miércoles, 25 de abril de 2018

Peña Vigueras y Sierra Nedrina. Circular desde San Esteban de Cuñaba

Salida y llegada: San Esteban de Cuñaba (Concejo de Peñamellera Baja)
Distancia: 17,5 km
Altura máxima: 1320 m
Altura inicial: 250 m  
Subidas acumuladas: 1450 m
Duración: 8 h
Fecha de realización: 21/04/2018
Dificultad: moderada pero exigente.
Track de la ruta

Itinerario: San Esteban de Cuñaba (Río San Esteban) – Senda El Pastor (Canal de Ciercos) – Reguero Sombejo – Braña Sombejo – Collado Galabín – Cueto Murios – Peña Vigueras – Cabezu Trupiés – Cabezu Pelbardu – Entre los Cuetos – Colladas de Conería – Cabezu Librotu – Cantu Rizquieza – Majada los Murios – Invernales de Tremaño – Cuesta Canal – Fuente y abrevadero (Juntañes) – Cuadra la Vega – Senda de los Puntones – San Esteban de Cuñaba (Río San Esteban).

Ruta sin complicaciones pero larga y exigente por los desniveles acumulados. La Sierra Nedrina es la parte más alta y escarpada del extenso plano que sube hacia el sur desde el río Cares a la altura de la aldea de Mier en Peñamellera Alta. Al oeste queda limitada por el profundo y estrecho tajo del río Rubó, mientras que al sur el Canal de Ciercos la separa de la Sierra de Cocón de mayor entidad. Este modesto accidente geográfico se extiende hacia el este por la Peña de Robriguero y el Pico Cerréu hasta el río Deva. Presenta un relieve calizo semejante al de la Sierra del Cuera o a la de Juan Roble pero menos complejo y más fácil para caminar. Aunque la subida más corta y con menos desnivel a Peña Vigueras se hace desde Oceño, esta vez quisimos conocer la Canal de Ciercos recorrer en la vuelta la Sierra Nedrina para regresar por la hermosa Senda de los Puntones.
Llegando a San Esteban. Punto de aparcamiento.
A San Esteban de Cuñaba se llega después de coger un desvío de la N-621 en pleno desfiladero de La Hermida. Aparcamos nada más cruzar el puente sobre el río San Esteban muy cerca de la aldea y comenzamos a caminar siguiendo la carretera hacia el pueblo. Enseguida, un desvío perfectamente señalizado (Collado Galabín), nos encamina hacia un puente de piedra que cruza el río (250 m) y nos sitúa en la Senda El Pastor. El correspondiente panel nos informa de la ruta por el Canal de Ciercos hasta la Braña Sombejo, la subida al collado Galabín y el descenso hasta la aldea de Oceño. Seguiremos fielmente las marcas hasta el collado.
El camino cruza el río San Esteban por este puente.

Canal de Ciercos. La Senda el Pastor se dibuja abajo. Arriba se ve el Cueto Taconero y Peña Vigueras por detrás.

Al principio remonta duramente mediante varias revueltas para situarnos a media ladera sobre la ladera meridional de la Sierra Nedrina en la margen izquierda del río. No hay posibilidad de pérdida; ninguna desviación y senda bien marcada. Después, en continua y suave subida, avanza por el valle mientras atrás van quedando, al otro lado del río, los prados cercanos a San Esteban arropados por detrás por las verticales paredes del extremo oriental de la Sierra de Cocón. Paredes que, en la parte superior, están festonadas por pináculos, crestas y horcadas y por las que bajan verticales canales de acceso imposible. De ese mismo lado del río, a medida que subimos por la tendida senda, vamos dejando atrás la gran peña del Cueto Cerralosa salpicada de innumerables pináculos calizos y verticales canales de hierba. Casi llegando a Sombejo se deja ver en Cocón el amplio monte del Cueto los Tombos separado de la crestería del Cerralosa por el Collado Pandecova (hace ya muchos años que estuvimos por allí y habrá que volver pronto). El valle queda cerrado a poniente por las verticales paredes de los picos Jajáu, Vitorones y los Cuetos de la Galamería por donde cae una cascada que alimenta al río San Esteban. De este lado del camino avanza la Sierra Nedrina con sus canales de hierba entre las paredes de la Pared de Pelbardo, la torre caliza del Cueto Taconero o las verticales caídas de Peña Vigueras. Sin embargo, estas inexpugnables montañas tienen un fácil acceso desde lo alto de la sierra, al norte.
Echamos la vista atrás. Prados cercanos a San Esteban y crestas y agujas del extremo oriental de la Sierra Cocón

Sierra Cocón en el sector del Cueto Cerralosa desde la Senda el Pastor.

