jueves, 21 de septiembre de 2017

Peña Gradura, Peña Sala y Pico L’Oubiu

Salida y llegada: Gradura (Concejo de Teverga)
Distancia: 16,5 km
Duración: 6:30 h (sin contar paradas)
Subidas acumuladas: 1200 m
Altura Inicial: 670 m
Altura máxima: 1357 m
Fecha de realización: 10/IX/2017
Dificultad: media
Track de la ruta


Itinerario: Gradura – Reborio (desvío hacia zona de escalada) – Collado la Mucheirina – Peña Gradura – La Rebollosa – La Rasa – Vega Castro – Peña la Sala – Cadurru – Pico L’Oubiu – Collado Conquín – Puertos de Maravio – Ermita de Santa Ana  – Reborio – Gradura.


          Los Puertos de Marabiu, incluidos en la Red de Espacios Naturales de Asturias, se sitúan al norte del concejo de Teverga y configuran un paisaje hermoso donde alternan los pastizales y las calizas, con espineras y acebos, lapiaces kársticos y cuevas,… La Sierra de la Granda los protege por el oeste y los crestones calizos que forman los picos Caldoveiro, Pelao, Oubiu, Pico el Cuervo y Peña Sala, en forma de media luna, los cierran por el norte, este y sur. Este cordal calcáreo se extiende hacia el sur por la Sierra de Gradura que se precipita en un profundo tajo formando con la Sierra de Sobia el desfiladero de Valdecerezales por donde discurre la carretera y el río Teverga. A su vez estos picos cierran por el norte, sur y oeste el alargado valle de Xistreo en la cumbrera de la sierra.
Aldea tevergana de Gradura
         Como estos parajes quedan cerca del centro de Asturias, los hemos visitado con frecuencia haciendo rutas de mañana. Hemos subido varias veces al Pico Caldoveiro desde la Casa de Don Pablo, y en alguna extendimos la ruta por los picos Torzanu y Pelao; en otras alcanzamos las cimas del L’Oubiu y Peña Sala desde la Ermita de Santa Ana. Pero nunca habíamos subido a la cercana Peña Gradura ni visitado las zonas de escalada situadas en la ladera occidental de la Sierra de Gradura ni apreciado el profundo tajo de la foz de Valdecerazales desde arriba.
Empedrado del camino Real que sube desde Gradura a los Puertos de Marabiu.
         Para suplir estas carencias, nos acercamos a la aldea tevergana de Gradura con la intención de subir a la peña que da nombre a la sierra por una vía poco habitual próxima al collado La Mucheirina, y seguir por la cordal alcanzando las cumbres de Peña la Sala y el Pico l’Oubiu el más alto de zona.
Terreno pedregoso y peñas en la ladera occidental de la Sierra de Gradura. A la derecha está la zona de escalada.
         A la entrada de la aldea hay un pequeño aparcamiento donde caben dos o tres coches; en las estrechas calles apenas hay sitio para el paso de los vehículos y casi ninguna posibilidad de aparcar. Por las empinadas calles subimos a la zona alta para enlazar con el antiguo camino real que sube a los Puertos de Marabiu, situados al norte. Conserva su empedrado original en los primeros tramos y ha sido desbrozado recientemente hasta la mitad. A ambos lados van quedando los prados que se sitúan entre la carretera y las peñas verticales de la Sierra de Gradura. Algunos están en uso pero en otros la maleza va recuperando lo que el tesón del hombre les quitó; muchos fresnos y algunos abedules flanquean el camino que pasa por la majada de Reborio.
En este punto nos dirigimos hacia las peñas que se ven a la izquierda en donde está la primera zona de escalada.
         Cuando el camino llega a unas camperas pedregosas, a la vista de las peñas del Cantu l’Aspera (hasta aquí las verticales paredes de la sierra apenas se entreveían entre el follaje de los árboles) y el camino sigue hacia los puertos a la vez que unos metros por encima se inicia una pista de acceso a una pequeña cantera que viene también desde los puertos, en ese punto lo abandonamos.
Zona de escalada en Sierra Gradura. A la derecha se ve el arranque del canal de Piechos.
