lunes, 5 de enero de 2015

Pico Fario o Cima. Circular desde Rioseco

        Aunque la cumbre del Pico Fario o Cima se encuentra entre los concejos de Siero y Sariego, su alargada loma norte se interna en el de Gijón mientras que la ladera este, a partir de la Peña de los Cuatro Jueces, pertenece al de Villaviciosa. La extensa cima contiene dos cumbres superpobladas de antenas de telefonía y televisión; la más alta y grande corresponde al pico Cima (737 m) y se encuentra al este; la pequeña, llamada Cerro Gavio o Cimero (707 m), da vista al concejo de Siero al suroeste.
         Entre el gran pinar que puebla sus laderas con algunas breves plantaciones de eucaliptos, van brotando esporádicamente algunos robles, abedules y acebos que formarían la primitiva vegetación autóctona. Recientemente han cortado los pinos de una zona quemada en el Monte del Llagón y se ha cercado para proteger los nuevos plantones de los pinos sembrados.
         Al pico se puede acceder en coche desde el Alto de la Fumarea en la AS-331 por una estrecha carretera que da servicio a las antenas. Además, como hay muchas pistas que recorren la sierra desde las distintas aldeas y parroquias que pueblan sus laderas, es frecuente encontrar ciclistas en el circuito circular que vamos a describir.


Salida: Área recreativa de Rioseco (Concejo de Gijón)
Distancia: 12,4 km
Perfil de la ruta
Duración: 2:30 h (sin contar paradas)
Subidas acumuladas: 480 m
Altura Inicial: 380 m
Altura máxima: 737 m
Fecha de realización: 2/I/2015
Dificultad: baja
Track de la ruta

  Comienzo y fin de la ruta
          La zona rural de Gijón comprende varias parroquias dividas a su vez en aldeas y caserías conectadas por caminos asfaltados u hormigonados que, como una tupida red, vertebran el concejo y dan un mapa aparentemente caótico de caminos, carreteras y pistas. Para llegar al punto de partida situado en un Área Recreativa próxima a Rioseco, debemos dejar la carretera AS-248, que comunica Gijón con Pola de Siero, en el kilómetro 7 para acercarnos a la parroquia de Caldones. Justo después del cruce de La Bombilla, en la misma aldea, tomamos a la derecha el Camín de la Llomba que al poco se revuelve hacia el sur. La carretera sube sobre el mismo lomo de la montaña entre chalets y prados hasta enlazar más arriba con el camino asfaltado que baja a San Pelayo. Cruzada la aldea, el asfalto da paso al hormigón y desemboca en otra carretera asfaltada que lleva a Rioseco, dejando una casa a la izquierda. Continuamos por esta carretera (Camín de Rioseco) bajo una cubierta de castaños, robles y avellanos hasta alcanzar de nuevo el lomo de la sierra. Allí hay un cruce de caminos: a la izquierda sale una pista de tierra que llevaría, siguiendo el cordal, hasta Monte Deva; de frente la carretera baja a Rioseco de Caldones y a la derecha, por donde continuamos, la carretera sube por el cordal hacia Brañanueva y Rioseco de Baldornón. A unos 400 m del cruce, alcanzamos una pequeña área recreativa donde dejamos el vehículo.
Área recreativa de Rioseco. Punto de partida

Descripción
           En nuestro recorrido seguimos casi completamente la Ruta del Fario señalizada como PR-AS 118 y cuyas marcas y señales están ocultas y descoloridas. Situados en la citada área recreativa (380 m), tomamos la empinada cuesta hormigonada que deja a la derecha el Camín de Llagos y a la izquierda la carretera que lleva a Rioseco de Baldornón y Brañanueva. Enseguida encontramos el depósito de agua de Rioseco cuyo mantenimiento corre a cargo de la Empresa Municipal de Agua (EMA) y el hormigón da paso al camino de tierra y piedra. Este tramo de camino lo han arreglado hace poco. Al principio entre eucaliptos y enseguida de manera definitiva entre los pinos que cubren prácticamente toda la Sierra del Fario, proseguimos la subida siempre por el lomo de la montaña. A ambos lados de la pista, bajo la cubierta arbórea, el matorral de cotoyas, los helechos, las ramas secas y las altas hierbas forman un tupido e intransitable entramado. Antes de llegar a lo alto de la extensa cima, encontramos varios cruces que obviamos siguiendo siempre de frente. Algunas afloraciones rocosas de cantos rodados compactados nos informan sobre la procedencia marina de estos lugares antes del plegamiento alpino. Al fin, alcanzamos la extensa planicie de la cima donde encontramos un mirador (664 m) a la derecha desde el que se obtiene una buena vista de la ciudad de Gijón sobre las copas de los pinos y varios prados que rodean el complejo de antenas situadas en la cumbre.