Por la Senda el Pastor. Abajo el río San Esteban. A la izquierda la Sierra Cocón (continuación de la foto anterior) en sector del Cueto los Tombos. El pico Vitorones y el amplio collado Galamería cierran el valle.

Del río nos llega un continuo murmullo producido por innumerables y pequeñas cascadas, por los rápidos,…, ocultos por la abundante la vegetación arbórea cercana al cauce. Pero a media ladera, por donde discurre la senda, apenas encontramos algunos acebos, espinos o encinas; destaca sobre todo una encina gigantesca situada hacia la mitad del camino. Cerca del final vemos las primeras cabañas de la braña sobre un pequeño hombro que casi estrangula el valle y que la senda rodea. El pequeño circo al que accedemos tiene más cabañas a la derecha, en el lado más amable, por donde sube una amplia canal que da salida al valle por el collado Galabín. Antes de alcanzarlo nos acercamos a la base de la cascada (900 m) donde nace el río San Esteban y donde aun resiste un pequeño y sucio nevero. Una breve pausa para las fotos de rigor y remontamos la empinada canal siguiendo una de las sendas.
Gran encina en la Senda el Pastor
Cascada en la que nace el río San Esteban con un nevero en su base.
A la izquierda la amplia canal que sube al collado Galabín. Peña Vigueras y Cueto de Taconero. Hacia la mitad de la foto se ven algunas cabañas de la Braña Sombejo.
 El collado Galabín (1038 m) abre la vista hacia el norte donde destaca la gran peña de Cabeza Legua y el Pico Carraspión por delante de la Sierra del Cuera que cierra el horizonte. Hacia el noroeste avanza una senda que cruza el collado Carraspión y baja hasta Oceño (por este camino subimos a la Vigueras hace ya unos años). Desde el collado, donde hay una lagunilla, aún no se ve la cima de Peña Vigueras; la cresta rocosa en la que parece terminar la empinada ladera corresponde al Cueto Murios, que es la antecima de la propia peña.
Subiendo al collado Galabín obtenemos esta imagen de la cascada con el nevero. Arriba pico Vitorones.

Charca en el collado Galabín. Las peñas del Cueto Murios preceden a Peña Vigueras.

Vista norte desde el collado Galabín. La gran peña que forman la Quebrá'l Cantu, el Cabezu Legua y Cuetu las Vacas rellena la parte izquierda. El Cuetu Carraspión hacia la derecha y un sector de la Sierra del Cuera (Peña Blanca, Turbina y La Haba) al fondo.
Desde el collado quedan por superar 300 metros para alcanzar la cima de la montaña. Una marcada senda nos ayuda primero a superar el Cueto Murios (1275 m) y después a alcanzar la cima (1320 m); vértice geodésico y vistas espectaculares de los tres macizos de los Picos de Europa. El oriental queda limitado por la Sierra de Cocón.
Panorámica de la Sierra Cocón (Cueto Cerralosa, Los Tombos y Vitorones) desde el collado Galabín
Superadas las peñas del Cueto Murios sólo queda esta corta subida para alcanzar Peña Vigueras.

Peña Vigueras. Sierra Cocón donde vemos por encima del collado Pandecova (entre el Cueto Cerralosa y Los Tombos) el pico Samelar en el Macizo Oriental de los Picos de Europa.

Desde Peña Vigueras tenemos esta vista de Picos de Europa: Macizo Oriental a la izda y todo el Central llenando el resto de la foto.
Dejo este detalle del Macizo Central entre Peña Vieja (izda) y el Pico Urriello. En medio quedan Tiros Navarro y Peña Castil.

