domingo, 17 de julio de 2016

Canales de Trea y Culiembro. Circular desde Poncebos

Salida y llegada: Poncebos (concejo de Cabrales)
Perfil de la ruta
Distancia: 26,5 km
Duración: 10:30 h (sin contar paradas)
Subidas acumuladas: 1760 m
Altura Inicial: 250 m
Altura máxima: 1635 m
Fecha de realización: 29/VI/2016
Dificultad: alta
Track de la ruta

Itinerario: Poncebos – Ruta del Cares – Los Collaos – El Culiembro – Puente Bolín – Canal de Trea – Collado las Cruces – Vega de Ario – Moandi – Vega Maor – Majada Ostón – Canal de Culiembro – Ruta del Cares – Poncebos.

Mapa de la ruta

Nota: le asignamos un nivel de dificultad alta por la gran distancia a recorrer, el enorme desnivel acumulado y la dureza añadida de la subida por la Canal de Trea, por la que se ascienden más de 1100 metros en apenas 2 km sin un solo descanso y con tramos de mucha pendiente.

         A las 9:00 estábamos en Poncebos (250 m) dispuestos a realizar la ruta más larga de esta temporada con permiso de la del Estorbín. Aparcamos frente al Puente la Jaya, puente que salva el río Cares para acceder al sendero que lleva a Bulnes.
Senda que sube a Bulnes por la Canal del Texu
        Comenzamos a caminar por la turística Ruta del Cares poco transitada a estas horas. En dos kilómetros de suave ascensión alcanzamos Los Collaos (520 m) y las ruinas de los edificios que sirvieron para construir este camino en los años 50. Como dice el panel informativo, los que hicieron posible este camino, excavado en la roca y colgado sobre el abismo, con la finalidad de dar servicio al canal que suministra agua a la central hidroeléctrica de Poncebos, nunca pensaron en su actual uso turístico.
Subiendo a Los Collaos por la Ruta del Cares
        Desde Los Collaos ya vemos el trazado de una parte del camino entallado en la roca. Abajo, muy abajo, las aguas azules, verdes y turquesas del Cares murmullan entre enormes farallones que apenas dejan espacio para el discurrir del río. El paisaje es majestuoso; es la Garganta Divina.
Vista atrás desde Los Collaos

Desde Los Collaos ya vemos una parte de la Ruta del Cares
        Casi enfrente de Los Collaos, al otro lado del río, en el Murallón de Amuesa que cierra el desfiladero por el sur, vemos unas cuevas y cabañas y unos prados colgados sobre el abismo desde donde nos ladra un perro pastor que cuida un rebaño de ovejas. Parece imposible que allí pueda mantenerse un redil de ovejas; si fueran cabras…
Mirando atrás, hacia Los Collaos
Ruta del Cares


         Más adelante, en un recodo del camino, encontramos la Riega del Saigu (425 m) y a continuación varios tramos de túneles y el gran ojo del Cares. El Canal de la Raya baja vertical por la derecha y, a la misma altura, al otro lado del río, el impresionante Canal de Sabugo de cuya base sale el impetuoso manantial de Farfao, que sólo él proporciona la mayor parte del caudal del Cares en este punto (aguas arriba, en Caín, el agua se canaliza y, en algunos puntos de la ruta, podemos apreciar el formidable caudal del canal).
Manantial de Farfao
         Desde aquí vemos, al fondo del desfiladero, el Puente Vieya y el empinado verdor del Pando Culiembro que culmina al otro lado del río en la cabaña de la Quintana. Una senda baja desde la ruta del Cares y cruza el puente remontando en varios zigzags por el Pando hasta la cabaña. Más arriba sigue por el Canal de Piedra Bellida para ascender duramente al Colláu Cerreo que da acceso desde esta zona a las Majadas de Amuesa.
Pando Culiembro. Abajo se ve el Puente Vieya y el camino en zigzag que sube a La Quintana
         Admirando este formidable espectáculo nos hemos acercado a Culiembru (450 m) por cuya canal bajaremos más tarde; algunos prados y cabañas se aprecian desde el camino. Cerca, en la zona conocida como Madama de la Huertona, la ruta cruza una pasarela (Pasarela de los Martínez) colocada en 2012 después de que un gran desprendimiento cortara totalmente el camino; otro panel nos informa de este hecho y de los trabajos que permitieron la continuidad de la ruta. Enseguida cruzamos la Riega de las Párvulas, después varios túneles pequeños y finalmente damos vista cercana al Puente Bolín (465 m). Unos metros antes se encuentra la señal de la Canal de Trea; el plato fuerte del día.
Puente Bolín

