miércoles, 7 de junio de 2017

Sierra de Portudera. Circular desde Arenas de Cabrales

Salida y llegada: Arenas de Cabrales (Concejo de Cabrales)
Distancia: 16,5 km 
Duración: 7:30 h (sin contar paradas)
Subidas acumuladas: 1300 m
Altura Inicial: 140 m
Altura máxima: 1346 m
Fecha de realización: 27/V/2017
Dificultad: media
Track de la ruta

Itinerario: Arenas de Cabrales – Riega Llamedo – Canal de Somas – Majada de Somas – Boquera Ardalomba – Colláu Polvorosín – Cabeza’l Robecu – Cabeza Llamedu – Vega Juceterreru – Cabeza Parda – Colláu Pandorme – Umardu – Colláu y Majada Tambrín – El Prodio – La Bolera – Senda del Caoru – Riega Llamedo – Arenas de Cabrales.

       La Sierra de Portudera ofrece su vista más agreste desde el sur cuando se mira desde El Vierru, en la subida a Peña Maín. Los desnudos riscos de L’ Ariscu Sonllanu, Cabeza´l Robecu, Cabeza Llamedu o Peña Crimienda y sus escarpadas laderas con afiladas agujas, canales vertiginosos y pedreros dan una imagen inexpugnable desde esta cara. La norte, que mira a Arenas de Cabrales, es menos abrupta y contiene algunos preciosos bosques de encinas y hayas entre los que serpentean algunos preciosos caminos y sendas. Arriba, la sierra forma una extensa meseta salpicada de majadas con sus cabañas y prados en donde pastan las vacas y, en las zonas más verticales, ramonean las cabras.
Sierra de Portudera vista desde el puente sobre el Cares cerca de Arenas de Cabrales
         De sur a norte la sierra está recorrida por la conocida Senda del Caoru que parte de Tielve y se encumbra dando un rodeo oriental para recorrer las principales majadas y descender, al otro lado, por un precioso y largo camino empedrado hasta Arenas de Cabrales. Nuestro objetivo es alcanzar desde Arenas algunas de las cumbres antes citadas subiendo por la Canal de Somas, que no conocíamos, y bajar después por la Senda del Caoru.
Inicio de la Senda del Caoru nada más abandonar la carretera
         Dejamos el coche en el amplio aparcamiento que hay a la salida del pueblo al lado de la carretera que sube a Tielve y Sotres e iniciamos la caminata siguiéndola. Después de cruzar el río Cares, la carretera da una cerrada curva a la derecha donde la abandonamos para seguir las marcas de la Senda del Caoru. El camino sube entre castaños centenarios cruzando enseguida el canal que suministra el agua del Cares a la cercana minicentral hidroeléctrica.
En el primer tramo la Senda del Caoru atraviesa un bosque de grandes castaños
       Sigue paralelo a la riega de Llamedo, que dejamos a la izquierda y, cuando vira al este para cruzar la riega, cogemos una senda en sentido contrario (una señal nos informa que vamos hacia Somas) que avanza entre helechos y algún solitario castaño hasta una granja en uso.
Granja en la camino hacia la Canal de Somas
        La granja queda a la derecha y buscamos hacia el sur, en llano, la continuación de la senda perdida entre el tupido helechal. Manteniendo la dirección y evitando en lo posible las punzantes cotoyas, llega un momento en que la senda desaparece definitivamente y, aunque el track que traemos nos dice que debemos faldear la ladera hacia el oeste para acceder a la canal, preferimos seguir de frente por un camino desbrozado que remonta duramente el lomo de la sierra.
Arenas de Cabrales desde el lomo de la sierra antes de llegar a la Cotera Justameña
        Así alcanzamos una terraza llana con un prado y árboles (La Cotera Justameña) que cruzamos para descender después unos metros hasta retomar la senda que nos llevará a la Canal de Somas. Este atajo nos ha librado además de cotoyas y helechos.
Encinas en el arranque de la Canal de Somas
        La senda que sube por la canal es muy clara y empinada; más de 600 metros que hay que superar sin tregua. Al principio discurre entre peñas y encinas, mucho más arriba se retuerce por una empinada canal de hierba. Hacia la mitad encontramos algunas cabras, también algunas garrapatas minúsculas que afectan más a unos que a otros. Abajo, cada vez más pequeñas, las casas de Arenas y al otro lado, cerrando el horizonte norte, la Sierra de Juan Robre donde no hace mucho que estuvimos (ver esta otra entrada).
El bosquete de encinas va atrás y abajo Arenas de Cabrales

Las cabras nos miran mientras remontamos duramente la Canal de Somas
El tramo superior de la canal es de hierba aunque mantine la fuerte inclinación
Desde la misma posición que en la foto anterior vemos lo que aún nos queda por subir.
       En la parte más alta de la canal la inclinación disminuye y damos vista de nuevo a la riega de Llamedo que ha subido en paralelo a la de Somas. Senda y riega atraviesan una puerta entre jambas naturales para acceder a la majada de Somas con sus cabañas y fresnos protegidos por la Peña Canal de Somas. La hondonada tiene buenos pastos aunque poco a poco la maleza se va adueñando de ellos. Hacemos una breve parada fotográfica y de descanso.
La canal da acceso a la majada de Somas. A la izda la riega de Llamedo