Para regresar a San Esteban optamos por recorrer la Sierra Nedrina superando sus principales montículos. Relieve calizo, aunque más amable que el de otras sierras. Aunque hay algunas zonas de afiladas rocas, jous y lapiaces, predominan los valles y las hondonadas de hierba. Descendemos por la arista norte con impresionante caídas hacia el Canal de Ciercos por donde subimos. Después, manteniendo la dirección y buscando los mejores pasos entre la broza que invade la ladera, nos encaminamos hacia el valle de Lláu con una pequeña charca (1211 m) que nos sirve de referencia. Las prímulas, los diente de león, las margaritas, las violetas y las genistas salpican la pradería y las pequeñas manchas de nieve que aún perduran realzan la espectacular vista de Peña Vigueras.
Sierra Nedrina desde Peña Vigueras. Los principales montes son Cabeza Trupiés en el centro de la foto y Cabeza Librotu a la derecha. No se aprecian las impresiontes caídas hacia el Canal de Ciercos por donde subimos. En el centro de la foto está el valle y la majada de Lláu y, a la izda y al fondo, la Sierra del Cuera.
Bajando de Peña Vigueras por la ladera norte tenemos esta impresionante imagen de la peña desde el borde de la sierra. Foto de Rosa Jiménez.
Echamos la vista atrás para ver la bajada norte de Peña Vigueras
Nos dirigimos hacia el este siguiendo una sendilla y dejando a la derecha las cabañas de Lláu en una gran hondonada de hierba colgada sobre las verticales caídas de la Pared de Pelbardo por donde la sierra se precipita en el valle de Ciercos. Se avanza rápido por un terreno algo irregular pero fácil hasta alcanzar el pico Cabezu Trupiés (1256 m) coronado por un gran hito de piedras. Como desde aquí seguimos teniendo buenas vistas de los Picos de Europa paramos un buen rato a reponer fuerzas.
Desde Cabeza Trupiés miramos hacia atrás (al oeste) para ver Peña Vigueras, la Sierra Cocón y los Picos de Europa.
Desde Cabezá Trupiés hacia el este: la planicie de Cabeza Pelbardu (cerca) y Cabeza Librotu rellenado el resto de la foto. Desde Pelbardu giraremos a la derecha para rodear la profunda depresión que se intuye.

Reanudamos la marcha hacia el este bajando directos por un terreno algo más escarpado a un pequeño jou de hierba del que salimos por una senda hacia el cercano Cabeza Pelbardu (1219 m) señalizado con otro hito de piedras. Al norte quedan las cabañas de Jortigal a las que se accede desde la aldea de Mier. Mantenemos unos metros la dirección este hasta alcanzar el borde de la depresión de Entrecuetos y, para no tener que bajar a ella y después subir, la rodeamos por el sur casi sin perder altura. Retomamos la orientación este por el mismo borde de la sierra donde una alambrada de espino impide que los animales se precipiten en el abismo; se ve una ladera muy inclinada de hierba, pero más abajo están las caídas verticales. Estamos en las Colladas de Conería (1104 m).
En Cabeza Pelbardu
Vista atrás desde Cabeza Pelbardu. Vemos lejos Peña Vigueras recortada sobre los Picos de Europa y llenado casi toda la foto Cabeza Trupiés.
Vista atrás desde los Collados de Conería. Sierra Cocón, Canal de Ciercos, Cueto de Taconero y Peña Vigueras

Desde los Collados de Conería vemos Cabeza Librotu. A la derecha caen las paredes verticales hacia el Canal de Ciercos.
San Esteban desde los Collados de Conería
Una dura y corta subida por terreno pedregoso con algo de broza nos permite alcanzar los montículos que rellenan la zona alta del Cabezu Librotu (1202 m) en cuya cima no hay más que un pequeño hito de piedras. Nos asomamos al norte para ver la Pica Peñamellera que desde aquí tiene una silueta menos vertical.
Desde Cabezu Librotu tenemos esta imagen de la Pica Peñamellera.
A partir de aquí el terreno es más abrupto y hay que ir buscando los mejores pasos entre las hondonadas y el lapiaz pero manteniendo la dirección este y casi por borde del extremo sur de la sierra. Con tanto sube y baja apenas apreciamos que poco a poco vamos bajando y en uno de los pequeños riscos pasamos por el Cantu Rizquieza sobre el borde oriental de la sierra y desde donde comenzaremos a bajar rápidamente. Un poco más adelante, en una vaguada herbosa a la que no bajamos, están las cabañas de la Majada los Murios (Candarroble) (1070 m). Desde aquí deberíamos haber bajado por la franja de hierba escorándonos hacia el noreste, pero no lo hicimos y nos metimos en un terreno más abrupto del que resultó fácil salir.
Majada los Murios con la Sierra del Cuera al fondo.

