jueves, 19 de marzo de 2015

Sierra de Peña de Ventana. Circular de Moal

Salida y llegada: Moal (concejo de Cangas de Narcea)
Distancia: 20 km
Perfil de la ruta
Duración: 6:00 h (sin contar paradas)
Subidas acumuladas: 1110 m
Altura Inicial: 600 m
Altura máxima: 1374 m
Fecha de realización: 14/III/2015
Dificultad: media
Track de la ruta



Nota: asignamos un grado de dificultad media a esta ruta por la longitud del recorrido y por la maleza que invade los últimos cien metros antes de acceder a la cumbrera de la sierra. La ruta es sencilla y en su mayor parte transcurre por pistas de tierra.





Moal desde el camino antiguo que sube a Oballo
           El concejo de Cangas del Narcea es el de mayor extensión de Asturias. Su abrupta orografía está surcada por el río Narcea y sus afluentes: por la izquierda aportan sus aguas el Muniellos, Coto y Eirrondo y, por la derecha, el Naviego (al que llegan las aguas del Cibea), Antráu y Onón. Está separado de Somiedo por la Sierra de la Serrantina, de Tineo por la de La Cabra, de Degaña por la sierra del mismo nombre, del de Ibias por la Loma de Argasalada y la Sierra de Bustelo y Ciallo y del concejo de Allande por la de Valledor. Contiene otras sierras que se orientan con preferencia al norte destacando, entre otras, la Sierra del Conio, los Picos de la Carcabina y la de Peña Ventana en el suroccidente del concejo y la Sierra del Caniellas, la de la Zarza y la del Acebo en el suroriente. En esta jornada toca recorrer la de Peña Ventana.
Iglesia de San Juan en Oballo
           Llegamos a Moal (600 m) tomando un desvío en la carretera AS 15 en su paso por Posada de Rengos. Después de cruzar el puente sobre el río Muniellos sale a la izquierda la calle principal donde se encuentra la Capilla de San Juliano y la plaza en un desvío al otro lado del río. Una cuadrilla de mozos del pueblo la están acondicionando para acoger la IV carrera Puerta de Muniellos y debemos aparcar un poco más adelante en la misma calle principal.
          Iniciamos la ruta caminando por la citada calle y salimos de ella por un camino que nos lleva por los arrabales occidentales de la aldea hasta salir a la AS 211 antes de la cerrada curva que hace para superar el Reguero de la Beiciella. Dejamos a la derecha prados y huertos cercanos a la aldea y, en la misma curva, la abandonamos, obviando también la que sale a la izquierda hacia Oballo (Oubachu) (800 m), para tomar el antiguo camino que sube entre prados a la aldea.
Casas en Oballo
          Hórreos y paneras, casas antiguas bien conservadas o restauradas, una iglesia con espadaña (la de San Juan) y varias casas rurales vamos descubriendo a medida que subimos por sus empinadas calles. En el cruce de caminos situado entre el barrio bajo y el alto de la aldea, seguimos por el que sube de frente, obviando el de la derecha por el que regresaremos al final de la ruta y el de la izquierda que enlaza con la carretera que viene de Moal.
Por el robledal del Caleiru
          Al dejar atrás las últimas casas, el hormigón de las calles da paso a la pista de tierra y echando la vista atrás disfrutamos del hermoso valle de Muniellos, de las aldeas de Oballo y Moal y del tupido robledal que puebla en Monte Moal colindante con la Reserva Natural Integral de Muniellos. Llegamos pronto al collado y braña de Cochadiegu (1023 m), dando vista a Sierra Seca (al otro lado de del Valle del Cabreiro) y cruce de caminos. Olvidando las pistas que salen a derecha e izquierda, cogemos el sendero que sube por el mismo lomo de la montaña entre jóvenes robles que van poblando la ladera. El camino tiene dos antiguas roderas invadidas parcialmente por la maleza que nos permiten subir al llano de El Caleiru (1120 m), donde el robledal, limpio aquí de maleza, con sus barbas capuchino (líquenes) nos hablan de la pureza de estos parajes.
Moal y Oballo quedan muy abajo
           La senda da aquí un pequeño rodeo por la derecha para evitar la tupida maleza que puebla un corto tramo del lomo de la montaña y lo alcanza más adelante empinándose. No queda mucho para alcanzar la cumbrera de la sierra pero es el peor tramo: la senda está completamente invadida por la escoba, el brezo y los retoños de los robles recién nacidos. Peleando con ellos avanzamos lentamente unos 100 metros hasta que, en lo alto de la sierra, queda sólo el brezo de bajo porte que apenas dificulta la marcha.
           Las vistas son formidables aunque las nubes nos oculten las cumbres más altas. En las fotos numeradas señalo lo que se ve o se intuye. La Sierra de Peña Ventana, donde nos encontramos, está cubierta completamente de brezo; ningún árbol en su alomada cumbrera, sólo en las zonas bajas de sus laderas veremos bosquetes de robles, hayas y castaños y algún que otro abedul y acebo.

Panorámica 1
 Panorámica 1: A la izquierda el Cueto Rogueiro tapa al Cueto Arbás. En medio picos Caniellas y Xiplo, y a la derecha la sierra del Pico los Grallos.












