste por Degaña; algunos edificios de la aldea de Cerredo también están a la vista. Cerca, en la ladera sur de la Sierra de Degaña, impresiona la enorme excavación de la mina de carbón a cielo abierto de Cerredo.
Desde Peña Mayor vemos el Cerro Bustantán al otro lado del Valle Pedroso. Por detrás está el Valle de Valdeprado. A la derecha vemos el Alcornón de Busmori y el Alto del Bigardón. A la izquierda del Bustantán asoma el Pico Miro.

Esta foto es continuación de la anterior. El valle del Pedroso queda limitado al norte por la arista que vemos (Alto de la Furaquina y Pico Tachetas). En la misma línea de visión, al fondo y nevados, vemos alineados la Moredina, Teso Mular y Turrunteiro. A la izquierda el Alto del Bigardón y el Alcornón de Busmori.

Esta foto es continuación de la anterior. Alto de la Furaquina y Pico Tachetas a la izquierda, el valle de Ibias avanza hacia poniente limitado al norte por la Sierra de Degaña (a la derecha de la foto). El color de las nubes anunciaba tormenta.
Abajo a la derecha localidad de Cerredo y el valle del Ibias. Por detrás vemos la Sierra de Degaña (Cuerno de Changueiro en el centro de la foto) y aún más atrás la modesta Peña el Xiplo y el Pico Caniellas.

Gran mina a cielo abierto de Cerredo. Por detrás vemos el Cueto Regueiro y el Pico del Fraile.

Laguna de Chagüeños desde Peña Mayor

Vista hacia noreste desde Peña Mayor. Carretera que sube al Puerto de Cerredo. A la izquierda y arriba está el Cueto Arbás. Los montes con nieve que se ven en el medio corresponden a Peña Treisa, Cogollo y Cogollo Cebolleo, mientras que a la derecha vemos la inconfundible silueta del Cornón.

No paramos mucho tiempo y, después de las fotos y del repaso topográfico, desandamos el camino hasta el amplio collado. Después, entre el brezo, seguimos la senda que en ligero ascenso faldea la ladera occidental del cercano Cueto del Oso. Superado el pico, alcanzamos unas pequeñas praderas por donde una senda retrocede brevemente hasta la cima. Encontramos un vértice geodésico y unas vistas similares a las descritas más arriba si exceptuamos el valle de Degaña que no se ve. Apenas paramos; la amenaza de tormenta se concreta en los cercanos truenos que oímos al norte.
Senda que conduce al Cueto del Oso donde se ve cercano el vértice geodésico.
Desde el Cueto del Oso vemos hacia la izquierda el Cueto Arbás, mientras que la zona del Cogollo Cebolleo está difuminado por las nubes de la tormenta. En medio vemos la arista que viene del Peña Mayor (Chagüeños) y que cierra por el norte el Vache el Teixo.

Vista hacia el norte desde el Cueto del Oso. Vemos a Peña Mayor cerca y con neveros. Al fondo está el Cuerno Changeiro (Sierra de Degaña), Caniellas, Morteiro, Cueto Rogueiro y el Pico el Fraile.


Cumbre del Cueto del Oso. Seguiremos por la arista que se ve por encima de los neveros hacia el sur.

La senda recorre ahora un kilómetro hacia el sur por la alomada y llana cumbre de la montaña; después comienza el descenso. Primero mantiene la dirección un corto trecho, luego, al llegar a un collado, vira al este para descender rápidamente al cercano valle de La Regaliza cabecera del nacimiento del río Palacios y del alargado Vache el Teixo. Después sigue hacia el sur por el fondo del valle en cómodo descenso dejando pronto, a la derecha, las ruinas de la Braña de Fanales.
Cabañas en completa ruina en la Braña de Fanales.
A partir de aquí la senda se ensancha y, como camino carretero, avanza hasta las casas recientemente arregladas (más que cabañas) de la Braña Chourinas donde se transforma en pista rodada. Las escobas y brezos van dando paso a los abedules, robles y árboles de ribera a medida que nos acercamos al río Palacios. Más abajo, a la altura de las aisladas cabañas de Las Llamas, la pista para vehículos sigue casi llana dando después un amplio rodeo para llegar a Palacios de Sil. Pero, de frente, el antiguo camino (pista y camino forman un ángulo muy agudo en el entronque) baja recto, más empinado, pedregoso y cercano al río. Poco antes de cruzarlo en La Cerviencia encontramos un canal (casi acueducto de unos 3 metros en el punto más alto) que seguramente dio servicio a algún molino que no se conserva.
En la Braña Chourinas hay algunas casas modernas.

Camino antiguo y pedregoso que baja directo a Palacios de Sil. La construcción que vemos es un canal seguramente para algún molino.

Río Palacios desde el puente que lo cruza cerca de Palacios de Sil.
El camino cruza el río por un puente y pronto nos lleva hasta las casas del barrio de Oteiro en Palacios de Sil. Una fuente con pilón nos permite refrescarnos y limpiar las botas. Bajamos entre las casas hasta la carretera general donde encontramos otra fuente de abundante agua buena y fresca. La ruta ha terminado y la tormenta prevista descarga suave cuando ya estamos comiendo el bocadillo en el bar de la carretera donde nos regalan unos bonitos llaveros.
Lorenzo Sánchez Velázquez