Majada de Somas. A la izquierda de la foro vemos el punto de acceso a la canal.
        Seguimos la senda hacia el sur remontando la ladera del pico Cabeza la Senta cuya cima dejamos a la derecha para alcanzar, al otro lado, el collado de Broquera Ardalomba por donde baja una empinada canal hasta las cabañas de Obar en la carretera de Arenas a Tielve. Algunas vacas de afilados cuernos nos dejan el sitio para que podamos ver con comodidad algunos picos importantes del Macizo Central: Cuetos Albos, Diente y Neverón del Urriellu, etc. Abajo, muy abajo, la garganta del Cares avanza hacia el sur donde acertamos a ver la aldea de Camarmeña,…
Desde la Broquera Ardalomba vemos un tramo del Macizo Central del que nos separa el profundo Cares.
Llegando al Colláu Polvorosín vemos a la izda el alomado Cabeza Polvorosa y al fondo las crestas del Robezu y el Llamedu.
        Por el borde meridional de la sierra, avanzamos en llano hasta el cercano Colláu Povorosín que nos separa del alomado monte Cabeza Polvorosa objetivo inicial de la ruta (habíamos organizado una ruta corta con un monte fácil para regresar pronto antes de las tormentas vespertinas que se habían pronosticado). Como vimos cerca los picos Cabeza’l Robecu y Cabeza Llamedu de mayor entidad (de hecho este último es el más alto del sector sur de la sierra), más escarpados, al borde mismo de la sierra y el tiempo aguantaba, decidimos dejar de lado el Polvorosa y encaminarnos hacia los roquedos calizos de los dos últimos.
Desde el Colláu Polvorosín: Cabeza Llamedu a la izda y Cabeza'l Robecu a la derecha.
        Descendemos suavemente rodeando el Polvorosa por la derecha siguiendo una incipiente senda que nos lleva a la ladera de la pequeña loma del Cabeza’l Robecu. Una corta y fácil subida nos deja en su cima que ofrece formidables vistas. Al otro lado de la vertical caída de más de 1000 metros por donde pasan el río Duje y la carretera que va a Tielve,  encontramos el pico Cuetón (subido este mismo año desde Inguanzo) y todo el frente norte del Macizo Central (Peña Castil, Urriello, Neverón, etc.).
Mirando hacia atrás desde el Cabeza'l Robecu vemos de donde venimos.

Cabeza Llamedu desde el pico Cabeza'l Robecu. Su sube por la misma arista.

Peña Castil y Urriellu
         Descendemos por la ladera opuesta y, tras cruzar unas peñas, remontamos la agreste arista del Llamedu. Después de una corta canalina entramos en una franja de hierbas altas en donde hay que poner cuidado para no meter el pie en algún agujero; estamos en zona de lapiaces. En la cima no hay más que un pequeño montón de piedras y unas vistas impresionantes. Hacia el este vemos la afilada arista de la sierra que finaliza en Peña Crimienda situada casi en la vertical de Tielve que vemos en el fondo del valle.
Valle del Duje con Tielve al fondo desde Cabeza Llamedu.
         Después de una parada alimenticia, desandamos la arista del Llamedu y, en el collado que lo separa del Robecu, descendemos hacia el norte buscando alguna senda los tramos de hierba que hay entre las rocas. La profunda y extensa Vega Juceterreru tiene restos de cabañas y extensos pastos. Impresiona desde aquí la vertical ladera norte del Llamedu y sabiendo que al sur cae vertical sobre el Duje, que al este es una afilada cresta, su acceso fácil se hace por la oeste por donde subimos y bajamos.
Vega Juceterreru que hemos atravesado viniendo de la izquierda de la foto.
Abajo la Vega de Juceterreru protegida por las peñas de Cabeza Llamedu (izda) Cabeza'l Robecu (dcha).
        Por una senda a media ladera vamos hacia el oeste rodeando varias vegas enlazadas hasta sobrepasar la de Crimienda a los pies del pico del mismo nombre. No queremos tentar más a las tormentas y lo dejamos para otra ocasión. Alcanzamos el alargado lomo que viene del Pico Polvorosa y nos subimos a las modestas peñas de Cabeza Parda sin tener ni más ni mejores vistas.
Llegando a las modestas peñas de Cabeza Parda miramos hacia atrás la afilada cima del Cabeza Llamedu.
        Hacia el norte vemos el collado Pandorme y la majada Umardu y hacia allí nos dirigimos por una incipiente senda. En el collado la vista se abre al oeste donde vemos la aldea de Oceño. La majada tiene dos praderas, de Arriba y de Abajo, con sus cabañas y cuadras, algunas ya en ruinas.
Desde Cabeza Parda vemos las dos vegas de Umardu y, al fondo, primero la Sierra de Juan Robre y por detrás la del Cuera
 
Llegando a la majada de Umardu
      Aquí enlazamos con el camino principal (Senda del Caoru) que viene de la Majada Tordín y más allá de Tielve. El camino, empedrado a tramos en esta zona, va pasando de una majada a otra: dejamos a la derecha las cabañas de la Vega’l Carmelo; más allá, a la misma mano, la de Tambrín con sus magníficas cabañas y prados cercados; en el collado Tambrín, cuando comencemos a bajar, pasaremos por El Prodio o La Bolera. El magnífico hayedo del Valleyu Oscuro se extiende ladera abajo más allá de las majadas.

        Comienza la larga bajada por el camino empedrado del Caoru. Zigzaguea constantemente y se hace pesado (dura es la piedra). Las hayas dan paso a los espinos, estos a las encinas que finalizan en los castañares del tramo final donde cruzamos el Colláu Castiellu.
Sierra de Juan Robre desde la Senda del Caoru

Revueltas en la Senda del Caoru

Abajo la Senda del Cauru cruza un bosquete de encinas
         Después de una amplia revuelta alcanzamos la riega Llamedu donde enlazamos con el camino por el que subimos. No tenemos más que bajar entre los grandes castaños, cruzar el canal de la central hidroeléctrica y desandar el camino hasta la carretera.

Lorenzo Sánchez Velázquez