Panorámica 2
Panorámica 2: Desde el Xiplo (izda), Sierra de Degaña (picos Rubio y Los Grallos) bajo las nubes y Sierra de Moreda (Teso Mular). A la derecha el Monte Moal.










Panorámica 3
 Panorámica 3: Reserva Natural Integral de Muniellos. La cierra por el sur la Sierra de Bustelo entre el Pico Redondo a la izquierda y La Candanosa a la derecha. La carretera AS-211 que faldea el pico Valmayor, antes de entrar en Muniellos por el puerto del Conio.








Panorámica 4
 Panorámica 4: Picos de la Mesa y Conio detrás del Valmayor, a la izquierda. Picos de la Carcabina al otro lado del profundo Valle del Cabreiro.












Peña Ventana

           La senda continúa en suave ascenso siguiendo la cumbrera de la sierra hacia el noreste hasta alcanzar la cima del Brañueto (1315 m), montículo sin gracia, de donde arranca una pista o cortafuegos que baja un corto tramo (1288 m) para ascender después a la alomada y cercana montaña de Peña Ventana (1374 m). Supongo que el topónimo “peña” hará referencia a las que caen verticales por la ladera occidental. En la cima encontramos una pequeña laguna, unos peñascos sin importancia, un vértice geodésico y un oxidado y antiguo buzón de montaña.
           En la ladera oeste, antes de las verticales peñas que bajan hacia el Valle del Cabreiro, hay un bosquete precedido de un escobar quemado por el que camina muy mal. Nos acercamos todo lo que podemos porque de las ramas de los árboles cuelgan los hielos blancos como si se tratara de una temprana y tupida floración. Después de las correspondientes fotos regresamos a la cumbre para reponer fuerzas al abrigo de los citados peñascos.

Panorámica 5: Cima de Peña Ventana
 Panorámica 5: Vértice geodésico y buzón de montaña en Peña Ventana. Al fondo, Sierra Seca al tro lado del Valle del Cabreiro.











Panorámica 6 desde Peña Ventana
 Panorámica 6: La Escarcha en las ramas. Al fondo y a la izquierda los Picos de la Carcabina y el Pico Queipo en el centro.

















Estanques de riego cerca de Larna

          Continuamos la ruta por una pista con mucha piedra suelta que baja fuertemente siguiendo el lomo de la sierra hasta una zona llana donde encontramos una solitaria y triste cabaña. Más adelante dejamos a la derecha el montículo de Peña Vaquera, mientras que en la ladera occidental medra un pequeño bosque de hayas. Siguiendo la cuerda vemos las antenas del monte Pernadoiro, el más septentrional de la sierra. Pero en el collado previo, la pista, y nosotros con ella, se desvía a la derecha y emprendemos el regreso por la ladera oriental de la sierra.
Casas antiguas en Larna
           Bosquetes de robles y abedules se intercalan con prados más o menos cuidados y abajo el río Narcea nos separa de la Sierra de Pando (cuya cumbrera está divida en prados bien trabajados y caminos). La pista desciende dando dos revueltas y cruzando tres regueros cuyas aguas recogen los lugareños en grandes depósitos y de ellos salen canales para regar los prados de la empinada ladera oriental de la sierra. Alcanzamos la pequeña aldea de Larna (L´Arna) (720 m) con casas antiguas y viejas, alguna moderna y algún establo y algún que otro huerto. Lo cruzamos y dejamos que la carretera, a la izquierda, baje hasta la AS 15, para continuar nosotros por un camino de frente que en llano continúa el rodeo oriental de la sierra.
          La ruta es larga y hay que dejar fuerzas para superar ahora los 150 metros de desnivel que tenemos por delante. Pasamos por la zona de Valdelacadena donde encontramos un corro de piedra abandonado y culminamos el tramo en la Cuesta de Peña Ventana (850 m) donde hay un par de grandes pinos.
          En el descenso damos dos revueltas que nos conducen por un tramo llano a media ladera con afloramientos de conglomerado (roca sedimentaria a base de cantos rodados) y algunos apiarios (grupos de colmenas). Práu Alto y Altonavalía son los topónimos con los que se denomina esta zona en los mapas topográficos. Al otro lado del Narcea, por las abruptas paredes verticales de la Sierra Pando, vemos dos cascadas, una por el Reguero de la Forcaneda y la segunda, más importante, la Cascada de Aguas Blancas.
Área recreativa en el Reguero de la Ferbienza
           Cruzamos el Reguero de Loise y más adelante el de La Ferbienza donde hay una pequeña área recreativa con piscina muy cerca ya de Oballo. El paraje es muy agradable y unas peñas de conglomerado situadas a un lado de la piscina parecen invitar a tomar el sol cuando apriete en verano.
         Enseguida entramos en Oballo (800 m) dejando a la izquierda el cementerio y bajamos por el camino antiguo hasta Moal donde completamos el circuito caminando por la calle principal entre casas antiguas con hórreos o paneras centenarios y otras modernas que en su mayor parte no han respetado el modo de construcción tradicional. La blanca capilla de San Juliano proporciona el punto final a esta larga pero agradable ruta.

Lorenzo Sánchez Velázquez