Pista de subida al Fario, entre los pinos

Afloraciones de cantos rodados compactados
Área recreativa Loma de Siero
            Un kilómetro de paseo nos llevan a un cruce donde se encuentra el Área recreativa Loma de Siero perteneciente a los ayuntamientos de Siero y Sariego. Por la izquierda subiríamos al pico Cima, el más alto, pero antes preferimos subir al Cerro Gavio a la derecha porque nos ofrece vistas mucho mejores. Así pues, continuamos por la pista de la derecha, cruzando una portilla de madera, para ascender al montículo del Cerro Gavio (707) donde encontramos una caseta, una antena, varias mesas de madera, una rosa de orientación y unas vistas espectaculares del centro de Asturias, de sus sierras y montañas.



Cerro Gavio
          La vista por el este comienza en la Sierra del Sueve y llega hasta los Picos de Europa, donde distinguimos Torrecerredo, Peña Santa, …, Peña Bermeja y la Sierra de Beza (Cantu Cabronero). Más cerca está Sierra de Aves (Vízcares), las grandes montañas septentrionales del Cordal de Ponga (Llambria, Campigüeños, etc), otras cimas del Parque Natural de Redes y la cercana Sierra de Peñamayor.

Picos de Europa desde el Cerro Gavio

Montes de Redes desde el Cerro Gavio

Peñamayor, Torres y Retriñón, entre otros

           El Torres, el Retriñón y la zona del Nogales se encuentran al sureste al igual que Peña Mea, más cercana. Al sur vemos las cimas que hay entre el Estorbín y el Cellón al que siguen el cercano Cordal de Urbies por delante del de Carrocedo. La Tesa, La Mesa y La Almagrera enlazan con el Macizo de Las Ubiñas que, a su vez, da paso a la Sierra del Áramo, situándose el Llosorio por delante, y finaliza en La Mostayal. A la Sierra de Tameza le sigue la de La Manteca (más retrasada), llegando la vista hasta algunos picos de Somiedo. Al oeste vemos la Sierra de Begega y el Courio, y mucho más cerca, el Gorfolí cerca de Avilés. Con buena vista se llegan a distinguir los aerogeneradores que cubre la Sierra de Begega y los de Tineo.
Entre el Nogales y Peña Mea
Las Ubiñas desde el Cerro Gavio
Pola de Siero y la Sierra del Aramo desde el Cerro Gavio

           La extensa planicie central de Asturias se encuentra a nuestros pies: Pola de Siero, Oviedo y el Naranco, Avilés y Gijón. Mucho más cerca están los picos San Martín y del Sol al oeste y pico Cima al noreste, nuestro siguiente objetivo.

           Descendemos del Cerro Gavio y retrocedemos hasta el cruce donde está el área recreativa. Allí hay un pequeño aparcamiento del que sale un sendero que baja a la aldea de La Rimada en Sariego. Podemos bajar un corto tramo por él hasta un mirador desde donde se obtienen buenas vistas del citado concejo. Continuando por el camino ancho, ascendemos al cercano Pico Cima (737 m), cumbre mayor de la Sierra del Fario, poblada de antenas y prados y cuya grande y alomada panza ofrece peores vistas que el Gavio. Siguiendo las marchas del PR, en la cima, cruzamos una portilla metálica y emprendemos el descenso entre prados cercados con alambre de espino y con unas formidables vistas de Gijón, su puerto y su bahía.
Gijón desde la bajada del pico Cima

Peña de los Cuatro Jueces
             Más abajo cruzamos otra portilla penetrando en un prado con algunos pinos. Una vez cruzado y saliendo de él por una portilla canadiense, accedemos a una pista justo al lado de la Peña de los Cuatro Jueces (640 m) donde convergen los concejos de Gijón, Villaviciosa, Siero y Sariego. Accedemos al pequeño Área Recreativa que rodea la pequeña peña que a modo de mesa representa el lugar donde se reunían los representantes de los cuatro concejos para decidir cuestiones relacionadas con el pastoreo y el aprovechamiento de la madera. Un panel informativo nos cuenta la historia. Nuestro camino continúa hacia el norte siguiendo el Cordal de Deva por el Monte Llagón cubierto de pinos de repoblación. Llaneamos un par de kilómetros hasta un cruce de caminos (540 m) donde finaliza un sector del monte donde han cortado pinos y repoblado con plantones nuevos. Viramos casi 180º a la izquierda para, enseguida, emprender un fuerte descenso donde alternaremos tramos de tierra y piedras con otros hormigonados hasta alcanzar la fuente con grifo y el lavadero de Rioseco (373 m).
          En este punto podemos seguir de frente hasta Rioseco de Baldornón donde cogeríamos la carretera que, en un kilómetro, nos dejaría en el área recreativa donde tenemos estacionado el vehículo. Otra opción, que es la mostrada en el track, consiste en coger en el lavadero el camino de la izquierda que nos lleva a Brañanueva (385 m). Y al llegar a la carretera continuar un kilómetro y medio bajo un hermoso dosel de castaños, robles y avellanos para alcanzar finalmente el Área Recreativa de la que partimos.

Lorenzo Sánchez Velázquez