Lapiaz que rodeamos a medias cerca de la Majada los Murios.
Manteniendo la dirección noreste, casi al borde de la sierra, emprendemos un largo descenso de unos 300 metros por terreno mixto pero cómodo: tramos de hierbas con algo de roca, zonas con algo de broza, alguna sendilla ocasional que pronto se pierde… Según bajamos disfrutamos de unas hermosas vistas de los prados, camperas y cabañas de los Invernales de Tremaño que, al otro lado, quedan protegidos por las peñas calizas de Pico Cerréu y la Peña Robriguero. Hacia allí nos dirigimos.
Desde el Cabezu Librotu la arista de la sierra vira al noreste y más o menos por ella emprendemos un largo descenso. Abajo vemos los Invernales de Tremaño a donde tenemos que llegar y por detrás la Peña Robriguero y el Pico Cerréu.
Durante la bajada tenemos esta vista de la aldea de Cuñaba. No se aprecia la verticalidad de la ladera herbosa.
Al llegar a la pared del primer prado (770 m) nos viramos de nuevo hacia el este, siempre por encima de los prados, hasta cruzar el tendido eléctrico de una línea de alta tensión. Llegamos al lado de la tapia de otro prado por donde pasa una senda que lo bordea en dirección sur hasta situarnos en el borde (710 m) del amplio, empinado y pedregoso canal con matojos llamado Cuesta Canal.
Primer prado y cabaña de los Invernales de Tremaño. Según mi mapa se llama Naveda. Seguiremos hacia la derecha en paralelo a la pared.
Por encima de los prados seguimos esta senda hasta el collado situado a la izquierda de la torreta que soporta el tendido eléctrico.
Si en los Invernales de Tremaño tuvimos un corto llaneo, ahora emprendemos otra empinada bajada de casi 300 metros. En el primer tramo seguimos una senda que baja al bies y que pronto se pierde, después bajamos directos y finalmente seguimos otra senda más tendida entre espinos y zarzas hasta dar con una fuente de abundante agua y pilón en la zona conocida como Juntañes (500 m). Estamos muy cerca y por encima de la aldea de Cuñaba que no visitamos por quedar fuera de la ruta.
Bajando por la Cuesta Canal. No se aprecia la fuerte inclinación del terreno.

Fuente y abrevadero en Juntañes
Al lado de la fuente pasa un ramal de la amplia pista que baja desde Tremaño (por la que no bajamos). El ramal finaliza en una finca mientras que el camino antiguo, algo tomada por los espinos y las zarzas, continúa en descenso hasta la finca con prado y cabaña arreglada de la Cuadra la Vega (480 m). Una puerta impide el paso aunque superándola se llega enseguida a la cercana carretera. Queremos buscar la Senda de los Puntones que se encuentra más abajo pero el camino original que rodeaba por arriba los prados está totalmente invadido por la maleza. La opción cómoda es atravesar la finca al lado de la casa y salir a la carretera. Seguirla. Coger el primer camino ancho a la derecha entre prados y, cuando este finalice, cruzar el prado de la izquierda. Ahí se coge la senda.
Punto de acceso (hacia la derecha de la foto) a la Senda de los Puntones desde el prado que la separa de la carretera. San Esteban se ve en el centro de la foto.
El camino que seguimos nosotros es más auténtico. En la Cuadra la Vega subimos unos metros para situarnos con menos maleza sobre el camino antiguo. Por allí los animales han abierto una senda que más o menos se puede seguir. En un punto la senda baja hasta una cabaña, la rodea y continúa embarrado hacia abajo hasta el límite superior del prado que había que cruzar en la opción primera. Sin necesidad de cruzarlo accedemos (480 m) a la Senda de los Puntones.
La Senda de los Puntones comienza rodeando esta primera canal.

Rodeada la primera canal la senda sigue hacia la segunda, que se ve vertical hacia la izquierda de la foto, por donde se reruerce en un vertiginoso descenso.
La preciosa senda va colgada sobre el abismo en medio de un denso encinar que apenas deja ver las verticales caídas. Primero avanza llano y rodea una pequeña canal, después se retuerce armado en muy pocos metros para bajar por la siguiente canal. Es espectacular. Luego baja recto, siempre en medio del encinar, hasta confluir con la carretera (300 m) que viene de Cuñaba.
Desde la canal de bajada vista hacia atrás. La senda queda oculta bajo la abundante vegetación.
Último tramo de la Senda de los Puntones poco antes de llegar a la carretera.
San Esteban con la Sierra Cocón por detrás. Bajando ya por la carretera.
San Esteban desde el desvío de la carretera hacia Cuñaba.
Poco antes de cruzar el río y llegar a San Esteban tenemos esta vista de las verticales caídas de la Sierra Nedrina hacia el Canal de Ciercos. Vemos el Cueto de Taconero y Peña Vigueras al fondo.
En realidad la senda continúa, sin tocar la carretera, pasando al lado de la cabaña de El Cuetu, cruza después un pedrero y sale del bosque para bajar finalmente a la Senda el Pastor muy cerca de San Esteban. Como vamos cansados, nos hemos quedado sin agua y llevamos ya muchos kilómetros y metros de ascensión, dejamos este último tramo para otro día y bajamos por la carretera los últimos metros para llegar al puente (250 m) sobre el río San Esteban donde tenemos aparcado el vehículo.

Lorenzo Sánchez Velázquez