         Seguimos una senda hacia el sureste que se dirige a las peñas verticales donde se sitúan los puntos de escalada asegurados con clavos y mosquetones. La senda sube zigzagueando y casi pegada a las peñas hasta otros cortados también preparados para la escalada. Al sobrepasarlos accedemos a la amplia, inclinada y pedregosa canal de Piechos por donde podríamos alcanzar la cumbrera de la sierra en el collado La Mucheirina. La senda bordea la canal en llano y al llegar al resalte que la cierra decidimos subir. Enseguida cambiamos de opinión porque queremos ascender por la siguiente canal que es muy estrecha.
Vista hacia atrás de la estrecha canal por la que subimos. No se aprecia su inclinación.
          Primero bajamos unos metros para superar el resalte, después cruzamos un pequeño pedrero que nos sitúa sobre otras peñas que nos elevan a la propia canal. La subida es dura y en todo este tramo hay que hacer uso ocasional de las manos pero sin ninguna complicación. Después del estrechamiento, la canal se abre y la incipiente senda que traemos se difumina entre las hierbas y la broza pero con menos inclinación. Enseguida alcanzamos la cumbrera de la sierra desde donde apreciamos en toda su extensión el alargado valle de Xistreo que de sur a norte recorre la cimera de la Sierra de Gradura. Por nuestro lado queda limitada por los picos Oubiu, El Cuervo, Peña Sala y Peña Gradura, mientras que por el otro se precipita sobre las aldeas de Fabar y Bustiello.
Cumbre de Peña Gradura. Peña Sala en medio y el pico L'Oubiu a la derecha.
           Un corto descenso por un terreno pedregoso pero cómodo nos acerca al collado de Juan Pedroso a donde llegan algunas sendas de animales. Por una de ellas rodeamos por su ladera oriental la modesta Peña Padiella con la vista puesta en la hondonada donde se sitúa el Lago de Vega Castro que está seco. Completado el corto rodeo, retomamos la cumbrera avanzando ahora por la arista de Peña Gradura siguiendo otra senda que nos deja en los dos cumbrecitas de la montaña; la cruz y el buzón de montaña se sitúan sobre las peñas de la segunda.
Haya solitaria en el prado de La Rebollosa colgado sobre los abismos del desfiladero de Valdecerezales. Hacia la izda se ve la vaguada de hierba por la que bajamos desde Peña Gradura (que está a su izquierda).
          Toca disfrutar de las hermosas vistas: la Sierra de Sobia (La Siella, Barzanalgas y entre ambas el valle de Veigas Dentru) casi a tiro de piedra al otro lado del profundo tajo del desfiladero de Valdecerezales por donde discurren la Senda del Oso,  la carretera y el río Teverga; en sentido contrario –al norte- avanza la Sierra de Gradura, destacando Peña la Sala y el Pico L’Oubiu; la Sierra del Aramo al este, el Cordal de la Mesa al oeste, etc.
Desde Peña Gradura vemos las sierras de Caranga (La Verde), la del Gorrión y, al fondo, la del Aramo.
         Al otro lado de las modestas peñas de la cumbre se encuentra la cabaña de La Rebollosa en completa ruina. Y, desde ella, desciende una vallina de hierba hasta un gran prado con cerca y una gran haya solitaria; decidimos bajar para conocer el arranque de la Canal Mayor que se precipita casi vertical sobre el desfiladero.
Arranque de la Canal Mayor sobre el desfiladero de Valdecerezales.
          Desde el borde inferior del rudimentario cercado impresiona el profundo tajo y las verticales canales que se precipitan hacia el fondo del desfiladero, también el murallón en el finaliza la Sierra de Sobia y que lo cierran al otro lado; hacia el sur, cuando el desfiladero se abre, alcanzamos a ver las casas de San Martín de Teverga.
Otra imagen de la canal con San Martín de Teverga en medio de la foto.
         Después de contemplar admirados este bello espectáculo natural que pretendemos atrapar en unas fotos que pocas veces certifican su belleza, decidimos subir por otra vallina de hierba paralela hasta alcanzar La Rasa al este de Peña Gradura. Al norte de la peña se encuentra la Vega de Castro y, como ya hemos visto que su laguna está seca, bajamos a la amplia vega y la cruzamos sin acercarnos a ella.
Collado de la Mucheirina.