Inicio de la Canal de Trea
         Después de algún corto preámbulo para las fotos sobre el puente, acometemos los duros primeros metros, con tramos de tierra entre las raíces de unos pocos árboles que han medrado en la rocosa ladera y otros mixtos de piedra fija y hierbas. Los primeros 200 metros de subida nos dejan en el bosque de Cabrerizas, donde la senda bien marcada da una corta tregua.
Bosque de Cabrerizas.
          Accedemos después a la propia canal pedregosa (700 m) y continuamos por ella hasta la Fuente del Peyu (850 m aproximadamente) de donde mana el agua que sirve a la canal (no hay más fuentes hasta Ario). Como vemos muy mojadas las peñas de la parte izquierda, hacemos una corta trepada por la derecha para situarnos sobre la fuente.
Después del bosque de Cabrerizas llegamos al cauce seco del arroyo.
          Los pronósticos del tiempo daban un día de sol y nubes que mejoraría por la tarde. Nada más llegar a Poncebos encontramos nubes a partir de la cota de los mil metros e hicimos la ruta del Cares y la primera parte de la Canal de Trea sin ver nada por arriba pero con buenas vistas hacia abajo. Poco después de superar la fuente nos envuelven las nubes y nos impedirán disfrutar de estos maravillosos paisajes hasta que desaparezcan llegando a Vega Maor.
Paré de Cuarroble
         Más arriba encontramos la Paré de Cuarroble inconfundible por sus manchas verticales negras, quizás de líquenes. La senda abandona el fondo de la canal de Trea que finaliza poco más arriba rodeada de paredes verticales y sube a la derecha por otra corta canal que nos deja al borde del profundo jou de El Llagu; hoy sin agua (1340 m). Lo rodeamos por la izquierda y superamos la arista final de la canal dando un par de revueltas que nos sitúan al borde del abismo por donde hemos subido: no se el fondo (hace muchos años la bajé y el recuerdo que tenía era precisamente ese; por mucho que bajaras nunca veías el final).
Cerca de la cabecera del Valle Extremero. Arriba vemos el Collao las Cruces.
         Nos encontramos en la cabecera del Valle Extremero. Una corta bajada que se agradece y una pequeña subida nos dejan en el Collao las Cruces (1571 m). El blanco lapiaz lo envuelve todo y continuamos la ruta siguiendo las marcas amarillas pintadas en la caliza.
Lapiaz que debemos atravesar para llegar a Vega de Ario

Atrevesando parte del Lapiaz.
         Un kilómetro de caminar por este caótico lugar (Cabeza Corroble) nos lleva a las praderas de Ario que nos las anuncian los mugidos de las vacas entre la niebla. Pero durante un momento una nube que se va nos permite vislumbrar las cabañas e incluso Cabeza la Verde y Cabeza del Covu; nada del Jultayu. La senda cruza la extensa pradera, pasa al lado del pilón ganadero y nos deja en el refugio (1620 m) hoy muy concurrido por algunos grupos que han desistido de subir al Jultayu.
Cabañas en la Vega de Ario con Cabeza del Covu por detrás. (Foto sacada hace unos meses).

De izda a dcha: Jultayu, Cuvicente, Robliza y Verdilluenga. (Foto sacada hace unos meses)
        Es el momento de tomar unas cervezas y reponer fuerzas que ya iban muy justas. Poco más de media hora de descanso y a seguir que aún falta mucho. El siguiente tramo, hasta Vega Maor, lo describí en otra entrada cuando subimos hace poco a Cabeza la Verde.
Al fondo de la Vega de Ario queda el refugio. (Foto sacada hace unos meses)
        Tuvimos que usar el GPS para dar con la senda que cruza los Jous de Ario (1570 m) y deja a la derecha Cabeza las Campanas. Encontramos la senda mucho más y mejor hitada que hace unos meses. Después, bajamos por una corta canal que nos deja en la Colláu Moandi (1500 m). Giramos a la derecha y bajamos a Moandi (1455 m) con extensos pastos, algunas vacas y una cabaña recién arreglada.
Vacas y cabaña arreglada en Moandi
        Atravesamos la vega y una pequeña subida nos deja en el Colláu les Cuerries (1460 m) dando vistas a Vega Maor muy abajo. Estamos saliendo de la zona de niebla y las vistas hacia abajo son perfectas. Y hacia el norte, entre las nubes, se va dejando ver la gran cresta entre el Jascal y el Cabezo Lleroso.
Desde el Colláu les Cuerries vemos Vega Maor y el Cabezo Llerosu
         En este punto hay que prestar atención a los hitos porque hay que pasar por una horcadina que sale a la derecha para acceder a El Canalizo; canal que nos permite descender unos 240 metros para alcanzar los extensos pastos de Vega Maor (1220 m). Un rebaño de ovejas pasta acompañadas por un perro tranquilo y un burro, pero no vemos al pastor.
Horcadina que da acceso a El Canalizo

