viernes, 4 de noviembre de 2016

María de los Corros, Peña Esquina y Pico de la Brazosa

Salida y llegada: Casares de Arbás (Alto Bernesga, León)
Distancia: 11,2 km
Duración: 5:00 h (sin contar paradas)
Subidas acumuladas: 940 m
Altura Inicial: 1320 m
Altura máxima: 1957 m
Fecha de realización: 1/X/2016  
Dificultad: media
Track de la ruta

Itinerario: Casares de Arbás – Fuente del Muro – Pico de la Brazosa – Los Corros – Peña Esquina (Peña Ortegal) – María de los Corros – Las Tercias – El Pico – Los Calderones – Casares de Arbás.
Mapa de la ruta
            La iglesia de Casares de Arbás está bajo la advocación de Santa María la Real y tiene espadaña con dos campanas y pórtico. La aldea pertenece al municipio de Villamanín y posee, además, una hermosa y pequeña ermita dedicada a San Roque recientemente restaurada donde se quiere ubicar un museo etnográfico y una curiosa “Casa del Gallo” con un arco de media punta.
Iglesia de Santa María la Real en Casares de Arbás.
            Llegamos desde Villamanín después de seguir 12 kilómetros por una estrecha y bacheada carretera. A la izquierda queda la presa de Casares. Construida en 2004 y paralela a la antigua, anegó una parte importante de la vega baja del pueblo lo que acentuó su decadencia. A cambio, proporciona un caudal estable al río Bernesga que garantiza la refrigeración de la central térmica de La Robla y evita la falta de caudal del río a su paso por la ciudad del León.
Las Tres Marías desde Casares de Arbás.

Peña la Barragana (izda). Hacia la derecha vemos la canal de hierba por la que subimos.
         Pero lo nuestro es la montaña y hacia ella nos dirigimos después de aparcar a la entrada del pueblo frente al bar donde tomamos un café. Cruzamos el pueblo visitando la iglesia y la ermita y, a la salida por la carretera que se dirige a Arallas de Luna, tomamos la segunda pista de tierra a la derecha (con la concentración parcelaria se han mejorado algunos caminos y se han construido otros nuevos). Al norte se yergue imponente el gran macizo de Las Tres Marías.
Llegando a la canal de subida.
        Enseguida abandonamos la pista y continuamos campo a través hacia la evidente vaguada de hierba que divide el muro calizo que tenemos al norte. Las Tres Marías, que originalmente se llamaban Picos Calizos (Los Corros, la más alta, la del Medio y el vertical Palero), tienen continuidad con la Peña Esquina y el pico La Brazosa. Entre estos dos últimos se encuentra la amplia canal de hierba (la vaguada a la que antes aludíamos) por la que subiremos y que nos sirve de referencia en la progresión. Las altas hierbas, algunos rosales silvestres con los  escaramujos rojos y otros punzantes matojos, apenas dificultan la marcha.
Embalse de Casres desde la amplia y empinada canal
Aún queda mucho por subir para alcanzar la cima de La Brazosa.
A la derecha vamos dejando estas formaciones rocosas tan llamativas.Por detrás se ven Peña Esquina y la María de los Corros.
         Nos escoramos demasiado arriba y alcanzamos la canal unos metros por encima de la Fuente del Muro. Una senda nos permite subir el primer tramo de esta empinada ladera que no da tregua y se hace dura. Debemos superar 350 metros antes de alcanzar el Pico de la Brazosa que nos abre los horizontes norte y oeste: Peña Barragana y Las Peñas del Prao, la extensa cresta de Cirbanal y las Ubiñas que se vislumbran entre la niebla al igual que la cuerda entre el Negrón y el Cuitu Negro. Al este impresiona la cercana pirámide caliza de Peña Esquina u Ortegal y, por detrás, apenas visible, la María de los Corros.
La Barragana y las Peñas del Prao desde La Brazosa.
         Bajamos los breves peñascos de La Brazosa y descendemos por la herbosa ladera norte hacia los llanos de Los Corros y los Pozos donde encontramos varios agujeros profundos en la tierra. Una pedregosa canal situada en la ladera occidental hacia el sur de Peña Esquina nos permite ascender (terreno mixto de piedras y hierba que enseguida se transforma en rocas y grietas donde medran los matojos) hasta alcanzar la arista meridional de la montaña. Haciendo uso ocasional de las manos subimos después casi por la misma la arista hasta alcanzar la cima apenas señalizada mediante un montón de piedras.
Desde La Brazosa: abajo campera de Los Corros y Peña Esquina (se ve a la dcha. la canal de subida hasta la arista) y la María de los Corros detrás.
        Paramos en la cima unos instantes para beber algo y hacer unas fotos, y descendemos por la breve ladera opuesta siguiendo una senda hitada que nos encamina hacia un pequeño crestón rocoso que dejamos a la derecha. El corto descenso posterior nos deja en un pequeño collado con una gran peña en forma de lengua vertical que dejamos a la izquierda. La senda perfectamente hitada asciende después sin dificultad por la arista de la María de los Corros, la más alta de las Tres Marías.
Rodeando por la derecha la peña se sube con facilidad a la María de los Corros
Por la arista de la María de los Corros poco antes de culminar.
       El punto más alto de la ruta nos muestra al otro lado las impresionantes caídas hacia la siguiente María (la del Medio) y hacia la más baja y vertical, El Palero. Es el momento de hacer un alto en el camino, reponer fuerzas y disfrutar de las vistas. Abajo queda Casares y su vega hasta el pantano, las peñas de la impresionante Barragana, el Cirbanal, Negrón, Ubiñas, etc.
María del Medio desde la María de los Corros; el Palero (la 3ª María) se ve por encima.
        Al finalizar el avituallamiento proseguimos la ruta. Mientras unos descienden desde la propia cima por la ladera norte buscando la peligrosa senda apenas perceptible que baja hasta el collado previo a la María del Medio, otros retrocedemos hasta el collado intermedio entre La María y la Peña Esquina para bajar más cómodos por el lomo norte hacia el Collado de Carrió.
El Palero y La María del Medio bajando hacia el collado de Carrió.
Llegando a Casares de Arbás. Vega y pantano de Casares.
         Antes de llegar, cogemos una senda que desciende por el valle oriental rodeando así Las Marías. Sobrepasado El Palero y antes de llegar a la cabaña que hay en el fondo del valle cerca de la pista que lleva a Casares, nos desviamos a la derecha continuando el rodeo para subir después al collado cercano al modesto de El Pico. La senda que encontramos nos deposita en la base de la arista oriental que sube a El Palero. Allí nos reunimos con el resto del grupo y bajamos por el mismo lomo que nos lleva hacia el sur, desembocando enseguida en un camino ancho cerca de Casares.

Lorenzo Sánchez Velázquez