        En lugar de seguir por el fondo de la vega para enlazar con el Fondón de Pandiella al este de Peña Sala, nos escoramos a la izquierda buscando de nuevo la arista de la sierra. Subimos sin camino ni senda hasta alcanzar el collado La Mucheirina donde hay una peña que semeja el topónimo; al oeste baja la amplia canal de Piechos por la que evitamos subir para hacerlo por la paralela situada al sur.
Ladera suroriental de Peña Sala. Subimos por la zona de hierba que se ve a la derecha.
        La ladera suroriental de Peña Sala es bastante inclinada y, aunque no encontramos senda ni hitos que nos ayuden, la superamos con facilidad. Unos pasos por la arista cimera nos dejan en la cima donde encontramos un buzón de montaña y una cruz. Buenas vistas sobre la ermita de Santa Ana, el cercano pico El Cuervo y la cumbre más alta de estas sierras el pico Oubiu.
Cumbre de Peña Sala con los picos Caldoveiru y  L'Oubiu detrás.
Otra imagen del Caldoveiro y L'Oubiu desde Peña Sala. El cercano Pico Cuervo se ve a la izquierda.
        Descendemos por la ladera norte siguiendo los abundantes e innecesarios hitos y, dejando a la derecha la impresionante oquedad de la cueva Lombán, hasta llegar al collado la Obia que nos separa del Pico el Cuervo. Una senda rodea el pico y nos sitúa al otro lado en el collado Caduru (algunos lo llaman collado Conquín y emplean Caduru para designar a la cueva que hay en su ladera occidental) a los pies del Oubiu. Por este collado se puede bajar con facilidad a la carretera que recorre los puertos de Marabiu, pero queremos alcanzar la cima del Oubiu.
Collado Conquín (Caduru) con el pico L'Oubiu detrás.
         Los hitos nos ayudan en la progresión por la ladera sur hasta alcanzar la cumbre señalada con un simple montón de piedras. Revisando otras subidas a este pico encontré que en el 2007 en la cumbre había una cruz metálica con un buzón de montaña, hoy desaparecido. Pongo la foto. El viento frío amenaza lluvia y buscamos un abrigo en la ladera oriental para reponer fuerzas. Al reanudar la marcha unas gotas y unos negros nubarrones presagian un aguacero como los de los últimos días; al final, la nube pasó y quedó una tarde cubierta pero sin lluvia.
Cruz en el pico L'Obiu. Foto de 2007.
Vista atrás desde L'Oubiu: Sierra de Sobia a  la izda, parte del valle Xistreo protegido al fondo por Peña Gradura y a la derecha por Peña Sala.
Bajando por la ladera norte del L'Oubiu. En primer término el collado Teixiere (Conquín), detrás el Pico Pelao y al fondo a la izda el Caldoveiro.
        Descendemos por la ladera opuesta, al norte, sobrepasando la Peña Atambu y continuamos el descenso hasta el collado Teixier (en algunos mapas Conquín) que separa el Oubiu del Pico Peláu donde estuvimos no hace mucho tiempo viniendo del Caldoveiru. Por la empinada ladera occidental con piedra suelta, hierbas y matojos descendemos buscando ocasionales sendas de animales hasta llegar a una de mayor entidad cercana a los prados y pastos cercanos a la majada Los Gochones. Podríamos bajar con facilidad a la pradera cercana a la carretera y continuar por ella hasta la ermita de Santa Ana, pero seguimos la senda que discurre en paralelo.
        Llega un momento en que las zarzas y la maleza la invaden casi completamente y decidimos bajar a la carretera a la altura de Caduru. Unos metros por ella nos dejan en la ermita de Santa Ana y en el mirador con un panel de señalización circular.

Vista atrás de los Puertos de Marabiu. A la izda el Caldoveiru, en el centro el Pico Pelao. El collado Teixiere quedaría a la derecha (lo tapa el lomo del L'Oubiu)

Otra vista de los Puertos de Maravio (Marabiu) con el Caldoveiro al fondo.

Ermita de Santa Ana con el Pico Cuervo detrás.

         El camino antiguo que baja a la aldea de Gradura deja a la izquierda la ermita, mientras que la pista que enlaza más abajo con él la deja a la derecha. Bajamos por la pista hasta enlazar con el citado camino justo en el punto en el que lo abandonamos por la mañana. No hay más que desandar el antiguo camino real con tramos que aún conservan el primitivo empedrado.

Lorenzo Sánchez Velázquez