jueves, 23 de junio de 2016

Pico Ferreirúa, Cascada del Xiblu y brañas de Teverga

Perfil de la ruta
Salida y llegada: Puerto Ventana (concejo de Teverga) 
Distancia: 22,5 km
Duración: 7:30 h (sin contar paradas)
Subidas acumuladas: 1300 m
Altura Inicial: 1586 m
Altura máxima: 1976 m
Fecha de realización: 19/VI/2016
Dificultad: media
Track de la ruta


Itinerario: Puerto Ventana – Pico de la Ferreirúa – Braña Las Navariegas  – Cascada del Xiblu – Hayedo de Montegrande – Braña la Puerca – Braña de las Cadenas – Cuerda de Gozmirón – Puerto Ventana.

        Ruta larga con gran desnivel acumulado pero sin dificultad. A las 10:15 horas ya estábamos en el Puerto Ventana dispuestos a comenzar esta larga ruta que nos va llevar por algunas de las más hermosas brañas teverganas, subir al Pico de la Ferreirúa, el más alto del concejo, y disfrutar de la preciosa cascada del Xiblu. Y por el camino cruzaremos el gran hayedo de Montegrande de más de 1500 ha que además de hayas contiene robles, abedules, servales, acebos y espinos.
Puerto Ventana poco antes de subir al Pico del Cuervo. A la derecha picos Colines, Práu, Fontanes (detrás) y Peña Ubiña.
         En el puerto (1586 m) encontramos caballos y vacas pastando acompañados por dos  mastines mansos. Rodeamos por la derecha (también se puede bordear por la izquierda) el peñón que nos oculta la perspectiva occidental para alcanzar al otro lado un collado (1645 m) situado a los pies del Pico del Cuervo. La vista se abre al sur hacia La Babia Alta y a poniente donde apreciamos la alargada cuerda del Ferreirúa que vamos a recorrer.
En la bajada del Pico del Cuervo. Vemos la arista de la montaña que vamos a recorrer hasta el Ferreirúa (al fondo). Al la izda apuntan algunas montañas de Somiedo.
          Una dura subida por un sendero entre el brezo nos permite alcanzar casi la cima (1756 m) que dejamos a la izquierda. Ya comenzamos a ver algunas de las grandes cimas de Somiedo y La Babia. El descenso al collado El Cuervo (1705 m), la subida a Las Llombas (1826 m), la bajada al collado Los Chamuergos (1791 m) y la subsiguiente subida al pico homónimo (1849 m), nos dejan a los pies del Ferreirúa.
Pequeño crestón en Los Chamuergos con el Ferreirúa más cerca.
         Continuamos por su alargada arista oriental, continuación de la que traemos, y alcanzamos unos grandes bloques de cuarcita previos a la cima (1976 m). En ella encontramos un montón de piedras y unas vistas espectaculares: haciendo un giro de horario vemos el Morronegro al sur, seguido por el macizo del Montihuero, Peña Orniz, Calabazosa, Picos Albos y Peña Chana, entre otros. Al norte las Sierras de Sobia y del Aramo y al oeste las Ubiñas (cordal desde el Campu Faya, Tambarón, Huertos del Diablo, Ranchón, Práu, Fontanes, Ubiña Grande y Ubiña Pequeña).
Vista de la Sierra de los Bígaros

Picos Albos y Peña Chana. Al fondo a la derecha, el Cornón.

De izda a dcha: Montihuero, Solarco, Calabazosa, Peña Orniz y Peña Redonda (este último más cerca).

De izda a dcha: Peña Azmón, Pico la Loma y la gran mole del Morronegro.
           Después de admirar el magnífico paisaje, descendemos por una empinada canal situada unos metros después de superar el punto más alto del Ferreirúa. En ella encontramos algunos hitos que nos ayudan, pero debemos bajar con cuidado para evitar un mal resbalón.
Canal por la que bajamos. En la foto no se aprecia su verticalidad.
          Después de este primer y vertical descenso, nos escoramos a la derecha bajando en paralelo al gran crestón hasta alcanzar el Collado de la Ferreirúa (1804 m). Una breve subida a El Colladín (1831 m) y el subsiguiente descenso entre las escobas nos llevan a la Collada del Refuexo (1725 m) donde encontramos dos yeguas con sus potrillos. El valle de Matamala baja hacia la aldea de Torrestío.
Yegua y potrillo en la Collada del Refuexo.