Vista atrás del primer tramo de El Canalizo
Abajo, muy abajo queda Vega Maor.
        El cielo, encapotado todo el día, se va abriendo. Seguimos por la senda que recorre la vega hacia el naciente, siguiendo las marcas del GR 202 Ruta de la Reconquista, y en el extremo encontramos un depósito de agua seco que se debió utilizar para mantener la leche fría. Un breve collado nos separa de la siguiente y amplia hondonada donde se ubica la Vega los Corros (1235 m) con una pequeña laguna y vacas pastando.
Ovejas en Vega Maor

Cabaña en uso en Vega Maor
Vista hacia atrás de Vega Maor desde el collado que la separa de Los Corros.
         Una horcada da acceso al Valle la Teja y, al acercarnos a ella, las nubes casi desaparecen y obtenemos unas vistas impresionantes del Macizo Central del que nos separa el profundo tajo del Cares. De izquierda a derecha: Cuetos Albos, por detrás de la línea principal donde encontramos los Cuetos del Trave, Dobresengros, Pico de los Cabrones y Torrecerredo; una breve interrupción da paso a las torres de La Celada, de Diego Mella y de la Palanca que nos ocultan la zona del Llambrión; a la derecha, solitarios, los Picos del Friero. La vista desde aquí de la majada de Ostón, sobre un promontorio colgado sobre el Cares y con el fondo de picos que antes enumeramos, es impresionante; sus cabañas y prados verdes con cerca de piedra y árboles.
Horcada que acceso al Valle la Teja. La Nubes van desapareciendo.
Abajo se ven algunas cabañas de Ostón y por detrás, al otro lado de la Garganta del Cares, Cuetos del Trave, Dobresengros, Pico de los Cabrones y Torrecerredo (los tres últimos casi se confunden) y a la derecha las torres de La Celada, de Diego Mella y de la Palanca.
        Al bajar por el Valle la Teja de camino a Ostón vemos, a este lado del Cares y a la derecha, la gran mole (desde aquí) del Cabeza Llambria cayendo vertical sobre el río y, más a la derecha casi detrás, el Cabeza de la Verde, donde estuvimos hace unos meses.
Cabeza Llambria y Cabeza de la Verde desde la Majada de Ostón
Majadad de Ostón y Garganta del Cares.
        La senda marcada con las señales del GR deja a la izquierda Ostón (1000 m) y nos encaminada a un estrecha y profunda canal. Antes debemos descender un empinado prado que la senda salva en zigzag.

Antes de embocar la Canal de Culiembro debemos bajar en zigzag esta pradera.
        Embocados en la canal, maravilla ver la destreza empleada en la construcción de la senda que baja por la Canal de Culiembru: armada en algunos tramos, por un canchal casi continuo donde han medrado algunas hierbas, culebreando siempre, la senda nos permite un rápido y fácil descenso por esta vertical canal. Debemos descender unos 550 metros. Hacia la mitad, cuando la estrecha canal se abre, cruzamos un ancho pedrero hacia la derecha y más abajo encontramos a la izquierda la profunda cueva de Posadoiro (670 m) a la que se accede mediante escalones construidos con piedra o aprovechando los salientes de la roca: se usa para guardar las cabras.
Cerca del comienzo de la Canal de Culiembro

La senda baja culebreando por la empinada canal (en la foto no se aprecia su gran inclinación).
Cueva de Posadoiro y camino de acceso.
Cueva de Posadoiro
        Más abajo aparece una fuente con pilón (Fuente Gonzomera) y un bosquete a la izquierda donde apreciamos algunos nogales. A partir de aquí, el terreno mixto de piedra y hierba se decanta por el verde y, muy cerca del final de la canal, vemos a la izquierda el imposible paso del Escaleru de Culiembru: labrada en la roca, con tramos armados pero sin mantenimiento, estrecha y peligrosa, esta senda discurre un corto tramo con continuas subidas y bajadas en paralelo a la Ruta del Cares.
Fuente Gonzomera

Ya se ve abajo la cabaña de Culiembro
        Enseguida encontramos la cabaña de Culiembru (450 m), en ruinas, una fuente, prados abandonados y bastante arbolado. No tenemos más que cruzar el canal de agua del Cares por un puente y desembocamos en la Ruta. La desandamos los primeros 6,5 kilómetros y estamos de regreso en Poncebos.
Cabaña en ruina de Culiembro

De regreso por la Ruta del Cares

Tramo que aún nos queda para llegar a Los Collaos que vemos arriba a la derecha.
        Por el camino aún hay tiempo para admirar los colores del agua, la profundidad del tajo, la extraordinaria surgencia de Farfao o el ingenio y el trabajo que supuso su construcción.

Lorenzo Sánchez Velázquez