Pico Ferreirúa de donde venimos. Práu, Fontanes,... y Peña Ubiña detras de la Sierra de la Oxa. El valle de Matamala cubierto de escobas en flor.
          La ruta sigue por una senda entre escobas altas que rodea el pico El Águila y nos deja en el Collado de las Navariegas (1754 m) dando vista a las famosas brañas. Situadas en un perfecto circo glaciar del que aún se aprecian las últimas morrenas, forman una hermosa estampa con sus tejados de teja árabe rematados por pesadas lanchas de piedra que lo aseguran. El circo desagua por el Barranco de la Verde que forma más abajo las hermosas cascadas del Xiblu y, al fondo en esa dirección, la Sierra de Sobia cierra el horizonte quedando Villa de Sub bajo sus cantiles meridionales.
Cubeta glaciar donde se ubican las Brañas Navariegas ( se aprecian dos morrenas). Al fondo la Sierra de Sobia y en medio de la foto la solitaria Peña Viguera.
           Habíamos estado por aquí en la primavera del 2008 y encontramos caballos pastando bajo la atenta vigilancia de unos mastines. En esta ocasión no encontramos ganado pero sí pudimos apreciar el extenso desbroce que se ha hecho para evitar que el escobar se tragara literalmente esta hermosa braña. Este es el camino a seguir si se quiere mantener el rico patrimonio rural de Asturias. Bajamos a las Navariegas (1570 m) y, aunque es un poco pronto, decidimos reponer fuerzas disfrutando del magnífico entorno.
Corro y cabaña en Las Navariegas
           Retomamos la marcha siguiendo el camino que arranca al lado del arroyo y baja entre servales, acebos y espinos primero, y bajo del dosel de las hayas y robles después. Empedrado en algunos tramos, armado en otros y con un buen mirador sobre la cascada superior del Xiblu, el hermoso camino se adentra más abajo en el hayedo del Monte Braniecha.
Bajando por el hayedo del Monte Braniecha
         Llanea al llegar a los prados y cabañas casi abandonados de Michadoriu y, en la Braña Fociecha (1130 m), lo abandonamos siguiendo las indicaciones hacia el PR 269 (Cascada del Xiblu) que nos hace girar casi 180º para llanear hacia la cascada de El Xiblu.
Villa de Sub bajo los cantiles de la Sierra de Sobia.
          El camino ancho, entre prados y un poco embarrado, nos lleva a un nuevo cruce (1130 m). Cruzando el puente de madera nos sumergiríamos en el hayedo de Montegrande, pero aún debemos visitar las cascadas. Seguimos de frente por una senda bien trazada con escalones y barandilla de cuerda que sube hasta la cascada del Xiblu (1230 m). Hermosa como cabello al viento, esta primera cascada tiene unos 25 metros y es muy fotogénica. Seguimos un corto trecho hacia las cascadas superiores pero enseguida retrocedemos dejandolas para otra ocasión; queda mucha ruta y no parece fácil la subida.
El arroyo baja por el Barranco de la Verde formando preciosos rápidos y cascadas como la del Xiblu.

Cascada del Xiblu
          Desandamos la senda hasta el puente y lo cruzamos para acceder a una pista ancha y casi llana que recorre el hayedo de Montegrande. Son tres kilómetros de plácido paseo a la sombre de las hayas, bien señalizado, con paneles sobre la ruta, la flora y la fauna que nos deja en la carretera AS 228 muy cerca de la Braña de la Puerca (1130 m).
Puente de madera que cruza el Barranco de la Verde para situarnos en la pista que faldea el hayedo de Montegrande

La pista ancha recorre el hayedo de Montegrande y finaliza en la carretera cerca de la Braña de la Puerca
         Para visitar la Braña de las Cadenas en el valle de Valdesampedro, subimos algo más de un kilómetro por la carretera hacia el Puerto Ventana, y nada más cruzar el Reguero Ortigosa en una revuelta, la abandonamos (1210 m) siguiendo una pista ancha.
Algo más de un kilómetro por la carretera da para imágenes como esta con la Sierra de Sobia al fondo.
        Se trata de seguir ahora el corto PR AS 270 (Braña de las Cadenas) del que nos informan unos paneles situados al comienzo del camino. Siempre bajo las hayas, seguimos otro kilómetro y medio, primero en suave bajada y después en cómoda subida, hasta alcanzar la braña (1280 m) después de cruzar el Río la Puerca. Un gran pastizal con cabañas y corros en buen estado y en uso, y rodeado por el bosque de hayas, la preciosa braña nos permite apreciar como el extenso hayedo de Montegrande cubre las laderas norte y este bajo el gran crestón del Ferreirúa, que ahora se ha cubierto de nubes.
Llegando a la Braña de las Cadenas

Corro y cabaña en la Braña de las Cadenas.
          Habíamos previsto regresar al Puerto Ventana subiendo primero a la Cuerda de Gozmirón por un cortafuego que se aprecia bien en las ortofotos. Sin embargo, en la parte alta de la braña encontramos en buen estado el antiguo Camino Real que comunicaba Teverga con la Babia leonesa. De traza ancha, es una pena que no figure ni en los mapas topográficos y nos permitió alcanzar la arista de Gozmirón de una forma cómoda y a la sombra de las hayas.
Precioso camino que sube desde la Braña de las Cadenas a la Cuerda de Gozmirón.
         Al poco de dejar la braña, el camino da una revuelta a la derecha para acceder a otro claro del bosque llamado El Chaquete (1360 m). Después remonta al bies la ladera entre hayas centenarias y nos deja con poco esfuerzo en la cumbrera de la Cuerda de Gozmirón (1510 m). En este tramo encontramos algo de barro, algunos hitos y añadimos otros. El recorrido por el cortafuego y la cumbrera de la sierra también es factible y está despejada.
Camino que recorre la cumbrera de la Cuerda de Gozmirón. Al fondo ya vemos cerca el Puerto Ventana

Llegando al Puerto Ventana.
          En lontananza y muy cerca vemos el Puerto Ventana. En lugar de salir a la cercana carretera, bajamos unos metros hasta una pista que cruzamos y donde hay un cercado para uso ganadero. Seguimos una senda que, en paralelo a la carretera, nos lleva sin dificultad hasta el pilón ganadero situado al lado del aparcamiento que hay en el Puerto Ventana.

Lorenzo Sánchez Velázquez